'Alejandría', de Lindsey Davis

Los antiguos géneros narrativos clásicos han quedado obsoletos. Ahora se combinan en una misma novela varios de ellos, Y una de las mezclas que ha resultado más afortunada es la de narración histórica con novela policiaca. Entre las mejores cutivadoras de esta tendencia está Lindsey Davis, cuyo 'informante' romano Marco Didio Falco va por su decimonovena aventura.

En los últimos años, vienen produciéndose experimentos literarios consistentes en combinar géneros narrativos clásicos que solían cultivarse por separado. Así, por ejemplo, se unen el humor y el misterio. Pero uno de los más originales es el que funde en una sola obra la novela histórica y la policíaca. En efecto, con mayor o menor calidad –que ese es otro tema- nos encontramos detectives que pululan por las ciudades de la Grecia clásica o de la Roma imperial.

Portada de la obra

Portada de la obra

Entre los autores que sobresalen en este nuevo género narrativo destaca Lindsey Davis (Birmingham, 1949). Licenciada en Literatura inglesa por la prestigiosa Universidad de Oxford, su verdadera vocación fue siempre la literatura y, tras ser finalista del Premio Georgette Heder, en 1985, se consagró a ella.

Su más célebre creación es el detective Marco Didio Falco, que también es poeta aficionado y de cuyas aventuras ya ha realizado dieciocho entregas. Por citar alguna, hablaremos de la primera, 'La plata de Britania' (título en castellano, pero originalmente bautizada con el más prosaico 'Los cerditos de plata'), 'La Venus de cobre', 'El oro de Poseidón' y la última, hasta ahora, 'Saturnales'.

Porque acaba de publicar en España la decimonovena, 'Alejandría'. Ambientadas en la Roma del Emperador Vespasiano entre el año 69 y el 79 después de Cristo), están concebidas como un todo unitario, por lo que es importante leerlas siguiendo el orden cronológico de aparición, aunque cada novela presenta un 'caso'.


El detective va prosperando en su profesión, hasta investigar para el propio Emperador, con cuyo jefe de espías, Anácrites, mantiene una tensa relación. Como todo 'sabueso' que se precie, cuenta con un ayudante, su antiguo compañero en el ejército Lucio Petronio Longo, y una heroína, la aristócrata Helena Justina.

En 'Alejandría', Falco se embarca con destino a esta ciudad para hacer turismo, pero, a poco de llegar, aparece un cadáver en la mítica biblioteca de la urbe. A medida que se va interesando en el caso, el investigador se verá envuelto en las rencillas políticas existentes en su seno.

Recreación pictórica de la antigua Alejandría

Recreación pictórica de la antigua Alejandría

Davis combina esta trama histórico-detectivesca con elementos sentimentales y algo de humor. El transfondo histórico está bastante documentado, los personajes bien trazados y desarrollados y el componente policíaco, bien construido. Como las restantes obras de la serie, está escrita en primera persona –es el propio detective quién narra sus peripecias-, con un estilo muy aceptable y que, como decíamos, deja lugar a la ironía y el humor.

Para aquellos que gusten del género policíaco, de la novela histórica o de ambos, bien construidos y redactados, sin duda, es una buena recomendación.

Fotos: Portada: tomada de la librería de Barnes and Noble | Pintura de Alejandría: Xenophon en Wikimedia