Secuestrado, de Robert Louis Stevenson, aventura en las Tierras Altas de Escocia

la Historia de la Literatura suele simplificar las cosas calificando a cada escritor con un epíteto. Así, se tilda a Robert Louis Stevenson de novelista de aventuras. Sin embargo, sus obras van más allá: indagan con profundidad sobre la condición humana. Secuestrado, no obstante, presenta historia y también aventuras a partes iguales.

Como la Historia de la Literatura es tan amplia, quiénes la escriben acostumbran a calificar a cada autor con un epíteto. Así se dice, por ejemplo, que Walter Scott es un novelista histórico, que Benito Pérez Galdós es un escritor realista, fotógrafo de la sociedad, o que el mismísimo Quijote es una novela de aventuras.

Todo ello es cierto, pero no deja de ser una simplificación. Normalmente, la obra de un autor comprende diversos géneros y, además, sus creaciones tienen otros rasgos relevantes –psicologismo, elementos costumbristas o fantasía, por ejemplo- sobre los que se pasa superficialmente.

Retrato de Robert Louis Stevenson

Retrato de Robert Louis Stevenson realizado por Sargent

Algo similar le ocurre al escocés Robert Louis Stevenson (Edimburgo, 1850-1894). Suele considerársele un narrador de aventuras y ello es cierto. Pero no suele repararse en exceso en los distintos elementos que configuran esas obras de acción. Aún peor, no se profundiza en ellas para descubrir sus significados más oscuros.

Ello se hace muy evidente en una novela como El extraño caso del doctor Jeckyll y mister Hyde, quizá su obra maestra. En ocasiones, se la ha explicado como las andanzas de un psicópata por el Londres victoriano o, como mucho, como una obra fantástica en la que el protagonista es capaz de transformarse en otra persona.


Pero la realidad es más compleja. A nuestro juicio, los sucesos que le acontecen al doctor Jeckyll constituyen una indagación profunda en la personalidad humana y, en un sentido más filosófico, un estudio sobre el Bien y el Mal.

No obstante, otras obras son menos complejas. Así, Secuestrado, publicada por entregas en la revista 'Young Folks' entre mayo y julio de 1886, es una novela histórica y de aventuras. Basada en un hecho real, cuenta las andanzas de David Balfour, raptado por su tío con objeto de ser vendido como esclavo y que así no pueda reclamar la herencia que le corresponde.

Foto de la casa de Stevenson

Casa de Robert Louis Stevenson en Mount Vernon

Ambientada en el siglo XVIII, presenta –a través de la amistad del protagonista con Alan Breck-, como trasfondo, las luchas entre los clanes escoceses de la Tierras Altas contra Inglaterra, un choque de dos mundos completamente distintos.

Puede considerársela una obra menor. Pero Stevenson sabe captar la atención del lector con su mano maestra de pintor de personajes –en los que siempre están presentes el Bien y el Mal-, ambientes y paisajes. Excepcional narrador, sus creaciones combinan a la perfección sucesos, descripciones y análisis de sus criaturas. Y es que los grandes novelistas no entienden de obras menores.

Podéis leer la obra aquí.

Fuente: Martín Cid.

Fotos: Retrato de Stevenson: PKM en Wikimedia | Casa de Stevenson: Loz Flowers en Flickr.