La narrativa breve de Cervantes

Cuando hablamos de Miguel de Cervantes, inevitablemente pensamos en el Quijote. Pero el genial manco escribió otras muchas obras. Entre éstas, destacan las Novelas ejemplares, compendio de relatos breves de argumentos variados y cargados de un humor amable. Uno de ellos es El celoso extremeño, que plantean las malas consecuencias que tienen los celos para un anciano casado con una muchacha.

Cuando se habla de Miguel de Cervantes, tiende siempre a identificársele con su obra magna, Las aventuras del ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha. Ello es lógico, porque la mejor novela de todos los tiempos ha de tener -por fuerza- mucho peso en nuestra conciencia. Pero el genial manco escribió otras muchas obras que –si no fuera por la calidad de aquella extraordinaria creación- no la desmerecerían en absoluto.

Retrato de Miguel de Cervantes

Retrato de Miguel de Cervantes

Entre ellas se encuentra la colección de relatos breves conocida como Novelas ejemplares y cuyo título es engañoso, por lo que requiere una precisión. El calificativo de ejemplares no alude a ningún tipo de moralidad ni de asuntos modélicos. El título proviene del 'exemplum' medieval, un tipo de narración breve caracterizado por su intención de entretener al lector, sin mayores aspiraciones.

Sin embargo, estos relatos cervantinos se asemejan más a la novela italiana de tipo cortesano que a aquel género medieval, en la línea del Decameron de Boccaccio, aunque no por ello pierden su absoluta originalidad.

Y es que la vida de Miguel de Cervantes (Alcalá de Henares, 1547-1616) es, en sí misma, una narración de aventuras. Ya a los veintidós años hubo de huir a Italia para librarse de la cárcel, donde acabaría cayendo más adelante, participó en la colosal Batalla de Lepanto y estuvo cautivo de los moros en Argel. Todo ello por no hablar de otros sucesos oscuros que rodean su vida.


Tantas experiencias tenían por fuerza que proporcionarle un desbordante caudal de anécdotas que llevar a sus escritos. Ello se aprecia en el Quijote, pero también en las Novelas ejemplares, que se encuentran a medio camino entre el idealismo y el realismo y cargadas de humor.

Monumento a Cervantes en Madrid

Monumento a Cervantes en Madrid

Muchas de ellas –las de mayor influencia italianizante- se basan en enredos amorosos y engaños. Quizá la más popular entre éstas sea El celoso extremeño. El anciano Carrizales regresa enriquecido de las Indias y busca esposa para sus últimos años, hallándola en la jovencísima Leonora. Pero la diferencia de edad y sus celos patológicos hacen que la encierre en la casa fortaleza que ha ideado para vivir tranquilo. El joven y ocioso Loaysa codicia tan difícil conquista y trama un plan para introducirse en la vivienda. Y, una vez que lo logra, se desencadena lo más jugoso del relato.

Escrita con el distanciamiento oportuno, la narración está cargada de ironía y humor. Además, su estructura y la prosa ágil, excepcional, del autor del Quijote le proporciona una absoluta modernidad, aunque no puede evitar una cierta moralización.

Podéis leer la obra aquí.

Fotos: Retrato de Cervantes: Joseluis bn en Wikimedia | Monumento a Cervantes: Alejandro Blanco en Flickr