'Bajamar', de Robert Louis Stevenson

Una excelente novela de aventuras ambientada en los exóticos mares del Sur donde el escritor vivió sus últimos años.

stevenson

En 1889 y durante un crucero de placer, un enfermo Robert Louis Stevenson (Edimburgo, 1850-1894) visitó, acompañado de su esposa, el archipiélago de Samoa. Poco después, con objeto de mejorar su salud, se instalaron definitivamente allí, donde el escritor moriría en 1894. Los nativos los acogieron bien e incluso bautizaron a Stevenson como "Tusitala" ("el que cuenta historias") y éste se lo agradeció denunciando la situación colonial que vivían las islas en los periódicos británicos.

Hasta entonces, habían viajado por medio mundo intentando hallar un clima benigno para la tuberculosis que el escritor padecía desde muy joven, aunque ésta no le impidió crear una obra literaria abundante y rica que lo convirtió en uno de los más destacados novelistas de la Literatura Inglesa.

Y es que Stevenson cultivó todos los géneros narrativos: el relato de aventuras juveniles en 'La isla del tesoro', la novela histórica en 'El señor de Ballantrae' y 'La flecha negra' o el fantástico en 'El extraño caso del doctor Jeckyll y mister Hyde'. Ésta última, considerada su obra maestra, constituye una indagación moral en la condición humana pues trata sobre un joven y respetable médico que, mediante una sustancia química, se transforma en un individuo repulsivo, encarnación del Mal. También escribió ensayos, poemas y, como gran viajero, libros sobre sus diferentes periplos por el mundo en los que brilla su capacidad descriptiva: 'A través de las llanuras', 'La casa solitaria' o 'En los mares del Sur'.

Éste último describe su recorrido por la Polinesia y es fruto de su estancia en aquellas tierras. Como también lo es su novela 'Bajamar', la última que publicó en vida. Narra el encuentro en las playas de Papeete (Tahití) de tres personajes muy diferentes: Davis, un capitán de la marina en paro; Huish, un oscuro empleado londinense, y Herrick, licenciado por la Universidad de Oxford.

Sin embargo, todos ellos tienen algo en común: se encuentran en una situación límite. Desterrados de su patria por distintos motivos, han caído en una absoluta degradación. No obstante, hallan un clavo ardiendo al que aferrarse cuando se enteran de que la goleta Farallone busca tripulantes para transportar un cargamento de champán a Sidney. Enrolados a bordo, durante el trayecto irá apareciendo el verdadero carácter de cada uno e incluso su verdadera identidad. Con todo ello, el viaje sufrirá un imprevisto giro. Se trata, en suma, de una excelente novela de aventuras en los exóticos paisajes de los mares del Sur.

Fuente: Web dedicada al escritor.

Foto: Olivier Bruchez.