'Chickamauga', de Ambrose Bierce

Ambrose Bierce es, casi, más famoso por su desaparición en el México revolucionario que por su obra literaria. Y, sin embargo, ésta es muy estimable, sobre todo sus relatos de terror, que lo convierten en digno sucesor de Edgar Allan Poe. En 'Chickamauga' nos presenta los horrores de la guerra a través de los ojos de un niño.

En diciembre de 1914, un gringo cruzó la frontera de México, llegó hasta Ciudad Juárez y, allí, se unió al ejército de Pancho Villa como observador. Había salido dos meses antes de Washington para recorrer los campos de batalla de la Guerra Civil Norteamericana. Era un veterano periodista y escritor llamado Ambrose Bierce y nunca más se supo de él.

Ambrose Bierce

Ambrose Bierce

Se cree que fue fusilado en Sierra Mojada, donde incluso tiene un monumento. El escritor Carlos Fuentes nos ha dado una versión de los hechos en su novela 'Gringo viejo'.

Pero antes de esta desaparición, una de las más legendarias de la Historia de la Literatura, había dejado muestras de su mordacidad y gusto por el esoterismo. Ambrose Bierce (Ohio, 1842-¿1914?) era un veterano de la Guerra de Secesión, en la cual fue herido de gravedad. Tras licenciarse, ejerció el periodismo y fue, durante unos años, la pluma más afilada de los diarios del magnate William Randolph Hearst, granjeándose no pocos enemigos.

A la par, escribía relatos humorísticos y, sobre todo, de terror. Fueron éstos últimos los que le dieron fama. Considerado heredero directo de Edgar Allan Poe, ejerció, a su vez, enorme influencia en otro genio del género, H. P. Lovecraft, y algunos de sus cuentos han pasado a la Historia de la Literatura entre los mejores de esta tendencia.


En 'Chickamauga' nos presenta a un imaginativo niño de seis años, al que le gusta jugar a la guerra. El muchacho se adentra en un bosque movido por su espíritu aventurero. Tras perderse en sus profundidades, se duerme y, al despertar, avista a una legión de personas que se desplazan con mucha dificultad. Al acercarse, se percata, asustado, de que casi todos ellos están mutilados horriblemente. Pero el niño, con una mezcla de inconsciencia y valentía, se planta al frente de aquel ejército de tullidos, feliz de tener unas tropas a las que dirigir.

Pintura que reproduce la Batalla de Chickamauga

Pintura que reproduce la Batalla de Chickamauga

Nos encontramos en plena Guerra Civil y en ese lugar, Chickamauga, acaba de desarrollarse una de sus más cruentas batallas. Aquellas personas no son sino los muertos del combate. Pero el verdadero horror espera al niño al llegar a su casa.

El relato es magistral. Bierce construye una ambientación inquietante desde el principio que no hace sino ascender en un climax terrorífico hasta el momento final. Su estilo es de una pulcritud extraordinaria y las palabras son elemento esencial para elevar el suspense. Sin duda, Poe hubiera estado orgulloso de su discípulo.

Fotos: Ambrose Bierce: ArtMechanic en Wikipedia | Batalla de Chickamauga: Thuresson en Wikipedia