Una nueva biografía desmonta el mito de Maquiavelo

El profesor Corrado Vivanti ofrece, en 'Maquiavelo, los tiempos de la política', una visión mucho más humanizada del famoso prócer florentino, lejos de su imagen siniestra como político.

Imagen de Maquiavelo
El Renacimiento italiano fue un periodo tan brillante desde el punto de vista artístico como conflictivo desde el político. Al tiempo que Rafael Sanzio, Leonardo da Vinci o Miguel Ángel Bounarroti creaban sus inmortales obras, los diferentes estados de la península transalpina se disputaban la hegemonía y familias como los Borgia, los Sforza o los Médicis competían entre sí por ser las más poderosas.

Es en este contexto en el que surge la figura de Nicolás Maquiavelo (Florencia, 1469-1527), proveniente de una familia noble pero empobrecida y que alcanzaría las mayores cotas de gobierno a la sombra de los citados Médicis, verdaderos señores de la capital toscana.

Tal fue el poder de Maquiavelo y su desempeño de él que ha pasado a la Historia poco menos que como un personaje siniestro con una imparable ambición de poder. A él se atribuye la frase "el fin justifica los medios" e incluso ha dado lugar a un adjetivo, "maquiavélico", para calificar a la persona que usa su inteligencia para intrigar y conspirar con enredos y mentiras. De su fama póstuma, tiene buena parte de culpa 'El príncipe', obra que escribió al final de sus días y que, como guía de gobernantes, ha sido libro de cabecera de muchos políticos desde entonces. Sin embargo, el juicio que la Historia ha destinado a Maquiavelo procede, en buena medida, de analizar su trayectoria con criterios contemporáneos y no con los de su época.

Al menos, esto es lo que defiende el profesor italiano Corrado Vivanti (Mantova, 1928-2012) en 'Maquiavelo, los tiempos de la política', que ahora ha publicado en España Ediciones Paidós y que es fruto de décadas de estudio acerca de la figura del prócer florentino. En ella, Vivanti desmonta la tradicional visión que se nos ha venido mostrando de éste. Su tesis principal es que, si bien Maquiavelo expone en 'El príncipe' prácticas poco éticas, ello no significa que las compartiese ni mucho menos que las aplicase.

Y, para demostrarlo, señala que murió como vivió: en la pobreza. Además, explica su valor como humanista, autor de una abundante obra ensayística y literaria en la que destacan textos tan brillantes como la obra teatral 'La Mandrágora' o sus 'Historia de Florencia' y 'El arte de la guerra'. Nos ofrece, en suma, Vivanti, una imagen nueva y original de Maquiavelo, mucho más humana y alejada de la figura diabólica que la tradición histórica nos había mostrado. Sin duda, se trata de un libro muy interesante.

Fuente: 'ABC'.

Foto: El Bibliómata.