Ensayo histórico de las revoluciones de Megico, de Lorenzo de Zavala

Ensayo histórico de las revoluciones de Megico de Lorenzo de Zavala es una síntesis en dos volúmenes de los acontecimientos más importantes de la Historia de México desde su conquista por parte de los españoles. Compuesta como un estudio crítico sobre las instituciones que marcaron el devenir histórico del país americano, esta obra supone una de la más relevantes que se han escrito nunca sobre el proceso independentista de México.

Lorenzo de Zavala

No, no me he confundido al poner Megico con “g” y sin acento. Cuando se dio título a este libro, aún no existía una norma fija para letras como la “g” y la “j”. Así que en este caso se usa indistintamente. De esta manera, su autor, Lorenzo de Zavala, opta por escribir México con “g”, es decir, Megico.

Publicado el primer tomo en 1831, en la imprenta parisina de P. Dupont y G. Laguionie, y el segundo un año después, pero esta vez en la imprenta de Elliott y Palmer en Nueva York, este Ensayo histórico de las revoluciones de Megico de Lorenzo de Zavala (Mérida -Yucatán-, 1788-1836), salió a la luz con el objetivo de paliar la ignorancia que existía en Europa sobre los acontecimientos políticos mexicanos desde 1808. Como dice su autor, a pesar de las reflexiones de escritores como Blanco White, nadie se había dedicado con seriedad, profundidad e imparcialidad a aquellos asuntos. Divididos en veintiún y catorce capítulos, respectivamente, los dos tomos de este Ensayo nos introducen en la situación del territorio mexicano remontándose al proceso de la Conquista, que analiza con una mirada crítica, sobre todo, en cuanto a la explotación indígena y al papel de la Iglesia. La primera edición de este ensayo añade algunos documentos relevantes durante el proceso revolucionario como el Acta Solemne de la declaración de la Independencia de la América Setentrional o el Acta de pronunciamiento de Megico de 1829. De Zavala, que tuvo un destacado papel protagonista durante dicho proceso revolucionario, se aventuró a explicar las causas revolucionarias, los acontecimientos históricos, las estructuras económicas y las doctrinas políticas hasta 1830.


La independencia mexicana fue uno de los procesos más largo de América. Se inició con el Grito de Dolores (1810), por el que el cura Hidalgo convocó a indígenas y campesinos bajo el lema “¡Viva la Virgen de Guadalupe, viva Fernando VII, muerte al mal gobierno!”. La consolidación del movimiento llegó gracias a la labor de hombres como José María Morelos. Además, en la obra se destaca la labor de guerrilleros como Guadalupe Victoria, Vicente Guerrero o Francisco Javier Mina. De la misma manera, se presta especial atención a la labor de Agustín Itrubide, un criollo realista, que cambiaría el rumbo del proceso independentista. Tras la firma del Acta de Independencia en 1821, Iturbide se autoproclamó emperador (Agustín I) construyendo el primer imperio de raíz puramente americana.

Foto: unknown en Wikimedia