El perro de Valle-Inclán, Corpus Barga reflexiona sobre la Guerra Fría

Andrés García de la Barga y Gómez de la Serna, 'Corpus' Barga, fue uno de los más relevantes columnistas españoles de la primera mitad del siglo XX. Desde su atalaya de los principales periódicos del país, analizó la situación internacional con lúcida visión, como ocurre en este artículo, El perro de Valle-Inclán.

Durante los últimos años del siglo XIX y principios del XX, todo intelectual con veleidades artísticas –especialmente los españoles- tenía que pasar una temporada en París como una suerte de formación académica.

Por supuesto, ello no era imprescindible pero, como quiera que la capital de Francia lo fuera también por entonces de la cultura europea, por allí pasaron un gran número de artistas españoles, desde Manuel y Antonio Machado hasta el pintor Gutiérrez Solana, pasando por Ramón del Valle-Inclán o Gómez de la Serna.

Foto de Lima (Perú)

Una vista de Lima (Perú), donde Corpus Barga vivió en sus años de exilio

Muchos de los que allí vivieron eran periodistas destinados como corresponsales de guerra durante el primer conflicto mundial, que aprovecharon aquella misión para relacionarse con las grandes figuras de la cultura francesa y también con los por entonces poco conocidos novelistas de la 'Generación Perdida' norteamericana -como Ernest Hemingway- que llegaron en calidad de soldados.

Entre estos periodistas se encontraba Andrés García de la Barga y Gómez de la Serna (Madrid, 1887-1975), conocido literariamente como 'Corpus' Barga, aunque éste ya vivía allí desde 1910 y continuaría haciéndolo tras la Primera Guerra Mundial.

Corpus Barga escribió novelas y poesía pero su verdadero valor reside en sus artículos periodísticos que, en una época de grandes columnistas como Azorín, Ciges Aparicio o César González Ruano, destacan por su calidad intelectual y literaria.

Perteneciente a una familia de la alta burguesíasu padre era senador por Córdoba, su destino era ser ingeniero de minas pero, con motivo de la visita a una de éstas, entró en contacto con el anarquismo, ideario en el que militaría durante unos años para pasar después al republicanismo de izquierdas.

Aquella visita tuvo, además, otro efecto: abandonó sus estudios para dedicarse al periodismo. Desde entonces hasta su exilio en 1939, ejercería como columnista de los principales diarios españoles de ideas avanzadas y continuaría haciéndolo en los sudamericanos tras instalarse en la capital de Perú.

Buena muestra de su estilo es el artículo titulado El perro de Valle-Inclán, publicado en 1959 y en el que realiza un somero repaso a las diferentes culturas que han predominado en la Humanidad con objeto de expresar el riesgo de aniquilación que por entonces corría ésta, instalada en plena Guerra Fría.

A su modo de ver, una conflagración mundial por entonces, ya no supondría, como en otras épocas, el final de una civilización predominante sino la misma desaparición del género humano, dadas las mortíferas armas de que ya entonces se disponía.

Se trata, en suma, de un lúcido artículo en el que resalta la extraordinaria prosa del brillante periodista que fue Corpus Barga.

podéis leer el artículo aquí.

Fuente: Biografías y vidas.

Foto: Lima: Morrissey en Flickr.