Muerto en Resaca, de Ambrose Bierce, los motivos del valor

Dentro de la narrativa de terror norteamericana, en la línea que va desde Edgar Allan Poe hasta Howard Phillips Lovecraft, el eslabón intermedio esta constituido por Ambrose Bierce, heredero del primero y modelo del segundo. Sus relatos muestran una extraña combinación de misterio y humor caústico, como se aprecia en Muerto en Resaca.

Uno de los primeros géneros en que destacó la joven narrativa norteamericana durante el siglo XIX fue el de terror, cultivado en abundancia por casi todos sus pioneros.

En este sentido, podría establecerse una línea de continuidad que parte de Edgar Allan Poe y llega hasta Howard Phillips Lovecraft y cuyo nexo de unión lo constituye un peculiar personaje: Ambrose Gwinett Bierce (Meigs County, Ohio, 1842-1913).

Foto de Meigs County

Una vista de Meigs County, donde nació Ambrose Bierce

Nacido en el seno de una familia de granjeros de honda fe calvinista, creció en un ambiente represivo que marcaría su carácter –en su época de mayor popularidad se le conocería como "el amargo Bierce"-.

Quiso ser militar e ingresó en la Academia de Kentucky pero fue expulsado. Sin embargo, sus ansias se verían colmadas al estallar la Guerra Civil, en la que tuvo una participación destacada.

Pero, tras ella y en desacuerdo con un ascenso poco relevante, se licenció y comenzó a dedicarse al periodismo. Hasta el final de su vida trabajaría para William Randolph Hearst, creador del periodismo 'amarillo'.

También en esa época comienza a escribir relatos, especializándose en los cuentos de terror, en los que acabaría siendo un consumado maestro.

Podríamos decir que sus textos se hallan a medio camino entre los del citado Poe y los de su buen amigo Mark Twain. Del primero toma los elementos terroríficos y del segundo un humor caústico.

Porque los mejores relatos de Bierce combinan, en extraña amalgama, los sucesos oscuros y misteriosos con un peculiar sentido del humor, una mezcla cuando menos original.

Del mismo modo, el terror que nos ofrece, generalmente, tiene poco de sobrenatural. Es más bien físico, conseguido mediante la creación de atmósferas asfixiantes y sucesos trágicos.

Buena muestra de ello son los relatos que se agrupan en el volumen Cuentos de soldados y civiles, ambientados en la Guerra de Secesión en la que él participó destacadamente.

A éste pertenece Muerto en Resaca, que nos presenta la figura de un gallardo militar, el teniente Herman Brayle, que, lejos seguir los pasos de los soldados parapetados tras las trincheras, se mantiene erguido frente al enemigo en la batalla.

Parece protegido por oscuras fuerzas pero, a base de tanto coraje, acaba por ser muerto en combate y es entonces cuando se descubre el motivo de su actitud: una carta de la señorita Mendenhall le decía que prefería verlo muerto que tachado de cobarde.

El estilo vivo y ágil de Bierce brilla en este curioso relato. No es extraño que otro genio del terror como Lovecraft tomara sus obras como modelo.

Podéis leer la obra aquí.

Fuente: Ambrosebierce.org.

Foto: Puroticorico en Flickr.