La caja de música de Pío Baroja

Pío Baroja en su cuento La caja de música narra como una familia se forma en torno al arte, por el enamoramiento de dos jóvenes artistas. Tellez el novio, ayuda a su novia Ferrari y a su abuelo Borda, trabajando juntos. Pasan penurias cuando el abuelo se enferma y se endeudan con el compromiso de vender la caja de música. Sin embargo encuentran un esmalte con cuadros católicos en la caja que venden al museo Británico, y salvan su situación por completo.

Pío Baroja (1872-1956) al igual que Miguel de Unamuno fueron intelectuales y escritores católicos, que pudieron poetizar sobre la fe y la esperanza cristianas. Pío Baroja en su cuento la caja de música cuenta la historia de una familia española e italiana en Francia que se salva de la miseria al encontrar un esmalte con iconografía católica valorizada en 250,000 francos. El dinero sirve para que la nieta del dueño de la caja se case con Ángel Tellez, su novio español.

El narrador no se identifica, es un español que se encuentra con nacionales españoles en Francia, todos artistas, el primero Luis de Nájera que lo lleva a conocer a Ángel Tellez, el que contará al narrador la historia de su fortuna gracias al hallazgo al interior de la caja de música. Todos los personajes so cristianos y se han visto favorecidos por la providencia para superar la pobreza. La caja de música es un recuerdo que lleva el anticuario Téllez en su tienda que no quiere vender.

Los lectores que deseen leer este libro gratis, tienen el siguiente link:

http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/baroja/caja.htm

Una vida en el arte: Todos los artistas se encuentran y socializan, son gente madura que comparte sus recuerdos. Tellez se enamoró a primera vista de Carlota Ferrari, nieta del dueño de la caja de música Lorenzo Borda, quien compartía su propiedad con su hermana. La hermana vende la caja a Lorenzo por 500 francos y él se aferra a este recuerdo de Pavia, su ciudad natal. El viejo era escultor y con su nieta hacían juguetes y restauraciones. Tellez se presenta a Carlota por carta y comienza su amistad.

Como Tellez aprende el oficio de hacer juguetes y ya sabía pintar, trabaja para Lorenzo y se vuelve el novio de Carlota. Llegan a vivir todos juntos pero pasan complicaciones con la enfermedad del abuelo. Lorenzo había heredado esta caja de música de su tío abuelo, un médico del ejército austríaco durante la caída de Napoleón. Este pariente dejó una nota a sus descendientes para que no vendan la caja sin desarmarla porque tenía un tesoro adentro.



La caja de música es un objeto complicado, tiene 5 muñecos, ellos son tres músicos y dos bailarinas. Encontrar el tesoro es una tarea difícil, Tellez contrata a un técnico para que desarme la estructura, pero la parte de deconstrucción final la hará el mismo para guardar precaución del descubrimiento. El esmalte tenía una representación de la coronación de la Virgen María, otra de la huída a Egipto, la Anunciación y el portal de Belén. Averigua cuanto dan los anticuarios y luego llama a gente de museos.

El tesoro cambia la vida de todos: El abuelo recupera su caja vuelta a ensamblar, a su muerte, Ángel y Carlota venden el esmalte y se casan. Conservan la caja de música en memoria de Lorenzo, pasan los años y Ángel sobrevive a su esposa, y tiene asegurados a sus dos hijos como herederos. El esmalte tiene escenas piadosas, es una forma de poetizar la intervención de la providencia divina para arreglar la vida de gente creyente. Baroja como intelectual católico pudo verbalizar el valor de la fe.

Por todas las peripecias de la caja de música y de la familia Tellez Ferrari es que conservan la antigüedad, con el dinero empiezan el negocio de las antigüedades en París. La gente buena en este cuento recibe el favor divino, esto es valido y legítimo en un contexto de fe. Solo las personas que se amparan en el odio de Nietzsche a las religiones negarían el mérito de este relato. La religión tiene historias de rescate de la dignidad y la salud humanas, la poética del cuento recrea la piedad de la familia.

El esmalte era de cobre finamente trabajado, el trabajo en miniatura es una obra de mucha paciencia, que se vende después de un siglo. Esta familia sale del apuro y el abuelo no muere descorazonado por perder los recuerdos de su infancia. En un momento comprometen la caja a dos posibles compradores, pero vendido el esmalte al museo Británico, los novios devuelven los adelantos a estas personas que se interesaron en la antigüedad, y la conservaron como emblema.

La conversación de los artistas: La charla entre el narrador y Tellez es fuente del relato, ellos se conocen porque Luis de Nájera los presenta en el boulevard Saint Germain del Barrio Latino de París. El anticuario puede contar el secreto de su caja de música una vez que tiene solucionada su vida. La época es el fin del siglo diecinueve, tiempo de florecimiento artístico e intelectual. Tellez tiene una vida ordenada, vuelve a su casa a la misma hora a encontrarse con sus hijos.

Entre los artistas siempre hay mucho de que conversar, pues se parte de un lenguaje común que son los juicios de valoración estéticos, los recuerdos del aprendizaje del arte y las técnicas favoritas perfeccionadas según influencias y desarrollos propios. También la fe compartida es parte y fuente del arte, si una persona estuviera desinformada de la doctrina no podría entender completamente el objeto de arte piadoso. Estos artistas buscan calma y solaz para conversar en un buen restaurante.

Las caminatas por las tiendas del Barrio Latino, la entrada a una función de teatro son actividades que tanto letrados como pintores y escultores pueden compartir con agrado. Siendo todos artistas, el arte se retroalimenta en ellos, les ayuda a desenvolverse en su vida diaria, a tener puntos de encuentro entre personas ilustradas y sensibles a la obra de arte y su apreciación. El narrador recibe una historia interesante relatada por su protagonista y la vuelve historia digna de contar.

Conclusión: La caja de música y sus dueños han pasado varias peripecias que los unen por toda una vida. Un objeto de por si valioso ocultaba un tesoro de mayor valor, el esmalte de arte católico que salva de la pobreza a los novios Tellez Ferrari y les garantiza su futuro con capital para su tienda de antigüedades. Con los años Tellez se vuelve viudo, vide unido a sus hijos y no quiere vender la caja de música que cambió su vida y lo estableció en París con su esposa.

Fotos:

"pio_baroja_game" de piobaroja.gipuzkoakultura.net

"cajareuge1" de funjdiaz.net

"pio-baroja" de poemas-del-alma.com

"20061025102238-7415482563" de elmundofragmentado.blogia.com