El viudo Turmore, de Ambrose Bierce, una víctima muy viva

El norteamericano Ambrose Bierce siguió la línea que, en la narrativa de terror norteamericana, habían marcado Washington Irving y, sobre todo, Edgar Allan Poe. En El viudo Turmore nos ofrece un relato a medio camino entre en miedo y la ironía sobre un marido que planea asesinar a su esposa para quedarse con su herencia.

La literatura de terror norteamericana cuenta con algunos nombres brillantes. El primero es, probablemente, Washington Irving, considerado una de las primeras figuras de las letras de aquel país y que cultivó el género en algunos de sus relatos.

Tras él, viene la sorprendente personalidad de Edgar Allan Poe, cuya vida misma está repleta de misterios y que es uno de los más brillantes escritores de cuentos de terror de la Literatura Universal. Y, como digno heredero de éste, nos encontramos a Ambrose Bierce, quién, a su vez, influiría en otro maestro del género, Howard Phillips Lovecraft.

Foto de San Francisco

San Francisco, donde Bierce vivió casi toda su vida

También la biografía de Ambrose Gwinett Bierce (Meigs, Ohio, 1842-¿1914?) oculta algunas incógnitas. Soldado unionista durante la Guerra de Secesión, ejerció luego el periodismo a las órdenes del conocido William Randolph Hearst y en esta actividad se granjeó no pocos enemigos, pero seguramente el mayor misterio de su vida sea precisamente su muerte.

En diciembre de 1913, ya septuagenario, pasó a México y se unió como observador a las tropas de Pancho Villa con las que llegó hasta Chihuahua y, aquí, su rastro se desvanece para siempre.

Este episodio, novelado por Carlos Fuentes en su obra Gringo viejo y llevada al cine con Gregory Peck en el papel del escritor, ha otorgado a Bierce una aureola de misterio que casa muy bien con su obra literaria, casi toda compuesta por cuentos de terror.

Entre éstos, cabría separar aquéllos que pueden calificarse como de terror puro, con apariciones fantasmales y otros recursos propios del género, y otros en los que el miedo se genera por la maldad de sus protagonistas y que suelen estar cargados de ironía, con lo cual se hallan a medio camino entre el misterio y la comicidad macabra.

A estos últimos pertenece El viudo Turmore, sarcástico relato sobre un aristócrata holgazán que decide deshacerse de su esposa para heredar su fortuna. Tras atarla mientras duerme, la empareda en una esquina de la bodega de la casa.

Lo que el malvado Turmore no sabe es que su mujer ha resultado una aventajada discípula de sus maldades y se le ha adelantado, apoderándose de las reliquias de la familia de su esposo y preparándose para ser un fantasma muy vivo.

El estilo seco, lacónico y mordaz de Bierce casa perfectamente con el contenido de este relato, que se encuentra, como decíamos, a medio camino entre el terror y la ironía y constituye una pequeña obra maestra.

Podéis leer el cuento aquí.

Fuente: Analítica.com.

Foto: San Francisco: Jeffgunn en Flickr.