El contertulio de Miguel de Unamuno

El hábito de las tertulias no ha pasado de moda, desde antiguo los amigos se reunían en bares o cafés para compartir remembranzas y novedades. También los literatos han cultivado estas pláticas llevadas junto al buen vino y las comidas que se comparten en estas reuniones. Miguel de Unamuno (1864-1936), intelectual católico y escritor recoge esta costumbre en su cuento el contertulio; donde el protagonista, el anciano Redondo no encuentra a sus amigos y se une a un grupo de jóvenes para conversar.

Todos sus amigos fueron conocidos en el café de la Unión, aún por jóvenes que podrían ser sus nietos. Cuando ellos mencionan a un camarada de Redondo, Romualdo que inventaba los colmos, averigua que todos menos uno han muerto de sus contemporáneos y el que sobrevive en España ha quedado paralítico. Redondo llora y los jóvenes enternecidos los nombran líder de su tertulia por sus habilidades para conversar y cocinar. Al poco tiempo muere Redondo y deja su herencia a los jóvenes.

Los lectores que deseen leer gratis este libro disponen del siguiente link:

http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/unamuno/contertu.htm

El regreso: Redondo fue arruinado por su banquero a los 44 años de edad, tuvo que exiliarse en América para recuperar su dinero, pero allí no encontró una tertulia que pudiese equivaler a su patria como la que llevaba con sus amigos. Otra razón para volver fue la herencia de la fortuna de un tío. Sólo que al volver ya no encuentra a sus camaradas de antaño. Los jóvenes lo verán como un maestro simpático y un fundador de la patria que se basaba en la cordial tertulia.

Por su experiencia Redondo tiene más habilidad social que los jóvenes, ellos lo admiran y lo acogen brindándole amistad. En su regreso encuentra una segunda oportunidad para vivir y dedicarse a charlar con gente que comparte sus aficiones. El sentirá amor paternal por Ramonete un joven que puede ser su nieto, cuando este amigo muere Redondo reconoce que Pepe al que llamaba el intruso, vino para cubrir la ausencia del otro muchacho y se hace amigo de él.

Cuando Redondo muere deja una nota a sus jóvenes herederos diciéndoles que los espera en el café de la Gloria, por el cielo Cristiano al que espera llegar, donde también se encuentre con sus contemporáneos desaparecidos. El buen Redondo muere en una celebración en su patria, la tertulia. Redondo tocaba guitarra y contaba cuentos verdes, era especialista en alegrar la reunión. Su peripecia o cambio de fortuna le sirve para renovar su círculo de amigos pero conservando la tertulia.

Encuentro de generaciones: La amistad y la afinidad pueden cubrir las brechas generacionales, por el relato, Redondo debe llevar una diferencia de 40 años a los jóvenes. Sin embargo ellos lo aceptan porque conocían de su fama, que había perdurado en las historias que se contaban en el café. Una vez conversando y festejando todos se igualan por la alegría y el optimismo, forman una patria de la charla, de la fraternidad, los literatos aprovechan estas reuniones para intercambiar ideas.

Se comparten todas las aficiones es por eso que la tertulia se vuelve un microcosmos de la patria, una representación de los distintos aspectos sociales, políticos y económicos en temas de interés. Hay una edad de aprendizaje que es la infancia y la adolescencia, pasado ese lapso, se decide si el ser humano quiere seguir asimilando saberes y si tiene capacidad para el debate alturado. La patria de la tertulia no es una aceptación del establishment sino un espacio para la crítica creativa y la variedad.

El café que acoge las mejores tertulias se vuelve una especie de café por antonomasia, instalado en el imaginario colectivo. Será un lugar al que algunos pocos vayan por moda y otros se vuelvan clientes habituales que hasta han escogido su mesa y su rincón favorito del establecimiento. Redondo es un personaje que da prestigio al café, pues comparte su trayectoria vital con la historia del establecimiento. Para los jóvenes el hecho de asimilarse a Redondo es ingresar a la fama en el café.

El final de Redondo: Redondo muere a los 69 años, anciano pero no muy viejo; quizá las condiciones de vida de la época no permitían mayor longevidad y este hombre había vivido mucho trabajando y viajando. La generación del 98, de Unamuno escribe en una época de crisis por la pérdida de las últimas colonias españolas, el viaje a América desgasta a Redondo, quien tiene que trabajar duro para recuperar su posición económica. Redondo muere celebrando con sus jóvenes amigos.

La muerte de Redondo se da al regreso a la patria, después de haberla recuperado y revalorado, sus amigos lo habían asimilado totalmente, le dieron una segunda oportunidad de vivir, gozó de una segunda juventud, honoraria en este caso. Su muerte se da después de quemadas todas sus etapas vitales, cumplido su rol de fundador de la tertulia. A redondo lo redime su fe, ha sufrido por la muerte de sus amigos pero espera verlos en el cielo de los bienaventurados.

En las últimas tertulias Redondo se quedaba dormido, era el comienzo de la despedida, él ha ganado nuevas amistades que va a favorecer legándoles su fortuna. Desde que volvió era desprendido, era quien invitaba a todos y quien brindaba dinero a los jóvenes para sacarlos de apuros. Las tertulias renovaron el espíritu de Redondo, insuflándole nuevos bríos para disfrutar de sus jóvenes amigos. El muere porque se ha esforzado por seguir viviendo y porque su pasado había sido agotador.

Conclusión: Redondo regresa de América para buscar a sus amigos de tertulia, al no encontrarlos y enterarse de que todo su grupo fue conocido por unos jóvenes que frecuentan el mismo café, se une a ellos en la tertulia a la que llama su patria. Dirige al grupo, vive sus últimos momentos de alegría y nombra herederos a sus jóvenes amigos. Redondo muere en su ley, en una celebración de la tertulia, después de haber continuado la tradición de sus desaparecidos contemporáneos.

Las tertulias se presentan como una tradición de antaño, ideal para literatos y pensadores que quieren examinar el destino de su patria y los rumbos del arte en amenas charlas con brindis, café y agradable comida.

Fotos:

"unamuno2" de swarthmore.edu

"UNAMUNO" de sepiensa.org.mx

"n052p12d" de nodulo.org

"unamuno-sm" de nndb.com