Dragón, de Ray Bradbury, un monstruo mecánico

Ray Bradbury es uno de los grandes maestros de la narrativa de ciencia ficción. Especialmente conocido por sus Crónicas marcianas y, sobre todo, por su novela Fahrenheit 451 -magistral anti-utopía futurista-, en el cuento titulado Dragón nos ofrece una historia fantástica con un sorprendente final.

Como sucede con casi todos los géneros narrativos, la ciencia ficción presenta una doble vertiente: de una parte, relatos puramente fantásticos que tan sólo buscan entretener; pero, de otra, se encuentran las obras más ambiciosas.

Son éstas últimas las de verdadera calidad, las que, bajo una capa superficial de fantasía, proponen mensajes de mayor calado que tienen que ver con el hombre y su papel en el mundo.

Foto de Ray Bradbury

Ray Bradbury en 1977

Entre los autores de este tipo de narraciones de ciencia ficción se encuentran los grandes maestros del género: Isaac Asimov, Arthur C. Clarke, Philip K. Dick o Robert A. Heinlein, por citar tan sólo a unos pocos.

A este ilustre grupo pertenece, igualmente, el norteamericano Ray Bardbury (Waukegan, Illinois, 1920), mundialmente famoso por sus Crónicas marcianas, libro de relatos breves que narra una futura colonización humana del planeta Marte y que es, hoy día, un verdadero clásico de la literatura de ciencia ficción.

En esta obra reflexiona Bradbury sobre asuntos de candente actualidad en el momento de su publicación (años cincuenta). Temas como el miedo a una guerra nuclear, el racismo o la censura desde el poder están presentes en las narraciones que la componen.

Tras ella, vendría otra antología de relatos titulada El hombre ilustrado. Pero, probablemente, su obra maestra sea Fahrenheit 451, cuyo título alude a la temperatura a la que arden los libros.

Y esta coincidencia no es gratuita, ya que la novela es una anti-utopía (es decir, una narración sobre el futuro visto con rasgos negativos) sobre un mundo en el que los libros están prohibidos y la humanidad vive, por tanto, en la ignorancia.

Se trata de una obra inquietante en la que la influencia de Aldous Huxley y su genial novela Un mundo feliz está muy presente.

Pero Bradbury no se limitaba al género de ciencia ficción. También escribió relatos policíacos y de terror. A éste último pertenece el cuento titulado Dragón, un inquietante relato en el que el tiempo queda diluido al mezclar pasado y presente.

Dos hombres que parecen pertenecer al Medievo salen a la caza de un peligroso dragón que aterra a toda la zona. En pleno páramo, esperan a que aparezca ateridos por el frío y, sobre todo, por el miedo. Repentinamente, la criatura aparece y van a su encuentro.

Aunque no se nos dice, parece que el dragón los vence y mata. Pero la gran sorpresa viene cuando se nos revela la verdadera naturaleza de la criatura.

En suma, una pequeña obra maestra en la que el estilo mesurado y poético de Bradbury brilla como en sus obras mayores.

Podéis leer la obra aquí.

Fuente: Raybradbury.com.

Foto: Ray Bradbury: Will Hart en Flickr.