Chacales y árabes de Franz Kafka

El cuento Chacales y árabes de Franz Kafka ironiza, caricaturiza y predice las guerras que surgirían a raíz del conflicto entre judíos y árabes por la lucha del territorio. En este cuento, los judíos están representados por chacales carroñeros que buscan apoyo en todos los europeos que pasan por el desierto para encargarles que maten a lo árabes.

Franz Kafka escribió muchos relatos con personajes anónimos para oponer la psicología de las clases representadas en su ficción. En el cuento Chacales y árabes, el protagonista es un europeo que viene del norte y se encuentra con unos chacales que son enemigos de los árabes, que los odian porque esta etnia los ha venido matando. Los chacales hablan, su líder es un espécimen viejo, y tienen la profecía de que vendrá un hombre del norte para matar a los árabes y devolverles su libertad.

Los chacales le piden al europeo que mate a todos los árabes del campamento con una tijera de sastre. El árabe que dirige el campamento dice al europeo, que estos cánidos le dicen lo mismo a todo extranjero europeo que aparece en el camino. En un momento de provocación, el árabe deja un camello muerto para que los chacales coman su carroña, sin embargo les tira latigazos de vez en cuando hasta que el narrador europeo le detiene el brazo, allí el árabe reconoce que son hermosos y que los odian.

Los lectores que quieran leer gratis este cuento, disponen del siguiente link:

http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/euro/kafka/chacales.htm

 

El juego de astucias: Los chacales se sienten confiados de su inteligencia tanto como los árabes. Ellos tratan de conseguir un liberador persuadiendo a cualquier hombre blanco a que mate a los árabes, para así liberar del sacrificio a los chacales y corderos que estos hombres asesinan. El árabe se dirige con respeto al europeo, no le contesta cuando este le detiene el brazo, sin embargo se muestra arrogante con los chacales azotándolos mientras están comiendo la carroña del camello como una venganza malsana.


En este cuento, el europeo representa el punto de vista racional, es alguien que quiere permanecer neutral en una guerra que ha tomado varias generaciones, sin embargo tiende a simpatizar con los chacales, que sufren los rifles y las armas de los árabes. Es una forma de intervenir por el más débil, ya que los mismos canes se reconocen como pobres animales cuya patria es el desierto. El trato a los animales es peor entre gente rural y nómada que sólo piensa en el provecho que puede sacar de la bestia.

En el cuento, el desierto es un lugar de prueba y de conflicto, como en su cuento La colonia penitenciaria, donde la soledad del paraje hace que la brutalidad y la fuerza opaque a la ley y la civilización. Los árabes establecen dos tipos de simbiosis, una con los chacales, cuando les dejan que coman carroña para limpiar su territorio, y otra con los europeos, a los que entretienen con viajes y turismo en campamentos y caravanas. Los chacales y árabes se dirigen con respeto al europeo como señor.

 

La tensión hacia el otro árabe: La desconfianza de Europa con la raza árabe data de la antigüedad, las distintas formas de pensar de estos grupos humanos los han opuesto diametralmente. A pesar de la tensión, los árabes han mantenido relaciones comerciales con occidente. Este recelo entre estos grupos humanos es tópico de la literatura, además siempre se mantiene el estereotipo de la crueldad de los árabes hacia las mujeres y los animales, para justificar el castigo ejemplar de occidente.

Kafka presenta al árabe en este cuento blanco y alto, y es que el prejuicio hace olvidar que hay árabes de ojos claros como los persas. Se puede rastrear el extremo del recelo de occidente hacia estos países árabes en la canción del grupo The Cure, Killing an arab, cuya letra narra el deseo que aflora en un hombre europeo de matar a un árabe con una pistola, esta aversión es gratuita, surge derepente, como deseo reprimido del autor de castigar a los árabes.

Albert Camus, francés nacido en Argelia, recreó esta tensión en su novela El Extranjero,
Cuando Meursault mata deslumbrado por el brillo del cuchillo que le amenazaba, a un asaltante argelino. Camus no era racista, solo quería narrar los conflictos. Tampoco Kafka puede caer en el racismo, sino que recoge una tensión muy arraizada entre estos pueblos que han liderado el comercio de la humanidad por siglos, motivo de disputa y competencia entre ellos, por lograr la hegemonía.

 

El discurso del líder chacal: Los chacales en este cuento pueden representar a los judíos, el anhelo del sionismo para tener un estado con el apoyo de las naciones unidas, lo que pasó en 1948, cuando le quitaron parte del terreno a Palestina. Los árabes y judíos se tienen tensión, a pesar que interactúan. El chacal viejo, líder del grupo sí tiene un discurso racista, para él los árabes apestan, temen morderlos porque ni el Nilo los purificaría de su sangre, y considera que el olor de sus sobacos es el infierno.

El árabe cuenta que estos chacales se arriman a cualquier europeo que pasa por el desierto, como una esperanza para la gran obra, que no es otra que el aniquilamiento de los árabes. En la historia universal, vemos que muchas guerras de judíos contra árabes y palestinos han sido apoyadas por occidente para repartirse el petróleo de los árabes. El chacal condena a toda una raza para asentarla negativa en el imaginario de occidente. El narrador como conciencia del relato resiste la tentación y permanece imparcial.

Este cuento nace de la agudeza de Kafka, de su observación del conflicto étnico, que llevó a estos pueblos a guerras después de su muerte. La ficción busca recrear una motivación del mundo real, no justificamos el racismo ni el odio en ninguna dirección, respetamos a ambos pueblos en su derecho a expresar su cultura y proteger su territorio. El relato que hace hablar a un animal supera la fábula, cuando lo carga de tan compleja discursividad y trae a colación predicciones para la política mundial.

Conclusión: Kafka fue un agudo observador de las tensiones mundiales, a la vez criticó el abuso de poder venga de oriente u occidente. En este cuento muestra la relación de odio entre árabes y chacales, quienes caricaturizan al sionismo expansionista, que buscó siempre la ayuda de occidente para imponerse a los árabes, ganándoles territorio y tomando botín del petróleo de estos pueblos. El racismo del discurso de ambos bandos es mera representación de esta tensión, sabemos que Kafka no lo asume.

Fotos:

"franz-kafka" de poemas-del-alma.com

"DORADOS" de galeon.com

"Arab%20copy" de tripulacionkamikaze.com

"chacal_de_dorso_preto" de achetudoeregiao.com.br

"albert_camusx" de diacritic.org

"the_cure" de lafurgonetaazul.com