Vinum Sabbati, de Arthur Machen, una extraña medicina

Uno de los nombres imprescindibles dentro de la narrativa de terror es el de Arthur Machen, creador de una obra original y maestro de autores del género. En 'Vinum Sabbati' nos ofrece un peculiar relato en torno a un misterioso brebaje que transforma monstruosamente a las personas.

La narrativa de terror cuenta con una serie de nombres imprescindibles a lo largo de su historia. Desde sus orígenes en el siglo XVIII, de la mano de Horace Walpole o Ann Radcliffe, son un puñado de escritores cuyos textos han marcado decisivamente el devenir del género. Imprescindible es citar al gran Edgar Allan Poe y, más tarde, a Howard Phillips Lovecraft en Estados Unidos y a Sheridan le Fanu, Mary Shelley, Algernon Blackwood, Saki o Bram Stoker en el Reino Unido.

Arthur Machen refleja en sus obras una fuerte influencia de la mitología británico-romana. En la foto, ruinas de esa época

Arthur Machen refleja en sus obras la influencia de la mitología británico-romana. En la foto, ruinas de esa época en Caerleon, donde nació el escritor

Y, junto a todos ellos, a una figura de enorme originalidad en cuyas obras pesa enormemente el substrato de su cultura galesa y, por tanto, británico-romana, una mitología que ejerce en ellas un papel subyugante.

Se trata de Arthur Machen (Caerleon, 1863-1947) y su legado ha ejercido enorme influencia en los autores posteriores del género de terror. Capaz de combinar relatos envueltos en lirismo y misterio con algo tan frívolo como la traducción de las 'Memorias' de Casanova, el legendario seductor italiano, y rendido admirador de la Edad Media, Machen fue seguidor de las ciencias ocultas e incluso perteneció a la Golden Dawn, una sociedad esotérica de la que también formaron parte otros escritores como William Butler Yeats o el citado Blackwood. En particular le interesaba investigar las antiguas leyendas celtas como la del Santo Grial y la del mítico Rey Arturo. Su primer gran relato fue 'La colina de los sueños', al que siguió 'El gran dios Pan'.

Todas sus obras obedecen a un mismo criterio organizativo que recuerda al de Robert Louis Stevenson: va presentando episodios independientes en apariencia pero que, al final del texto, cobran unidad convirtiéndose en una trama compacta. Así está escrito 'Vinum Sabbati' que, sin embargo, presenta un tipo de terror diferente al de otros de sus cuentos, ya que se centra en un misterioso brebaje.

Francis Leicester es un joven que regresa a casa tras estudiar brillantemente en la universidad. Como se encuentra agotado por el esfuerzo, el doctor Haberden le receta un reconstituyente que el enfermo encarga a un peculiar farmacéutico. Cuando comienza a tomarlo, mejora de su debilidad pero comienza a experimentar extrañas transformaciones que aterran a su hermana Helen y que tendrán un desenlace monstruoso. Precisamente éste final es, quizá, el talón de Aquiles de la obra pues, además de fantástico –como por otro lado se espera de un texto de terror-, resulta un tanto forzado en el conjunto de la trama, no está bien explicado. Pero, en cualquier caso, se trata de un relato muy interesante.

Fuente: Líter Área Fantástica.

Foto: Alun Salt.