Tóxico, de Charles Burns

Tóxico es la nueva obra de Charles Burns, un autor de culto en el cómic alternativo, que consta de dos álbumes de 48 páginas donde se cuenta la historia de Doug, un chico que se desengancha de las drogas tras varios sucesos de su vida.

"Tóxico" de Charles Burns

La nueva obra de Charles Burns, autor de culto en el cómic alternativo norteamericano, tiene por nombre "Tóxico", obra está compuesta por dos álbumes de 48 páginas que cuenta la historia de Doug, un chico que se desengancha de las drogas tras una ruptura sentimental y la muerte de su padre. En su delirio, el protagonista recuerda, durante el primer volumen, los inicios de su relación con la autodestructiva Sarah.

Este delirio se mezcla con los sueños donde el protagonista se desplaza a una interzona en la que el canibalismo tiene un importante papel. La reproducción se convierte en una vía alimentaria entre congéneres y dar de comer a través de la descendencia, la reina humana de una colmena-zigurat cuyos huevos gigantes, ocasionalmente fecundados, alimentan a la población de su interzona.

La obra de Burns se convierte así en una historia de angustia adolescente, alienación, mundos paralelos, realidades alternativas y el realismo mágico que tanto fascina al autor.

Si algo sorprende en "Tóxico" es la llegada del color al mundo de Charles Burns. Sorprende también la luminosidad que proporciona el uso de éste en un autor acostumbrado a trabajar en blanco y negro. Aún así, con el uso del color también construye imágenes plagadas de momentos perturbadores, típicas en el imaginario mundo del autor.

"Tóxico" puede tratarse de una especie de Tintín moderno o un homenaje a dicho cómic pues se reconoce en el colorido las técnicas que usaba el propio Hergé. Las ilustraciones en tono pastel, la milimétrica planificación de la página y un guión plagado de imágenes surrealistas y juegos de espejos que se van resolviendo poco a poco como una madeja que desenmaraña, corroboran la idea de que Burns ha vuelto en su mejor momento.

En una página introductoria, el autor coloca tres tiras de tres viñetas ocasionalmente partidas por la mitad lo que facilita el collage de las imágenes. El proceso creativo de Burns surgió de bocetos y notas que fueron poco a poco componiéndose en un puzle de la misma forma que intenta hacer el personaje con su vida.

Este primer volumen que compone la serie se convierte en un continuum de incógnitas, de momentos sorpresivos y sorprendentes que apenas dan tiempo para situarse en ese extraño camino que nos muestra Burns.