Bob Dylan Revisited: música en viñetas

El espíritu libre de Bob Dylan se mantiene intacto. A pesar de haber sobrepasado ya los 70 años, lejos de instalarse en el trono de la fama y el éxito comercial, continúa con sus giras que lo llevan por todo el mundo con el que él considera realmente importante. Y es que para Robert Allen Zimmerman subir al escenario y tocar para el público es que sus canciones cobren una nueva vida cada vez que son interpretadas.

Un auténtico homenaje a Bob Dylan a través del cómic

Con nostalgia queda el recuerdo del chico que se fue a recorrer los Estados Unidos hasta llegar a Nueva York para tocar y vivir de las canciones, hasta llegar al artista clave en el pasado siglo (y el principio del presente) que ha significado Dylan.

Porque estábamos y estamos con el autor de Freewhelin', Bringing it all back home, New Morning, Blood on the Tracks, Street Legal, Oh Mercy, Time out of Mind y Modern Times, entre otros, y reivindicando las diferentes maneras de redescubrir a Bob Dylan. Se puede acudir directamente a sus álbumes, en sus letras, y posteriormente, o bien a las 'Crónicas', en la biografía de Howard Soun, en las entrevistas de 'Dylan sobre Dylan', o el formidable 'No Direction Home' de Scorsese, o bien, recordándolo y viviéndolo intensamente como cada uno quiera.

Y para quien sienta pasión por el cómic, el gran regalo llegó a finales de 2010, cuando se publicó en castellano 'Bob Dylan Revisited', donde trece autores del mundo del noveno arte rinden homenaje a Dylan a través de 13 historietas dedicadas a 13 canciones del músico: Blowin'in the wind por Thierry Murat, A Hard Rain's en Gonna-Fall por Lorenzo Mattotti, I Want You por Nicolas Nemiri, Girl from the North Country por François Avril, Lay, Lady Lay por Jean-Claude Göttingen, Positively 4th Street por Chistopher, Tombstone Blues por Bèzian, Desolation Row por Dave McKean, Like a Rolling Stone por Alfred, Raphaëlle Río, Mael Le Mee y Henri Meunier, Hurricane por Gradimir Smudja, Blind Willie McTell por Benjamin flaó, Knock donde Heaven 's Door por Jean-Philippe Bramanti y Not Dark Yet por Zep.

El cómic tiene algunos momentos sublimes, como las partes de Mattotti y de McKean, unas orgías de caos, color e intensidad, la de Smudja, recordando al pobre Rubin Carter de forma austera y pletórica, la de Flao, quien crea una serie de ilustraciones viscerales y rotundas, y la formidable serie de Zep, quien a través de cuatro páginas plasma las más que posibles cuatro etapas de Dylan: el cantante de folk, el cantante de rock, el Rolling Thunder Revue, y el actual, a través de las letras de la citada canción: It's not dark yet, but it's getting there.