El libro de Urizen de William Blake

El libro de Urizén, escrito por el poeta y pintor inglés William Blake en 1794, es una obra sobre la caída de la humanidad y, en consecuencia, sobre la caída de Dios. Es la “Biblia del Infierno”, que hace alusión de forma crítica al cambio económico y social que supuso la Revolución Industrial. Sin duda, una de las obras más complejas e importantes del que es considerado como uno de los mejores escritores británicos de todos los tiempos.

El Infierno de Dante según William Blake

Considerado como un “artista total”, debido a sus múltiples facetas creadoras, William Blake (Londres, 1757-1827) fue uno de los grandes místicos que nacieron y vivieron en Inglaterra durante los cambios liberales que se produjeron en Europa a finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX. A lo largo de su vida combinó el arte de la pintura y el arte de la escritura, de manera que sus grabados son casi igual de famosos que sus poemas. De hecho, es necesario entender su obra en su conjunto, ya que sólo observando la relación entre sus pinturas y sus escritos podemos hacernos una idea del tipo de artista que era William Blake, “el mayor que haya producido Gran Bretaña”, según el prestigioso diario The Guardian.

Autor de obras tan imprescindibles como Milton: un poema u otros de menor importancia como Corderito, William Blake siempre rodea sus escritos de un carácter místico, aludiendo a personajes bíblicos y reflexionando sobre el bien y el mal. A partir de 1788, algunos de sus textos, a destacar Jersualem, Canciones de inocencia y de experiencia o El matrimonio del cielo y el infierno, se caracterizan por ir acompañados de grabados realizados con la técnica del aguafuerte, también conocida como impresión iluminada. Este proceso consiste en escribir el texto en planchas de cobre mediante plumas y cepillos, utilizando un medio que resista al ácido. Así, las ilustraciones pueden colocarse junto al texto de la misma manera que los manuscritos medievales. Posteriormente, las placas se bañan en ácido para que el cobre sobrante acabe eliminado, dejando visible únicamente el diseño.


En El Libro de Urizen, Wiliam Blake también utilizó esta técnica de grabado. Este poema, escrito en 1794, es una larga crítica que el escritor realiza sobre el cambio económico y social que supuso la Revolución Industrial. La obra de William Blake suele representar universos extraños y submundos metafóricos, a través de una visión apocalíptica de la vida. Con El Libro de Urizen, la Biblia del Infierno, el poeta nos presenta el mito de los orígenes rodeado de “llamas que no daban luz, sino tinieblas”, en irónica alusión a la base del protestantismo radical en Inglaterra. Así, con una estructura bíblica, William Blake escribe su propia visión sobre la Creación, que a su vez es Caída, de la humanidad. De la misma manera que en su poema Londres, Blake utiliza recursos bíblicos, como los lamentos que hacen referencia al sentimiento de alienación y de angustia patente en las metrópolis modernas. La figura de William Blake fue utilizada por el director Jim Jarmusch en Dead Man para representar, tras la piel de Johnny Depp, la bajada a los infiernos del hombre contemporáneo. Y es que Dead man tiene mucho de la Divina Comedia de Dante, pero también de El Libro de Urizen; pues a través de la filosofía de los indios norteamericanos, Jarmusch trata de hacernos comprender que la muerte es necesaria para que continúe la vida. Dicho con palabras de William Blake, el poeta: “La vida se nutre de la muerte” (El Libro de Urizen).

Foto: Unknown