Clive Barker y la revolución de las manos

Clive Barker es el nuevo Gran escritor de literatura de terror. Incluso el gran Stephen King lo ha dicho ya. Uno de sus mejores cuentos es La Política del Cuerpo, en el que las manos de un hombre se liberan y hacen una revolución para liberarse todas del humano tirano.

“He visto el futuro del género de terror, y su nombre es Clive Barker. Lo que escribe crea la impresión de que el resto de sus colegas hemos permanecido estáticos durante los últimos diez años”

Esto es lo que dijo el genial, célebre y exitosísimo Stephen King sobre otro escritor de horror, un escritor contemporáneo a él. Hablo de Clive Barker, el autor de Candyman y Hellraiser, obras que fueron llevadas varias veces al cine e incluso al comic.

La película Candyman está basada en el cuento Lo Prohibido, de Clive Barker. Trata, para los pocos que no la vieron aún, de un fantasma que se aparece cuando su nombre es pronunciado cinco veces seguidas frente a un espejo. Es una de las pocas buenas películas de terror de la década del 90.
Tuvo su continuidad tres años después, en 1995, cuando se estrenó Candyman 2 El Adiós a la Carne, en la que se nos relata la historia del fantasma, adentrándonos en su trágica vida, muerte y condena eterna en el mundo de los espectros.
También se llevó al cine una tercera y última (por suerte) parte llamada Candyman 3 el Día de los Muertos, estrenada en 1999.

Por otro lado Hellraiser es una película de horror británica basada en una novela de Clive Barker. Él mismo escribió después el guión del film en el que un hombre abre una extraña caja negra y da paso al mundo a unos seres venidos de otra realidad que le ofrecen todo el placer y el dolor que pueda existir en el universo. Terminan despedazándolo entre ganchos para carne y cadenas. Estos seres sadomasoquistas bizarros y horrorosos dan a la película un ambiente terrible en el que se funden moralidad, tentación, sexo, violencia, sangre, dolor y placer. Como comprenderán no es un film para todos.

Hay al menos 7 películas basadas en estos seres y una serie de comics de exquisita calidad de dibujo, obviamente es una historieta que combina texturas sensuales y colores tenues y dulces con imágenes grotescas, sangrientas y deformidad sin límites.

Como verán, Stephen King tiene razón: Clive Barker es algo completamente nuevo.



Sangre, siempre Sangre
Barker publicó varios libros de cuentos de terror llamados Libros Sangrientos. Se publicaron en total tres colecciones de relatos con este nombre. Luego se editaron dos libros más llamados Sangre y Sangre 2.

En  Sangre aparece el que para mí es el mejor de los cuentos, relatos breves o novelas del señor Barker: el cuento llamado La Política del Cuerpo. Tiene un ambiente de suspenso insoportable y, aunque sabemos lo que está pasando nunca terminamos de creerlo: las manos se quieren liberar.

El cuento nos presenta la vida de un hombre normal, tiene una vida normal, un trabajo normal y una familia normal, pero hay algo que lo molesta y no sabe que es. Va al psicólogo y éste tampoco sabe que decirle, ya que no logra comprender el extraño presentimiento que lo azora.
No importan siquiera los nombres de los personajes, salvo dos de ellos, que terminan por ser los protagonistas absolutos de este cuento, pero que no son humanos, o mejor dicho, no del todo.

La verdad es que, mientras duerme, en su regazo, sus manos, que deberían estar quietas, dormidas, como el resto del cuerpo, no lo están. En las noches, sus dos manos se yerguen y conversan, en un lenguaje de señas que solo ellas comprenden, sin ojos ni boca, ni oídos, ellas lo comprenden.
Derecha le explica a Izquierda que el hombre es un tirano, que se tienen que separar del mundo humano, que Deben librarse del tirano, que ya no tienen que seguir sus mandatos. Y como van siguiendo los días, Izquierda va comprendiendo el punto de Derecha y se comienza a convencer de que tiene razón. Comienzan a actuar sin permiso del amo y señor del cuerpo. El hombre cada vez más preocupado, ahora se da cuenta de que algo anda mal en su cerebro, ya que pierde el control de parte de su cuerpo, que no hacen lo que él quiere. Aunque los lectores sabemos que el problema no está en su cerebro.

Tras planear el golpe de Estado contra el gran tirano, tras meses de conversaciones nocturnas, y ahora diurnas también, ya que no se preocupan más de que el amo se dé cuenta. Finalmente, Derecha tomo una pesada hacha de cocina y liberó a Izquierda, dejando al hombre con un horrible muñón y desmayado del dolor. Izquierda se fue con expresas órdenes de despertar, convencer y liberar tantas manos como se pueda lograr.

La revolución tomó lugar en todas partes de la ciudad, miles de personas quedaron hospitalizadas habiendo perdido ambas manos en cualquier tipo de accidente horrible. El día llegó, y en el hospital general todas las manos se juntaron para seguir las enseñanzas de Derecha. Recién entonces el ex dueño de las manos liberadoras entendió lo que estaba sucediendo y corrió escaleras arriba, habiendo comprobado que todas las manos le seguían absolutamente, se arrojó del techo del edificio para terminar con su vida. Cayeron luego cientos de miles de manos cercenadas para estrellarse contra el pavimento.

Al final, como cereza del postre, un hombre corre por el andén de una estación de tren y pierde el equilibrio, se tropieza y ve, antes de desmayarse, que el tren se acerca. Horas después se despierta en el hospital, pero sin piernas. Entonces, desde atrás de unas cortinas aparecen sus dos piernas caminando solas, sin un cuerpo, y saltan unas cuantas veces, como despidiéndose, y se marchan.

Este genial cuento fue adaptado en una película para televisión llamada Quicksilver Highway, junto con otro excelente cuento de terror de Stephen King sobre un hombre que hace Autostop.  Estos cuentos son presentados por Christopher Lloyd en una carpa de circo. La película se estrenó en 1997 y fue dirigida por Mike Garris y el guión fue escrito por el director y los escritores de los dos cuentos, que trabajaron juntos esta vez para lograr una excelente película de terror, al mejor estilo Cuentos de la Cripta o Creepshow.