Tennessee Williams como pintor

Una exposición en el Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba muestra varios de sus cuadros junto a fotografías y ediciones de sus obras.

kennedy

El dramaturgo Thomas Lanier Williams (Columbus, Mississippi, 1911-1983), conocido desde niño como "Tennessee" por su inconfundible acento sureño, fue una de las grande figuras no sólo del teatro norteamericano del siglo XX sino también del mundial. Obras como 'Un tranvía llamado deseo', popularizada gracias a la película que sobre ella hizo Elia Kazan (inolvidable el papel de Marlon Barndo como el violento Stan Kowalski), o 'La gata sobre el tejado de zinc', también llevada al cine, forman parte de lo más granado de la dramaturgia contemporánea.

Ambas obtuvieron el Premio Pulitzer pero, junto a ellas, Williams nos ha legado otras tan magníficas como 'El zoo de cristal', 'La noche de la iguana' o 'La rosa tatuada', que han sido representadas en los mejores teatros del mundo.

Todas se enmarcan en un estilo bautizado como "gótico sureño" en el que se encuadra así mismo la obra de, por ejemplo, William Faulkner y caracterizado por reflejar las peculiaridades de la vida en el sur de Estados Unidos. Menos conocido respecto a Tennessee Williams es su faceta de pintor, bien es cierto que como aficionado. Precisamente ahora pueden verse algunos de sus cuadros en una exposición sobre su figura que se ha inaugurado en La Habana.

Son acrílicos pintados sobre lienzo y, junto a ellos, pueden contemplarse fotografías y ediciones, programas y vestuario de sus obras. La muestra es fruto de la colaboración entre 'The Gallery on Green' de Cayo Hueso (Florida) y el Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba y se enmarca dentro del proyecto 'Una sola raza'.

Bautizada como 'Tennessee Williams: dramaturgo y pintor', la exposición ha sido posible gracias a la reapertura de relaciones entre Estados Unidos y Cuba después de 50 años, que también ha afectado al ámbito cultural. Cabe recordar de paso que muchas obras del dramaturgo norteamericano fueron en su momento escenificadas en la isla. Así, la citada 'Un tranvía llamado deseo' y 'Dulce pájaro de juventud'.

Foto: Mitch Barrie.