La Confesión de Grisham se vuelve Best Seller

Una novela narrada desde un punto de vista diferente lleva al lector a descubrir facetas inexploradas de una historia y los personajes a la vez que permite al autor lucirse con una óptica totalmente diferente.

La última novela de John Grisham que aún no se editó en español, La confesión, es un thriller legal con un propósito serio que ha alcanzado cifras de venta increíbles que le permitieron colocarse en el puesto número de la lista de bestsellers del New York Times.

En esta obra, Grisham se centra en el sistema de pena de muerte en Texas, que cuenta la historia de un joven condenado a muerte por un crimen que afirma que no cometió y en libertad condicional a tres estados de distancia un hombre extraño se confiesa como quien había cometido ese asesinato.

La confesión sigue la mecánica del sistema de pena de muerte y cómo los actores involucrados tratan de sortear la justicia y dilatar las horas hasta la ejecución.

De la novela se destacan como puntos fuertes que se trata de una historia fascinante que toma giros inesperados aunque muchos lectores que buscan historias cerradas se encontrarán con que la conclusión o "moraleja" de la historia no es fácil de conseguir. Esto, sin dudas, ha sido pura intención del autor.

La confesión es una novela seria y conmovedora, sin ser previsible o cliché. En ella, Donte Drumm es un joven negro condenado a muerte por el asesinato de una mujer joven cuyo cuerpo nunca fue encontrado. Donte afirma la inocencia, y un hombre extraño en Kansas dice ser el asesino. Lo que se desarrolla la próxima es a la vez tenso y perseverante, con altas apuestas y el papeleo.

Lo que da a La Confesión una perspectiva inesperada es que Grisham no centra su novela en el hombre condenado, su familia, o incluso el hombre que afirma ser el verdadero asesino. En cambio, la historia es contada desde el punto de vista de un joven pastor de Kansas que es involuntariamente arrastrado a la saga y las luchas con las complejas implicaciones de su papel.

La última novela de Grisham aborda un tema grave desde el punto de vista serio, con un montón de detalles sobre los tecnicismos legales, la realidad de prisión y asuntos sociales.

A pesar de que puede sonar una novela demasiado ténica o lenta, la verdad es que los personajes y la historia van muy rápido y con un ritmo fuerte, lo cual es el estilo y marca personal del autor que, quienes sean asiduos lectores de Grisham, disfrutarán hasta la última de sus más de 400 páginas.