El retorno de Charles Bukowski (2 de 2)

Acabamos el repaso a los últimos lanzamientos editoriales en torno a la figura del genio literario Charles Bukowski que comenzamos en el anterior post del link:

Recopilación de 72 poeamas inéditos de Bukowski

'El padecimiento continuo'
'El padecimiento continuo' recupera 72 poemas inéditos en castellano de Bukowski, la misma editorial, Visor, ha publicado otros volúmenes de poemas del autor, escritos entre 1974 y 1977, El amor es un perro del infierno, y Guerra sin cesar, recopilación de poemas de 1981 hasta 1984. Poeta prolífico, Bukowski se muestra más conciso y contundente a través de unos poemas, que como no podía ser de otra manera, son escritos con un estilo tan libre como uno se puede imaginar: después de todo / combatimos en esta guerra / para perder / al final. / Una época ésta / como Otras epocas / como Otras noches / como Otra ciudad / esperando que nos llegue / la muerte. De nuevo, Bukowski levanta los puños, porque él siempre sale victorioso, sabedor de que la vida es una derrota continua y prolongada que sólo se pone fin ante la muerte, pero para él, así son las cosas, y lo celebra, sin que sienta pena ni rencor por nada, porque las cosas son así, y él, así vivió, sin otra bandera que la suya, y evidentemente, sin lamentarse ni quejarse de nada.

'Lo que más me gusta es rascarme los sobacos'
Bukowski, en un BMW, aparcado en su jardín, bebiendo vino a su ritmo, entrevistado por la gran Fernanda Pivano, es lo que nos depara 'Lo que más me gusta se rascarme los sobacos'. La periodista, escritora, traductora, recordémoslo, tradujo al italiano por primera vez a Kerouac, a Hemingway, a Edward Lee Masters, a Bob Dylan, y más recientemente, en Breat Easton Ellis y Chucho Palahniuk. Su muerte, en 2009, sirvió para reivindicar a una autora que enseguida quiso mostrar el valor de la obra de Allen Ginsberg, Jack Kerouac, Gregory Corso, Lawrence Ferlinghetti, con quien estableció una gran amistad, de la misma manera que lo hizo con Henry Miller, William Burroughs, Charles Bukowski, que le permitió, entre otros asuntos, ser capaz de asimilar perfectamente cada palabra de la obra de los mismos, y así, ofrecer traducciones totalmente cuidadas al texto original. Por lo tanto, ¿quién mejor que ella para entrevistar Bukowski? Dos amigos, hablando sobre literatura y sobre la vida... dos amigos que ya no están pero que siempre serán, al menos, para todos aquellos que tengan un punto de vista sobre el arte y la vida tan pasional como realista.

Estas son algunas obras, bastante recientes y más que recomendables, para reivindicar una actitud tan honesta como despreciada por el autoritarismo del talante políticamente correcta: la de tener los pies en el suelo y no sufrir tanto ni del recurrente auto-engaño ni de fatalidad quejosa . Porque, como hace Bukowski, quizá, la única manera de reventar la realidad es a base de hostias.