Pablo Iglesias se lo tiene que hacer mirar

P Iglesias

El líder máximo de Podemos, Pablo Iglesias, ha aprovechado la presentación de un libro ”En Defensa del Populismo”, en la Universidad Complutense, su casa, para hacer populismo barato por su cuenta, atacando a los periodistas que normalmente se encargan de cubrir las actividades de su partido, a los que ha acusado de manipular la información para satisfacer a sus empresas y subir en el escalafón profesional. Y, de la misma forma que, en público, se permitió hace poco mofarse del lujoso abrigo que llevaba la periodista de El Español, Ana Romero, se ha permitido señalar directamente a un redactor de El Mundo, Álvaro Carvajal, como participante de esas manipulaciones, que tienen como objetivo decir que “Podemos lo hace todo fatal”, algo que ha provocado el abandono del acto de los periodistas presentes.

Y es que Iglesias no lo puede remediar. Lo mismo insiste en que hay que abandonar la prepotencia y presentar una cara más amable de su partido, que sin solución de continuidad, pasar al insulto, a la descalificación de cualquiera que le lleve la contraria (y ahí está la purga que ha hecho en el partido), o ponga en duda su sentido de la democracia y el respeto a las posturas e ideas ajenas. Este jueves ha querido hacer un ejercicio psicoanalítico de la relación freudiana entre Podemos y la prensa cuando debía haberse centrado en la relación entre él, y los medios. Y, sobre todo en él y en ese ego que no le cabe en la mochila y que le hace caer en el insulto con una facilidad preocupante. Evidentemente tiene que hacérselo mirar. P.O.

Sobre el autor de esta publicación