Violencia en el fútbol

Ultras del Racing de Santander y Málaga quedan para quedarse y forman una batalla campal

Aficionados radicales de Racing de Santander y Málaga quedaron para quedarse en las previa del partido que enfrenta a ambos clubes en Santander

racing-malaga batalla campal ultras

racing-malaga batalla campal ultras

Grupos de aficionados radicales del Real Racing de Santander y del Málaga Club de Fútbol han quedado este sábado para pegarse en la zona de los Jardines de Piquío de la capital cántabra, donde se han citado alrededor de 50 personas que han protagonizado una "batalla campal", previa al encuentro que disputarán ambos equipos por la tarde, y que no estaba calificado como de "alto riesgo".

El enfrentamiento entre hinchas de uno y otro conjunto se ha producido sobre las once de la mañana en la zona de los Jardines de Piquío, próxima a los campos de sport del Sardinero, donde se celebrará el partido.

Los "graves disturbios" han tenido lugar apenas un mes después de los que mantuvieron en el centro de la ciudad seguidores del conjunto verdiblanco y del Oviedo.

Esta vez, la pelea entre ultras rancinguistas y malagueños ha sido junto a establecimientos hosteleros de Piquío, que el gerente de uno de ellos ha calificado de "batalla campal", en declaraciones a RNE.

A juicio de este testigo, aunque "han llegado tranquilamente" al lugar para desayunar, "se ve que habían quedado para pelearse", y ha indicado al respecto que portaban "bengalas" y que han "destrozado" también mobiliario del local, con lo que ahora tiene que "perder tiempo y dinero" por culpa, ha dicho, de "esta gentuza".

La delegada del Gobierno, Ainoa Quiñones, ha señalado a la misma emisora que el Racing-Málaga no estaba calificado como partido de "algo riesgo", pero tras lo ocurrido se va a reforzar la seguridad y se van a intensificar los controles de acceso al estadio, con lo que "van a pagar justos por pecadores".

Por ahora, no hay detenidos por estos sucesos, que el Racing ha condenado a través de su cuenta en Twitter, publicando el siguiente mensaje: "El Real Racing Club condena los actos violentos ocurridos esta mañana en Piquío, estos hechos no representan ni al racinguismo ni a la afición del fútbol español. La violencia no tiene cabida en Los Campos de Sport de El Sardinero #RacingMálaga".

También lo ha hecho la delegada del Gobierno tras un enfrentamiento "organizado y premeditado": "No me cabe en la cabeza que personas queden para pegarse entre sí", ha admitido, a la par que en otra entrevista radiofónica se ha confesado "cabreada" y "asustada". "No me lo creo", ha insistido.

Ha sido en la Cadena Ser, a la que ha indicado que la pelea ha durado poco tiempo gracias a la rápida intervención policial, apenas "un minuto", según ha señalado, y tras indicar que se va investigar lo sucedido y a revisar cámaras de seguridad, se ha mostrado convencida de que "en breve" habrá arrestos por estos hechos, como sucedió con el enfrentamiento entre racinguistas y ovetenses.

A través de un comunicado, Quiñones ha condenado las "imágenes lamentables protagonizadas por quienes se consideran aficionados deportivos cuando lo que hacen no representa ni al fútbol ni al deporte, sino de la violencia gratuita y que empaña la imagen de los verdaderos aficionados".