Telecinco despide 'B&b': crónica de una cancelación anunciada

La ficción, protagonizada por Belén Rueda, se despide esta noche de Telecinco

bb

"Sexy y luminosa". Así definía Daniel Écija la esencia televisiva de su nueva serie.durante una convocatoria de prensa en la sede de Telecinco. Se trataba de B&B, una producción centrada en la efervescente redacción de revista.

Las redacciones siempre son una localización perfecta para crear tramas. Y B&B aterrizó en Telecinco con una historia interesante y que entraba por los ojos, con ayuda de esa luminosidad que hacía referencia Écija y que es tan importante para llegar a las grandes audiencias. Y es que dicen los gurús que la oscuridad invita al zaping. Aunque no siempre hay que creerse a los gurús.

Belén Rueda, Gonzalo de Castro, Dani Rovira, Fran Perea, Luisa Martín y Macarena García eran algunos de los principales intérpretes de esta producción coral. Sin embargo, B&B ha terminado pasando desapercibida para los grandes públicos. No ha calado y esta noche dice adiós.

Tal vez se estrenó en un momento en el que el público ha interiorizado otra forma de rodar ficción, donde el artificial plató, con decorados de cartón-piedra, da paso a localizaciones reales. Pero, además, B&B ha sufrido un crucial daño colateral: un maltrato en la programación.

Por momentos, ha dado la sensación de que ni Telecinco confiaba en su apuesta. Tras acabar la primera temporada en alto, con emoción máxima, dejando colgados a Belén Rueda y Andrés Velencoso en un acantilado a vida o muerte, los responsables de la cadena de Mediaset decidieron paralizar una eternidad la emisión. La segunda etapa no llegaba nunca. Y el público fiel se fue olvidando de la serie.

Con este largo apagón, cualquier tipo de expectación por el regreso de B&B se enfrió. Y hoy B&B se va silenciosa de la programación. Su último episodio se emite suelto en el desierto de las navidades.

De hecho, la semana pasada se volvió a paralizar la emisión de la serie para ceder hueco a la final de Gran Hermano 16. Semanas antes sucedió lo mismo para proyectar 8 Apellidos Vascos y Avatar.

Que los espectadores de B&B perdieran el hilo daba igual, lo importante era la táctica de programación para mantener la media mensual de cuota de pantalla. Y ahí B&B pasó a segundo plano. Ya era serie cancelada.

Así es la televisión: consecuencia de los contenidos, pero también resultado de la estrategia de programación, esa táctica en la que se ordenan, mejor o peor, los productos en la parrilla. Al final, B&B ha sufrido los daños colaterales de la televisión de quita y pon, donde importa más un número de audímetros que un espectador cómplice.

Sobre el autor de esta publicación