¿Te pueden despedir estando embarazada?

Mujer embarazada

Mujer embarazada

Son muchas las mujeres que se plantean la pregunta de si es legal que las despidan estando embarazadas. Pues bien, independientemente de que la empresa o el empresario conozca la situación de la mujer embarazada, su despido será calificado como nulo. Por lo tanto, si se hace defectivo el despido laboral de la mujer trabajadora cuando está embarazada, el Órgano Judicial lo calificará como nulo, en base a lo establecido por el Tribunal Supremo: "El despido de la mujer embarazada se configura como un supuesto de una nulidad objetiva, distinta de la nulidad por causa de discriminación […] y que actúa en toda situación de embarazo, al margen de que existan o no indicios de tratamiento discriminatorio o, incluso, de que concurra o no un móvil de discriminación".

Despido de una mujer embarazada

La ley laboral protege a la mujer embarazada y a la madre primeriza. Por el simple hecho de estar embarazada cuentas con una serie de derechos que nadie puede vulnerar. Algunos de estos derechos los ejercerás de manera automática, y otros tendrás que negociarlos con la empresa para la que trabajas. Según la normativa vigente en la actualidad, el despido de una mujer embarazada es completamente nulo de pleno derecho.

Es más, el despido de una mujer embarazada se considera discriminatorio, independientemente de si el empresario o la empresa conoce o no esta situación. Por este motivo, ante un despido, el Juzgado de lo Social lo considerará nulo, y la mujer deberá ser reincorporada a la compañía en las mismas condiciones de las que venía disfrutando. Además, la empresa tendrá la obligación de abonarle los salarios que ha dejado de percibir desde la fecha de despido hasta el día de la reincorporación.

Del mismo modo, si el despido se produce después de dar a la luz, también será calificado como nulo, teniendo en cuenta que la situación de maternidad y lactancia son protegidas de la misma manera por la ley laboral que la de embarazo. Teniendo esto en cuenta, las consecuencias del despido de la mujer reincorporada tras la maternidad tiene los mismos derechos que si el despido se hubiera llevado a cabo durante la gestación.

En definitiva, la principal consecuencia de que el despido de una mujer embarazada sea calificado como nulo es la reincorporación de ésta a su puesto de trabajo en las mismas condiciones de las que venía disfrutando. Además, la empresa tiene que abonarle los salarios que ha dejado de percibir desde su despido hasta la fecha en la que se reincorpore a su puesto de trabajo (denominados salarios de tramitación). A los salarios de tramitación se le suma la cotización de la Seguridad Social.

Baja por riesgo

Si el trabajo puede afectar negativamente de alguna manera a la salud de la madre trabajadora o la del bebé, y no existe otro puesto de trabajo, la mujer embarazada tiene derecho a la suspensión del contrato laboral con reserva del puesto de trabajo.

Durante este tiempo, percibirá su sueldo de forma directa abonado por la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) o de la mutua. Una vez finalice la aja por esta razón, sino se produce la reincorporación de la mujer a la compañía será considerado nulo, con la consecuencia directa de la reincorporación a su puesto de trabajo.

La prestación de riesgo durante el embarazo, o REM, suple la carencia de rentas por una eventual suspensión del contrato de trabajo por existir riesgo para la salud del bebé. En 30 días como máximo será resuelta la solicitud de maternidad por el INSS.

Baja por maternidad

La mujer derecho a 16 semanas de baja por maternidad, cobrando el 100% del salario. Si es un parto o adopción múltiple, se suman dos  semanas más por cada hijo adicional. Y si el bebé ha de estar hospitalizado , tantos días más como dure el ingreso, hasta un máximo de 13 semanas.

Además, la madre puede ceder al padre una parte de su baja, hasta 10 semanas, siempre y cuando las 6 semanas posteriores al parto sean para ella. El padre puede disfrutar dicho descanso tras la baja maternal o de manera simultánea.

Para solicitarla inmediatamente ocurrido el parto, el doctor entregará a la madre un informe de maternidad, original y copia. La mujer debe entregar el original en tu empresa, que le entregará un certificado para presentar en el INSS.