¿Por qué dormir bien es fundamental para tu salud?

Dormir bien

Dormir mal puede dar lugar a múltiples problemas de salud si esta situación se mantiene durante un largo periodo de tiempo: alteraciones en el peso corporal, estrés, falta de atención y concentración... Hay quiene creen que dormir bien únicamente es un proceso de descanso de la actividad tanto a nivel físico como mental. Pero lo cierto es que durante las horas de sueño tienen lugar procesos celulares en todos los niveles, lo que supone una recuperación completa del cuerpo humano.

Por esta razón es tan importante dormir bien. De lo contrario, es imposible tener un buen desarrollo integral. Los expertos consideran que quienes duermen entre siete y ocho horas al día tienen un buen metabolismo. El simple hecho de irse tarde a la cama puede generar cambios en este proceso. Además, señalan que un sueño reparador es clave para evitar la propensión a la diabetes y a la obesidad.

Sin embargo, el ritmo de vida actual limita las horas de sueño de muchas personas. Según indican los últimos estudios, un adulto promedio duerme como máximo seis horas y media al día, lo cual resulta insuficiente para el desarrollo integral. El insomnio es una de las patologías más comunes en la actualidad: se calcula que entre el 10% y el 15% de la población adulta lo sufre de manera crónica, y que entre el 25 % y el 35% lo ha sufrido en alguna ocasión.

La importancia de dormir bien para la salud

Dormir le da al cerebro y al cuerpo el tiempo que necesitan para recuperarse del estrés diario. Después de un descanso reparador, las personas se levantan con energía y listas para tomar decisiones. Dormir bien ayuda a sentirse más optimista, más alerta, y a tener una mejor relación con las personas. También es esencial para combatir enfermedades.

No dormir lo suficiente hace que el cerebro tenga problemas para desempeñar funciones básicas, así como para recordar cosas o para concentrarse. Del mismo modo que el cerebro necesita dormir entre siete y ocho horas para recuperarse, el cuerpo también lo necesita. Descansar menos del tiempo recomendado por los profesionales de la salud aumenta el riesgo de sufrir enfermedades como:

  • Diabetes: el insomnio hace que el cuerpo no funcione de manera adecuada al controlar los niveles de azúcar en sangre.
  • Enfermedades cardiovasculares: la falta de sueño provoca un incremento de la presión arterial y la inflamación.
  • Obesidad: el hecho de no dormir lo suficiente hace que las personas sean más propensas a comer en exceso, sobre todo alimentos con un alto contenido en grasas y azúcares.

Consejos para dormir mejor

Dormir bien es imposible sin un estilo de vida saludable. Hacer ejercicio físico con regularidad es clave para descansar mejor. El hecho de mantenerse activo, con actividades simples como caminar o nadar, ayuda a conciliar más rápido el sueño y conseguir un mejor descanso. Ahora bien, no es recomendable hacer ejercicio por la noche, ya que la actividad genera una activación del organismo que tarda unas horas en desaparecer.

Los expertos insisten en la importancia de establecer horarios regulares para dormir mejor. Hay que hacer todo lo posible por acostarse y levantarse todos los días a la misma hora, siempre que sea posible. De esta manera, poco a poco el cuerpo se irá entrenando mediante pautas concretas para conciliar el sueño y dormir mejor.

La alimentación es uno de los pilares más importantes en el estilo de vida saludable. Hay que hacer una cena ligera ya que una digestión pesada dificulta en gran medida la conciliación del sueño y, por lo tanto, impide un correcto descanso.

Hay que evitar realizar actividades mentales antes de acostarse por una razón muy simple: es imposible dormirse cuando la parte racional del cerebro está activada. Para evitar este tipo de alteraciones, puede resultar de gran ayuda dedicar 10 o 15 minutos antes de irse a la cama a practicar la meditación.

Las bebidas con cafeína, como el café, el té o los refrescos, hacen que sea más difícil conciliar el sueño. Aunque la cafeína puede resultar de gran ayuda para mantenerse con más energía durante el día, es conveniente evitar este tipo de bebidas a partir de la media tarde para dormir bien durante la noche.

Y, por último, la habitación donde se duerme debe tener tranquilidad y relax absolutos.