Italia no puede con Paraguay

Hoy el Mundial nos ha regalado un partido rico en detalles. Hemos visto a Italia combinar en los primeros compases aunque al verse por detrás en el marcador ha vuelto al fútbol directo. También hemos observado una selección paraguaya muy competitiva y que no se lo va a poner fácil a nadie. En Ciudad del Cabo no ha parado de llover y eso ha marcado el tono del partido, rápido, agresivo, en el que se intuía un gol en cualquier jugada. Pero sobre todo hemos visto un partido disputado, de los de Mundial, en el que la vigente campeona ha sacado su orgullo  para empatar un partido que se le había puesto muy cuesta arriba.

Tras el fracaso de Donadoni en la Eurocopa, Italia volvió a llamar al seleccionador que les llevó a lo más alto, Lippi, para defender con garantías el título. Paraguay es una selección seria y agresiva, a veces un poco excesiva en sus entradas, que ha sufrido en sus carnes el dolor pues su máximo goleador en la clasificación, Cabañas, fue disparado con una pistola y estuvo a punto de perder la vida. Con la bala aún en la cabeza se recupera mientras sus compañeros quieren brindarle un buen Mundial.

La azzurra ha salido valiente con Montolivo tratando de imitar a Ozil y con Pepe, reciente fichaje de la Juve, muy incisivo por banda. Sin embargo no sólo no han llegado las ocasiones  para Italia sino que en el minuto 38 el paraguayo Alcaraz mandaba un testarazo inapelable a la red. El gol supondría un mazazo para cualquier selección pero no para Italia. Los italianos tienen algo, difícil de explicar pero que forma parte de la magia del fútbol, y es que son ganadores por encima de todo, como fiables son los alemanes o atrevidos los brasileños. Uno ve a los italianos y sabes que de alguna manera te van a marcar.

Algo así ha debido sentir Paraguay que ha buscado en los albores del segundo tiempo el gol  con el que ampliar su ventaja. Buffon, por su parte, había tenido molestias que le han hecho temer por una recaída de la lesión que ha sufrido previa al mundial, siendo sustituido por Marchetti. Los guaranís han debido pensar que con el portero suplente Jabulani podría hacer una de las suyas pero para su desgracia la cantada del día ha sido de su guardameta, Justo Villar, que ha fallado a la salida de un córner mediada la segunda parte y ha regalado el empate a De Rossi.

Las tablas han animado a los italianos que se han ido arriba aunque sin mucho peligro y los últimos minutos han transcurrido sin ocasiones claras a excepción de un tiro lejano de Montolivo y de una internada del argentino Barrios, inconmensurable. Los paraguayos no son conscientes del acierto de nacionalizarle. Además Camoranesi debió ver la segunda amarilla por una fea entrada cuando el partido se acercaba al final.

Uno de los aspectos que se destacan siempre de Italia es que es un equipo que progresa con los partidos, que en un Mundial va de menos a más, por lo que si éste ha sido su peor partido no cabe duda que va a ser un rival temible en los cruces. Por algo son cuatro veces campeones del mundo. Sin embargo no me han acabado de gustar los delanteros, que han tenido una discreta actuación, así como su veterana defensa que va a tener que echar mano de su experiencia para compensar la falta de velocidad, si quiere frenar a los delanteros rivales.

Paraguay ha mostrado su candidatura a la segunda plaza del grupo y no me cabe duda de que va ser un rival muy difícil para cualquiera y si no basta con recordar Francia 98 cuando España fue apeada por los paraguayos en la primera fase.

Mañana se juega el otro partido del grupo entre Nueva Zelanda y Eslovaquia y se pondrá en marcha el esperado grupo G con los debuts de Portugal y Brasil. El fútbol latino comienza a hacerse notar.