España se estrella contra Suiza

España se estrella contra Suiza

torres_articulo2.jpg

La selección española debutó este miércoles con derrota frente a Suiza en el Mundial de Sudáfrica en la mayor sorpresa de lo que llevamos de campeonato, un resultado que complica el camino clasificatorio del equipo de Del Bosque y su hipotético cruce de octavos de final. España fue mejor y no mereció la derrota, pero no supo romper el entramado defensivo de un conjunto helvético que sólo creó tres ocasiones y aprovechó una de ellas. En su próximo encuentro, el del próximo lunes ante la débil Honduras, no habrá margen de error. Un exceso de confianza no sería bueno. La selección hondureña ya truncó las ilusiones de España en el estreno de 'su' Mundial en el año 82.

El choque comenzó como se esperaba, con Iniesta finalmente en el once inicial, España moviendo el balón al primer toque en el centro del campo y Suiza abusando de los pases largos. El conjunto helvético asumió el papel de víctima que había anunciado su central Grichting en la víspera al afirmar que su selección perdería “ocho de los diez partidos que jugara con España” y la primera misión de Suiza fue sólo la de destruir el juego del rival en el centro del campo.

Así, con mucho orden y acumulación de jugadores, Suiza salvó el primer cuarto de hora, en el que España gozó de una posesión del balón superior al 75% pero no creó una sola ocasión, tan sólo una caída de Silva en el área con un contacto que a Webb no le pareció suficiente como para decretar penalti. El canario tampoco se lo reclamó.

Fue el propio Silva el que con un disparo detenido por Benaglio protagonizó la primera ocasión española antes de que Piqué se internara en el área y recortara a un defensa pero el portero taponó perfectamente el remate del barcelonista.

España mejoraba con el pase de los minutos de la mano de Iniesta, al que el conjunto helvético frenaba una y otra vez con faltas. En una de ellas llegó un libre directo en la semi luna del área que no aprovechó Villa al estrellar su lanzamiento en la barrera.

La ‘Roja’ mandaba, pero Suiza, en la que Senderos se retiró lesionado a diez minutos del descanso al dañarse fortuitamente golpeando a un compañero en un despeje, cumplía con su objetivo.

Un lanzamiento fuera de Xabi Alonso y una jugada personal de Villa que acabó deshaciendo la defensa cerraron sin goles la primera parte.

Argentina y Brasil ya habían demostrado en los días previos la dificultad de desbordar en el fútbol actual  a selecciones que sólo piensan en defender y más, en un Mundial en el que las plazas no se adjudican por sorteo.

Se concreta la sorpresa

Si el empate sin goles al descanso no era lo más previsible, menos predecible era que Suiza se adelantara. Y fue Gelson Fernandes el que certificaría la sorpresa. Derdiyok recibió un pase en profundidad en el área, Casillas en su salida erró al intentar despejar con sus pies en lugar de con las manos y el caboverdiano, tras dos rechaces y en posición dudosa, adelantó a su selección.

España necesitaba algún revulsivo y Del Bosque apostó  por Fernando Torres y Navas, que sustituyeron a Busquets y a Silva. Villa agradeció la entrada del delantero del Liverpool, la ‘roja’ ganó presencia en ataque y las ocasiones comenzaron a sucederse.

Dos remates fuera de Torres, que salieron muy cerca del poste derecho de la portería suiza confirmaron la reacción de España, antes de que Xabi Alonso estrellara en el larguero un potente lanzamiento.

Con la selección volcada, Suiza estuvo cerca de sentenciar el choque, cuando Derdiyok regateó en el área a Piqué y a Puyol y con el exterior de su pie derecho chutó al poste izquierdo de la portería española con Casillas ya batido.

Con un exceso de precipitación y con Navas como único argumento en los extremos, la lesión de Iniesta en el minuto 77 se sumó a la lista de desgracias de la ‘roja’. El albaceteño se resintió de sus molestias en el muslo derecho. Así, sin su principal argumento en ataque, en los últimos minutos España renunció a sus señas de identidad y buscó un fútbol más directo, colgando centros al área que no inquietaron a Suiza.

Un disparo de Navas, que salió a escasos centímetros  del poste derecho de Benaglio, fue la última clara opción de la campeona de Europa para empatar. Final del partido y sorpresa monumental.

Ahora, España tendrá que superar a Honduras el próximo lunes y previsiblemente esté obligada a derrotar a Chile, el viernes 25, para garantizar su presencia en octavos de final. En ese cruce, salvo carambola, España podría encontrarse con Brasil si la ‘canarinha’ cumple los pronósticos y es primera de su grupo.

Pero ahora no toca hacer esas cábalas, sólo pensar en ir paso a paso y en vencer los dos próximos partidos. Es el momento de que la desmedida euforia que invadía el país en las horas previas al debut de España no se convierta en negatividad. Que la derrota sirva para que la selección y su entorno pongan los pies sobre la tierra, porque España no mereció la derrota y depende de sí misma para estar en la siguiente fase. Eso sí, tras lo visto en  Durban, será más fácil que lo consiga con dos delanteros en el campo.

ESPAÑA 0 -  1 SUIZA

ESPAÑA: Casillas; Sergio Ramos, Puyol, Piqué, Capdevila; Busquets (Torres, min.62), Xabi Alonso, Xavi, Silva (Navas, min.62), Iniesta (Pedro, min.77); y Villa.

SUIZA: Benaglio; Lichtsteiner, Grichting, Senderos (Von Bergen, min.36), Ziegler; Barnetta (Eggimann, mi.90) Inler, Huggel, Gelson Fernandes; Derdiyok (Yanin, min.79) y Nkufo.

GOL: 0-1. Fernandes, min.52.

ÁRBITRO: Howard Webb (ING). Amonestó a Grichting (min.30), Ziegler (min.73) y a Benaglio (min.90), de Suiza.

ESTADIO: Moses Mabhida de Durban.