España debuta en el Mundial entre la euforia de la afición y la desolación por la crisis y el paro

Máxima expectación deportiva y también política ante el estreno de la Selección Nacional de Futbol de España en el Mundial de Sudáfrica y frente al equipo de Suiza con el que los 23 hombres de Vicente del Bosque se verán las caras a las cuatro en punto de la tarde. Una hora en la que sin lugar a dudas se va a parar gran parte del país que permanecerá pendiente de la retransmisión del partido que efectuará Telecinco, la cadena de Berlusconi que le compró los derechos del Mundial al Grupo Prisa como consecuencia de los graves problemas económicos por los que atraviesa el que fuera primer grupo de comunicación español, próximo al Gobierno de Zapatero.

A un Gobierno gravemente enfermo y a la deriva que hoy aprueba el decretazo de la reforma laboral que está en la base de la huelga general convocada por CC.OO y UGT para el otoño, y que espera que los triunfos de la Selección española, ‘la roja’, sirvan para calmar los ánimos de la gran mayoría de los ciudadanos que sufren en su trabajo y en sus familias la inclemencia de la crisis económica. Como esperan que la propia imagen de España en el mundo se pueda revitalizar con una proeza deportiva en la cita surafricana, a ver si un milagro futbolístico da a España lo que le quitan los mercados sabedores de la fragilidad del Gobierno, la debilidad del presidente Zapatero y de la enorme deuda pública y privada que soporta nuestro país.

Ante este primer partido de España frente a Suiza nadie pone en duda la victoria de España, porque cualquier otro resultado provocaría una gran decepción nacional. Lo que parece más que improbable por la calidad y la trayectoria del equipo español y de sus notorias estrellas, los Villa, Torres, Casillas, Xavi, Puyol, Alonso, Iniesta (este último en duda por su reciente lesión) etcétera, todo un equipo conjuntado y bien entrenado donde se integran jugadores de todas las regiones de España, ofreciendo una imagen de cohesión y unidad que ya la quisieran los españoles en la política para afrontar los  graves desafíos que tenemos en todo el territorio nacional.

Si Iniesta es finalmente baja, Mata o Pedro cubrirían su hueco en un once que, por lo demás, está claro. Casillas, en portería, Sergio Ramos, Puyol, Piqué, y Capdevila –que parece que le ganará la partida a Arbeloa en el lateral izquierdo–, son fijos en defensa, con Busquets, Xabi Alonso, Xavi y Silva en el centro del campo.

Arriba, Del Bosque apostará por Villa como único punta, antes de que Fernando Torres, ya recuperado de su operación en la rodilla, esté al cien por cien para ser titular. El otro jugador que llegó ‘tocado’ a la concentración, Cesc Fábregas, también parece que esperará su oportunidad desde el banquillo.

Suiza, mermada por las bajas

Suiza, que afronta su novena fase final mundialista intentando superar por primera vez la barrera de octavos, basará sus opciones de dar la sorpresa en una solidez defensiva de la que ya dio cuenta en Alemania 2006, donde fue eliminada en octavos sin encajar un solo gol.

Además, el combinado helvético, que logró el billete hacia Sudáfrica liderando, por delante de Grecia, su grupo europeo, ha hecho más hincapié en este aspecto con la llegada al banquillo, tras la Eurocopa de Austria y Suiza, del alemán Ottmar Hitzfeld, que ha dotado de rocosidad a un equipo al que le falta ‘pegada’ para estar un escalón por encima.

El experimentado técnico germano confía en una selección de jóvenes talentos –el pasado noviembre Suiza ha sido campeona del mundo sub-17– acompañados de nombres importantes como los de los centrocampistas Tranquillo Barnetta y Hakan Yakin o el del capitán y goleador Alexander Frei, que se ‘perdió’ la última Eurocopa tras lesionarse en el primer partido y que mañana será baja por un esguince de tobillo.

Pero ante todo el cuadro suizo es un bloque. Diego Benaglio, portero del Wolfsburgo, aporta garantías y en la defensa todos están pendientes del rendimiento que pueda dar el nuevo central del Fulham y ex del Arsenal Philippe Senderos, que está algo falto de forma.

En el centro del campo, también destaca Valon Behrami, que, con problemas en el muslo, tampoco podrá estar ante España. Arriba, los encargados de llevar el peligro a la meta de Casillas serán Derdiyok (Bayer Leverkusen) y Nkufo (Twente).

ALINEACIONES PROBABLES:

ESPAÑA: Casillas; Sergio Ramos, Puyol, Piqué, Capdevila; Busquets, Xabi Alonso, Xavi, Silva, Iniesta; y Villa.

SUIZA: Benaglio; Grichting, Lichtsteiner, Senderos, Ziegler; Barnetta, Inler, Huggel, Gelson Fernandes; Derdiyok y Nkufo.

ÁRBITRO: Howard Webb (ING).

ESTADIO: Moses Mabhida de Durban.

HORA: 16.00/Telecinco.