El Rey lloró cuando escuchó la grabación en la que Tejero hablaba de Armada el día del golpe de 23-F

Con motivo del 30 aniversario del golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, el que fuera director de la Seguridad del Estado en los días del golpe de Estado, Francisco Laína, declaró al diario El País que el Rey don Juan Carlos lloró durante la reunión de la Junta de Defensa Nacional celebrada el 24 de febrero de 1981 -cuando el golpe ya había fracasado-, al escuchar una grabación de la conversación que el teniente coronel Antonio Tejero mantuvo con el civil golpista García Carrés. El abogado Jorge Trías en declaraciones a TVE asegura que el Rey lloró cuando en la grabación se escucha a Tejero decir que Armada ha mencionado al Rey.

reyGrabación en la que, según Laina, Tejero decía a García Carrés que Armada había ido al Congreso porque “lo que pretendía era la poltrona y le daba igual una junta militar que un gobierno con comunistas”.

Asimismo, Laina declaró que meses antes del golpe del 23-F había recibido un informe de la policía en el que se recogían informaciones según las cuales el Rey criticaba abiertamente al presidente Adolfo Suárez y se declaraba a favor de su sustitución. Asimismo, el que fuera director de la Seguridad del Estado confirmó que la mujer de Tejero esa noche del golpe había hablado reiteradas veces con los periodistas Emilio Romero y Luis María Ansón.

Lo que no dice Laina es por qué no se aportaron las cintas de las grabaciones a los golpistas, que eran las pruebas determinantes, al juicio del 23-F, ni por qué el mismo no declaró sobre las mismas en dicho procedimiento, ni que ha sido de esas grabaciones.

Asimismo, en las revelaciones de El País y en otras del diario El Mundo, donde se incluye una entrevista con el que fuera abogado de Tejero, López Montero, y con el general Armada. Montero señala que Tejero se entrevistó con Miláns del Bosch en una finca de Albacete –a donde el Guardia Civil llegó en ¡helicóptero!- poco antes del golpe de Estado; que Tejero acordó no implicar a Cortina, el super agente del Cesid inmerso en el golpe –que salió absuelto del juicio del 23-F-; que se pretendió que no se interrogara a Enrique Múgica durante el juicio; y que el hoy director general de RTVE –y ex ministro de Defensa- amenazó a los abogados con ser expulsados del Colegio de Abogados si mencionaban el nombre del Rey durante el proceso.

En las declaraciones de Armada, en las que el general intenta presentarse como salvador del golpe, el golpista y conspirador afirma que diez días antes del golpe de Estado se entrevistó con el Rey en la Zarzuela (el 13 de febrero de 1981) y luego con el teniente general Gutiérrez Mellado. Armada intenta en vano desmentir que pretendiera montar un gobierno presidido por el y en el que figuraba Felipe González como uno de los dos vicepresidentes, tal y como lo escuchó la médico del Congreso y lo reconoció Tejero en sus conversación con García Carrés grabada por la policía.

Sobre todo esto Francisco Laina, que está preparando un libro sobre el golpe declara que en su opinión “Armada engañó a todos, convenció e implicó a Miláns y utilizó al Rey”.

Sobre el autor de esta publicación