'Cuéntame cómo pasó': el emocionante reflejo de un país que se cae pero que siempre termina levantándose

'Cuéntame cómo pasó' dispara su audiencia hasta un excelente 18 por ciento de cuota (3.397.000 de espectadores) en el último capítulo de la temporada, que ha recreado el incendio de Alcalá 20

cuentame1

'Cuéntame' cerró anoche su etapa número 16. La audiencia se disparó. Pero el episodio no fue fácil, reproducía el trágico incendio de la discoteca Alcalá 20.

Terminaba, así, el año 1983. La edad del pavo de la democracia daba paso a otra etapa de mayor responsabilidad, donde la sociedad española se dio cuenta de que había que dar más valor a la vida, valor a lo que tenemos.

Y esa sensación colectiva es lo que ha logrado transmitir, en su último episodio, la ficción de TVE y Grupo Ganga. Lo hizo introduciendo a la familia Alcántara en la discoteca que se escondía en los sótanos del Teatro Alcázar. Incluso reproduciendo el propio hall del teatro en Estudio. Era difícil rodar en la localización real, pues nadie quiere recordar la catástrofe. La muerte sigue presente en ese lugar, que se mantiene prácticamente intacto.

cuentame2Un episodio desolador y emocionante a partes iguales, que, además, gozó de una minuciosa documentación. La trama no traicionó lo que sucedió dentro de aquella sala de fiestas. Al contrario, explicó con claridad los problemas que fueron surgiendo en su interior. Divulgando, con datos de valor informativo, el hecho a través de la serie.

Porque ese es otro de los puntos fuertes de 'Cuéntame': cuenta nuestra propia historia con una maestría que será estudiada por próximas generaciones. Porque 'Cuéntame' no es una ficción más, es la serie de nuestra propia España.

16 temporadas después ha sabido crecer, evolucionar, avanzar. Como nuestro propio país. En puesta en escena, en fotografía, en guion y en calidad interpretativa. La complicidad que transmiten Imanol Arias y Ana Duato es sublime, y los más jóvenes de la ficción han pegado un estirón actoral hasta lograr dar una vibrante textura dramática a sus personajes, especialmente Ricardo Gómez (Carlitos) y Pablo Rivero (Toni).

Al final, la Familia Alcántara, a través de sus vivencias, crisis, anhelos, sueños, salidas de tono, ilusiones y la complicidad que desprenden en sus primeros planos, no sólo ha logrado que sintamos que es como nuestra propia familia. La Familia Alcántara ha conseguido personificar en sí misma la esencia de España como país, un país que se cae pero que siempre termina levantándose.

@borjateran

Sobre el autor de esta publicación