Crimea pide su anexión a Rusia y Putin firma la orden que la reconoce como Estado soberano

crimea-5002.jpg

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha firmado un documento por el que reconoce a Crimea como Estado soberano y, por tanto, con capacidad para tomar decisiones al margen de Kiev. El decreto firmado por Putin, que entra inmediatamente en vigor, incluye un reconocimiento para el "estatus autónomo especial" de Sebastopol, la ciudad crimea donde Rusia tiene estacionada a su Flota del Mar Negro, según recoge la agencia RIA Novosti. Este martes, Putin tomará la palabra en una sesión conjunta de las dos cámaras del Parlamento. Las autoridades rusas deben pronunciarse sobre el referéndum celebrado el domingo en Crimea y en el que más de un 96 por ciento de los que acudieron a votar respaldaron la anexión de la península a la Federación Rusa.

 

La Duma, la Cámara Baja del Parlamento ruso, estudia ya un proyecto de resolución presentado por todos los grupos parlamentarios en el que se respeta la “voluntad del pueblo de Crimea”, en referencia a la consulta, considera “ilegal” tanto por Kiev como por la Unión Europea y Estados Unidos.

Este lunes, el Parlamento crimeo ha votado por unanimidad solicitar a Rusia la reunificación de la península al territorio ruso. “Vamos a hacer todo lo antes posible y conforme a los procedimientos legales”, dijo el domingo el premier de la República Autónoma de Crimea, Serguei Axiónov, a la agencia rusa de noticias ‘Interfax’, nada más publicarse que la postura favorable a la reunificación había triunfado en el referéndum. Unas horas después, la República de Crimea, hasta ahora una autonomía en el seno de Ucrania, se ha autoproclamado como “un Estado independiente y soberano, que incluirá todo el territorio de la península bañada por el mar Negro, incluida la ciudad portuaria de Sebastopol”, que tendrá un estatus especial.

Crimea ha aprobado una Declaración de Independencia en la que se dirige a la ONU para que reconozca la soberanía de la nueva república y, al mismo tiempo, a la Federación Rusa para que acepte este territorio como sujeto federal. Crimea se propone entablar relaciones con el resto de países del mundo “sobre la base de la igualdad, la buena vecindad y los principios que rigen las relaciones internacionales en los ámbitos político, económico y cultural”.

El documento, que consta de 9 puntos, subraya que a partir de ahora en el territorio ya no tiene vigencia la legislación ucraniana, y tampoco se aplicarán las decisiones adoptadas por el Parlamento y otros órganos de poder ucranianos desde el pasado 21 de febrero, cuando se instaló el nuevo poder en Kiev tras deponer al régimen de Víktor Yanukóvich. También cesan las actividades de los órganos estatales ucranianos en territorio de Crimea, y sus prerrogativas, activos y fondos pasan a manos de la nueva república independiente. La única excepción serán los tribunales ucranianos, que seguirán ejerciendo sus funciones, pero sus decisiones no deben contradecir en ningún caso la Declaración de Independencia aprobada hoy por el Parlamento crimeo. Todas las estructuras, empresas y organizaciones creadas por Ucrania o con su participación en territorio de Crimea pasan bajo el control de la nueva república, al igual que todas las propiedades del Estado ucraniano en la península.

El penúltimo punto reza que la Rada Suprema (Legislativo) de Crimea se dirige a la Federación Rusa con la petición de que “acepte a la República de Crimea como nuevo sujeto federal”. Crimea, donde viven poco más de dos millones de personas, cuya mayoría son rusos étnicos, solicita a Rusia que la acepte en su seno con el estatus de república. Al respecto, el presidente del Parlamento, Vladímir Konstantínov, y el primer ministro, Serguéi Axiónov, han recibido la autoridad para suscribir los correspondientes tratados internacionales para el ingreso de la República de Crimea en la Federación Rusa.

Todas estas disposiciones entran en vigor desde el mismo momento de la aprobación del documento, según apunta el noveno punto de la Declaración de Independencia. El documento, que ha sido aprobado con el apoyo de 85 diputados, destaca en su introducción que el domingo en el referéndum el pueblo crimeo (un 95 %) expresó su deseo de ingresar en la Federación Rusa y, consecuentemente, de escindirse de Ucrania y formar un Estado independiente.

En otros documentos aprobados hoy por los diputados crimeos se decidió que la moneda nacional de la República de Crimea será el rublo ruso, aunque compartirá ese estatus con la grivna ucraniana hasta el 1 de enero de 2016. Crimea también adoptará el huso horario vigente en la capital rusa, Moscú, a partir del próximo 30 de marzo. Además, a partir de ahora la Rada Suprema cambiará su nombre por el de Consejo Estatal de la República de Crimea, que será el máximo órgano ejecutivo del territorio. Mientras no se apruebe una nueva Constitución, regirá la Carta Magna promulgada en 1998.

La consulta enfrenta a Rusia con Occidente

La declaración de independencia llega después de que el 96,77 % de los crimeos que participaron en el referéndum de este domingo votara a favor de la reunificación con Rusia. Según las autoridades locales, en la consulta, declarada ilegal por el Gobierno de Ucrania y casi la totalidad de la comunidad internacional, participó un total de 1.274.096 crimeos, lo que equivale al 83,1 % del censo electoral.

El presidente ruso, Vladímir Putin, defendió anoche la legitimidad del referéndum secesionista crimeo en una conversación telefónica con el presidente estadounidense, Barack Obama, quien recordó al jefe del Kremlin que Occidente adoptará sanciones si Crimea ingresa en la Federación Rusa. Estados Unidos y las cancillerías occidentales condenaron anoche la consulta, adelantaron que no reconocerán los resultados e hicieron una defensa a ultranza de la integridad territorial de Ucrania, que por su parte tachó de anticonstitucional la votación.

Putin intervendrá este martes ante el pleno del Parlamento ruso, que se reunirá en el Kremlin, según ha informado el vicepresidente de la Duma (cámara baja), Iván Mélnikov. Según las agencias locales, Mélnikov, del Partido Comunista de Rusia, ha precisado que Putin pronunciará su discurso sobre la suituación en Crimea a las 15.00 hora local (11.00 GMT).

Por su parte, el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, ha reiterado que Kiev nunca reconocerá el resultado del referéndum. “Rusia, y las autoridades de la autonomía todavía no entienden en qué crisis se han metido”, ha subrayado Yatseniuk, que dice estar dispuesto a negociar con Moscú pero no encañonados por las armas rusas.

Al mismo tiempo, el ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Andréi Deschitsa, ha pedido a Rusia “que no se meta en asuntos internos de Ucrania”, respondiendo así a la exigencia de Moscú de castigar a los extremistas responsables de las recientes muertes en Járkov, en el este de Ucrania, donde dos personas perdieron la vida en disturbios provocados presuntamente por un grupo de radicales ultranacionalistas.

La Rada Suprema (Parlamento) de Ucrania ha ratificado este lunes la movilización parcial en el país decretada por el presidente interino ucraniano, Alexandr Turchínov, para hacer frente a la agresión de Rusia. El presidente interino argumentó la movilización parcial con la “continuación de la agresión en la república autónoma de Crimea, que Rusia intenta disimular con una gran farsa llamada referéndum, que nunca será reconocida ni por Ucrania ni el mundo civilizado”.

Sobre el autor de esta publicación