Camila ensalza la figura de Isabel II: "Tuvo que crear su propio rol en un mundo de hombres"

"Tiene esos maravillosos ojos azules que cuando sonríe iluminan todo su rostro. Siempre recordaré su sonrisa", rememoró Camila

Isabel II junto a Camila

EFEIsabel II junto a Camila

La reina consorte de Inglaterra, Camila, ha destacado de la difunta reina Isabel II que era "la única mujer" en un mundo de primeros ministros y presidentes dominado por los hombres.

"Tiene que haber sido muy difícil para ella ser la única mujer. No ha habido mujeres primeras ministras ni presidentas. Ella era la única, así que se labró su propio hueco", ha afirmado Camila en una entrevista con la BBC que será emitida en la noche del domingo, antes del minuto oficial de silencio por la monarca previsto para las 20.00 horas.

El adelanto de estas declaraciones recoge también la admiración de Camila por la sonrisa de Isabel II. "Siempre recordaré su sonrisa", ha afirmado en un tono muy emotivo y personal, así como sus "maravillosos ojos azules que le iluminaban toda la cara cuando sonreía".

"Siempre recordaré esa sonrisa. Esa sonrisa es inolvidable (...). Siempre será parte de nuestras vidas. Ahora tengo 75 años y no puedo recordar a nadie que no sea la reina en su posición", ha afirmado Camila.

Camila es reina consorte y princesa de Gales, pero sus inicios en la vida pública fueron difíciles, ya que se la responsabilizaba de la separación de Carlos, ahora Carlos III, de su primera esposa, Diana, quien además falleció en un trágico accidente de tráfico en París en 1997. Carlos y Camila se casaron en 2005 y finalmente fue aceptada en la Familia Real con la bendición de la reina y será coronada reina en la inminente coronación de su marido.

También ha rendido tributo a la reina el príncipe Andrés, hermano del nuevo rey, Carlos III, haciendo referencia a su "querida mamá, madre y su majestad, tres en uno". "Ha sido un honor y un privilegio servirle. Madre de la nación, su devoción y servicio personal a nuestra nación es único e inigualable. Tu pueblo ha demostrado su amor y respeto de tantas formas... y yo sé que quiere hacer honor a su respeto", ha explicado.

"Mami, guardaré por siempre como un tesoro su amor por un hijo, su compasión, sus cuidados, su confianza. Sus conocimientos y sabiduría son infinitos, sin fronteras (...). Echaré de menos su perspicacia, sus consejos y su humor", ha añadido.

Ahora, "cuando se cierra nuestro libro de experiencias, se abre otro y por siempre la tendré cerca de mi corazón, con mi amor y gratitud más profundos, y con gusto partiré con usted como guía", ha remachado Andrés en un mensaje público.

Los nietos de Isabel II velan sus restos mortales 1

Los nietos de Isabel II velan sus restos mortales

Los ocho nietos de la reina Isabel II, encabezados por el príncipe heredero, Guillermo, y su hermano, Enrique, velaron este sábado durante unos minutos los restos mortales de su abuela en la capilla ardiente instalada en el Palacio de Westminster.

Guillermo y Enrique, vestidos con uniforme militar, encabezaron al resto de sus primos, todos ellos de luto riguroso, mientras los ciudadanos seguían entrando a la sala de Westminster Hall, el edificio más antiguo del complejo parlamentario.

Junto a los dos hijos del rey Carlos III participaron en la ceremonia Peter Phillips y Zara Tindall, hijos de la princesa Ana; Beatriz y Eugenia, hijas del príncipe Andrés; y Luisa y Jacobo Windsor, hijos del príncipe Eduardo, quien presenció el acto como espectador.

Phillips, el mayor de los nietos, tiene 44 años, frente a solo 14 de Jacobo, vizconde de Severn.

En la tarde del viernes, sus padres, los cuatro hijos de Isabel II, participaron en una ceremonia idéntica en torno al féretro de la monarca.

Se trata de la primera vez en la historia que los nietos de un soberano llevan a cabo la conocida como Vigilia de los Príncipes.

Una de las mayores interrogantes estaba en saber si Enrique llevaría uniforme militar, ya que en las ceremonias por Isabel II no lo ha portado al no ser miembro de la realeza con tareas oficiales, pese a haber pasado diez años en el Ejército y haber participado en operaciones en Afganistán.

Finalmente, a petición de su padre el rey, Enrique lució en la vigilia el uniforme militar, como su hermano Guillermo.