Bruselas asegura antes de la visita de la ‘troika’ que el rescate a la banca no depende del déficit

rescate500.jpg

La Comisión Europea (CE) ha asegurado este domingo que la decisión sobre la prórroga del rescate bancario a España, que expira a finales de año, no está supeditada al cumplimiento del objetivo de déficit del 6,5% pactado con la UE para 2013. "La cuestión del déficit no tiene nada que ver", ha dicho el portavoz de Asuntos Económicos, Simon O'Connor, que ha tachado de "pura ficción" las informaciones que apuntan que Bruselas impondrá una extensión del rescate si España incumple el déficit. Esta declaración de intenciones se produce justo un día antes de la cuarta visita del Fondo Monetario Internacional (FMI) para efectuar una nueva evaluación del programa de rescate, inspección a la que se sumarán una semana después, el lunes 23, representantes de Bruselas y del Banco Central Europeo (BCE).

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha negado este fin de semana que la UE esté presionando al Gobierno español para que acepte una prórroga del rescate bancario que sirva como escudo frente a posibles nuevas turbulencias. Y se ha mostrado convencido de que España cumplirá el déficit, sobre todo porque ha conseguido ahorrar 5.000 millones en intereses de la deuda por la caída de la prima de riesgo.

“No tengo presiones de ningún tipo”, aseguró Guindos este sábado. El Eurogrupo ha fijado la fecha del 15 de noviembre para decidir sobre la estrategia de salida del rescate bancario español y el ministro de Economía espera que en esa fecha se decida dar por concluido el programa de ayuda y las visitas de la ‘troika’.

Precisamente este lunes miembros del equipo del FMI comenzarán las conversaciones con el Gobierno y representantes del sector privado, aunque la agenda de su cuarta visita no se ha hecho pública.

Una semana después se incorporarán ejecutivos de la CE y del BCE, con lo que los ‘hombres de negro’ al completo revisarán por penúltima vez el programa de hasta 100.000 millones de euros concedido en julio de 2012 a España para sanear su sistema bancario.

Resultados satisfactorios

En mayo, la ‘troika’ llevó a cabo su tercera visita a España, para evaluar con las autoridades las reformas económicas y la reestructuración del sistema financiero.

De la línea de crédito puesta a disposición de España se han empleado 61.366 millones de euros, según ha confirmado el Banco de España, que comprende distintos tipos de instrumentos que computan como capital prestado a las entidades.

Según el Banco de España, en esa cantidad no están incluidos los avales del Estado a las emisiones de deuda efectuadas por entidades de crédito ni los apoyos privados a los procesos de recapitalización o reestructuración.

El vicepresidente del ejecutivo comunitario, Olli Rehn, aseguró que España está corrigiendo sus desequilibrios económicos y que el país muestra signos de que la situación económica está mejorando, aunque instó al Gobierno a mantener sus esfuerzos.

Desde Economía recuerdan que el Tesoro español se financia en mejores condiciones que hace un año, y que no hay por tanto “razones para pensar en una prórroga”.

Vigilancia ‘continua’

Entre los desafíos pendientes en el proceso de reformas la Comisión citó el decreto andaluz contra los desahucios, suspendido de forma cautelar el pasado 11 de julio por el Tribunal Constitucional, o las llamadas “cláusulas suelo” de las hipotecas, que impiden a los firmantes beneficiarse de bajadas del euríbor superiores al tope fijado en esas cláusulas.

Pese a que la solvencia de los bancos españoles ha aumentado tras la recapitalización y la transferencia de activos a la Sareb, con ratios por encima de los requisitos europeos, la Comisión considera que España ha de vigilar “continuamente” la evolución de la calidad de los activos y los balances.

Analistas de la agencia de medición de riesgos Moody’s han indicado a Efe que no se espera que las impresiones de la ‘troika’ sobre el sector bancario español vayan a cambiar mucho tras esta cuarta visita, puesto que hay cuestiones que aún están sin resolver.