Bono justifica su patrimonio con su sueldo, la hípica y el comercio de su mujer

El presidente del Congreso, José Bono, remitió al fiscal general del Estado todos los detalles de sus ingresos y bienes así como los de su esposa, Ana Rodríguez, según explicó con el objetivo de terminar con la "campaña de difamación" que según apuntó está siendo objeto después de que el PP le acusase "desajustes" en su incremento patrimonial. Según informa 'El Mundo' en su edición de hoy, el presidente del Congreso justifica su patrimonio con su sueldo como tercera magistratura del Estado, los ingresos que le proporciona la hípica Almenara (un negocio que dirige su hijo), las ganancias de Ana, por su relación con Tous, así como con un contrato que firmó con la Editorial Planeta para publicar, en varios volúmenes, sus memorias. De este modo, documenta más de un millón de euros en ingresos correspondientes al ejercicio 2008. Además, entre las propiedades de Bono figuran la casa en la que viven junto a su mujer, el piso que tiene en propiedad su mujer en Estepona, así como los terrenos y la casa que heredó de sus padres, además de las hectáreas correspondientes a la citada hípica. Asimismo, en el texto remitido al fiscal también recoge los pisos que en 1994 tenía en Albacete y Toledo y que posteriormente fueron vendidos para construir su actual residencia.

El rotativo explica que el presidente del Congreso ha remitido al fiscal la información de todos sus bienes desde su primera declaración realizada cuando ocupó su primer cargo público en 1979. De este modo, justifica cada variación patrimonial tanto en términos de actividades como de propiedades.

De este modo, el diario apunta que en cuanto a los ingresos, que suman cerca de un millón de euros en total, Bono recibe del Congreso 169.000 euros anuales de base liquidable.

Ademas, cuenta con los ingresos de la Hípica Almenara, un negocio gestionado por su hijo y que adquirió en 2001, ampliado en 2004. Según el periódico, en tres años ha ganado cerca de 800.000 euros.

A estos ingresos, hay que sumar los que obtiene su esposa, que trabaja con Tous desde 2003. Ana Rodríguez se encarga de administrar las tiendas y contribuye con su imagen a publicitar la marca, un negocio que está a nombre de la sociedad SAJA (propiedad en un 52% de la esposa y en un 48% de sus hijos).  De su relación con la marca de joyería, recibe un sueldo de 109.000 euros así como un porcentaje de las ventas sin IVA.

En total, por este concepto la mujer de Bono ha obtenido en los últimos tres años más de un millón de euros, 450.000 euros en 2008.

Además, el presidente del Congreso ha suscrito un contrato con la editorial Planeta de más de 700.000 euros para publicar sus memorias. Este año ha recibido ya 220.000 euros de adelante que todavía no están declarados.

Por otra parte, según explica el rotativo de Unidad Editorial, José Bono es propietario del domicilio familiar en Olías del Rey. También es dueño de la casa heredada por sus padres en 1981 en Salobre, donde tiene además 2,5 hectáreas.

Bono recibió 14 hectáreas, pero vendió 11,5 para hacer frente a la inversión que empezó en 2001 en la Hípica Alemanara. En concreto, la hípica cuenta con 17 hectáreas, de las cuales 6 están alquiladas. El precio de compra de los terrenos ascendió a 13 millones de las antiguas pesetas mientras que las obras de remodelación han costado 600.000 euros.

Para hacer frente a esta inversión, además de vender parte de los terrenos heredados, el presidente del Congreso hipotecó las dos casas en su propiedad para garantizar el crédito de 691.000 euros que se pidió en favor de la hípica.

En Madrid, Bono no posee ninguna casa, pero sí su hijo. El precio de compra ascendió a 450.000 euros y el dinero fue aportado por el presidente del Congreso a través de una donación de 200.00 euros más un préstamo de 240.000 euros a su hijo.

Asimismo, la sociedad SAJA tiene un piso en Estepona (Málaga), que se adquirió a través de permuta con el piso que poseyó en Bono en el barrio madrileño de Mirasierra.

Hace años, Bono también fue propietario, tal y como lo declaró en 1994, de otros dos pisos en Toledo y Albacete que fueron vendidos para adquirir la actual residencia familiar.

Reta a Cospedal y a Rajoy

Precisamente después de remitir un escrito al fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido, donde es detallaba sus bienes patrimoniales, Bono advirtió de que en materia de transparencia ningún político le puede “superar” al tiempo que retó al líder del PP, Mariano Rajoy, y a su secretaria general, María Dolores de Cospedal, a presentar “cuando quieran y como quieran” sus respectivas declaraciones de bienes. En esta misma línea, desde el PSOE, también se instó a los líderes populares a que presenten sus declaraciones de bienes y la secretario de organización del partido, Leire Pajín, explicó que Bono “no ha tenido ningún problema en dar todos los datos a Fiscalía porque se siente absolutamente calumniado”.

Bono ha considerado “doloroso” e “indignante” que “pueda quedar gratuita la mentira”, en alusión a la “campaña difamatoria” por las informaciones sobre el aumento de su patrimonio.

Bono ha invitado “amablemente” a “todos los que dan crédito a los difamadores”, entre quienes ha citado a Rajoy y a De Cospedal, a comparecer juntos ante el fiscal, los periodistas “o ante quien quieran o cuando quieran” con sus respectivas declaraciones de bienes e incluso las de sus padres, sus cónyuges, sus hijos…

“En materia de transparencia me pueden igualar, no quiero ser soberbio, pero no me pueden superar”, ha hecho hincapié el presidente, quien ayer denunció ante el fiscal general del Estado una “campaña para sembrar sospechas” sobre su honestidad y le facilitó detalles sobre su patrimonio personal y familiar.

Ha recordado, a este respecto, que cuando era presidente de Castilla-La Mancha promovió una ley para que se publicara en el Boletín Oficial de aquella comunidad el patrimonio de todos los políticos autonómicos.

“Todo el mundo sabe que a lo largo de mi vida yo he hecho de la transparencia y de la honestidad bandera pública”, ha subrayado, y se ha quejado de esta campaña “verdaderamente increíble”, porque, según ha recalcado, nunca ha tenido dificultades para que se conocieran sus bienes.

Convencido de que “una de las formas más graves de corrupción es calumniar y querer quitar el honor de las personas decentes”, Bono también ha lamentado el comportamiento de algunos medios de comunicación, aunque “sean los menos”, al difundir esas “maledicencias” sobre su patrimonio.