Protesta

PP, Cs y Vox se manifiestan junto a policías y guardias civiles contra la reforma de la Ley Mordaza

Líderes del Partido Popular, Vox y Ciudadanos han acudido a la cita para apoyar a las FFCCSS ante lo que consideran un "atropello a la seguridad de los que nos protegen"

Ley MordazaDecenas de policías y guardias civiles se han concentrado este miércoles frente a la Delegación del Gobierno en Madrid convocados por la plataforma "blanca" y "transversal" 'No a la España insegura', que aglutina a medio centenar de organizaciones policiales de todo el país. La protesta, replicada en todas las ciudades, surge como respuesta a la "arbitraria" reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana, la conocida por sus detractores como 'ley mordaza', y ha contado en la capital con la asistencia de Pablo Casado (PP), Santiago Abascal (Vox) y Edmundo Bal (Cs), que que también asistirán a la manifestación que el próximo sábado se celebrará en Madrid, en esta ocasión convocada por Jupol y Jucil, las organizaciones de Policía Nacional y Guardia Civil más representativas de cada cuerpo.

La plataforma 'No a la España insegura' se constituyó el pasado 17 de noviembre, con la intención de apostar firme y decididamente mediante una unidad de acción real de los colectivos representados que permita garantizar y dar seguridad jurídica a la difícil labor policial que realizan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. A las citas de la protesta acudirán más de 40 organizaciones policiales, a la que se suma ErNE y otras marcas de la Ertzaintza, aunque por ahora ningún sindicato representativo de los Mossos d'Esquadra.

Los concentrados, entre los que había también policías locales, han leído un manifiesto en el que muestran su rechazo con algunas de las enmiendas pactadas como la rebaja de multas por tenencia de drogas en la calle o la desprotección que supondrá para los agentes cuestionar la veracidad de sus testimonios o celebrar manifestaciones sin previo aviso.

"Ante la imposición del Gobierno y sus socios de una modificación de la ley sin diálogo y arbitraria, nos concentramos ante todas las delegaciones del Gobierno con una única voz para expresar con contundencia el hartazgo que siente la mayoría de los ciudadanos y los policías que apuestan por la integridad de la sociedad y el Estado de derecho", han señalado en un manifiesto.

Adolfo Medina, portavoz de la plataforma convocante y presidente del sindicato policial SPP, ha instado al Gobierno a paralizar la reforma, pues dejará "indefensos" a las fuerzas de seguridad. "Si se graba a un policía o un guardia civil en una actuación y se cuelga en las redes sociales, cuando estos vayan por la calle por su familia está completamente identificados y supone un peligro si la otra parte quiere emplear la violencia", ha alertado.

Entre los carteles con la marca del SUP se podían leer mensajes como "de policías a taxistas" y "nuestras familias en peligro", junto a fotografías del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y de intervenciones policiales. El manifiesto, leído por el periodista Carlos Cuesta, resume la "desprotección" que traerá la futura Ley de Seguridad Ciudadana "pactada en los despachos": identificaciones que durarán dos horas como máximo, cuestionamiento de la presunción de veracidad del agente y del material 'antidisturbio', celebración de manifestaciones sin previo aviso y rebaja de las infracciones por tenencia de drogas en la vía pública.

Pablo Casado y Santiago Abascal se han sumado a la primera protesta de policías y guardias civiles contra la reforma de la ley de seguridad ciudadana al considerar que supone "dejar vendidos" a los agentes frente a los delincuentes, por lo que ambos se han comprometido a llegar "hasta el final" para cambiar la norma.

"No vamos a tolerar este atropello a la protección de quienes nos protegen, sin seguridad no hay libertad", ha proclamado el presidente del PP, Pablo Casado, quien considera que la reforma que quieren PSOE y Unidas Podemos va a dejar a los agentes "vendidos" ante los delincuentes y "solo beneficia a los socios" de Pedro Sánchez.

Casado, que ha acudido acompañado de su portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra, ha reiterado que si se "perpetra" la nueva norma, el PP acudirá al Tribunal Constitucional. "Si no hay resolución antes de que acabe la legislatura, vamos a retrotraer esta reforma cuando ganemos las elecciones", ha enfatizado.

En la misma línea, el líder de VOX, Santiago Abascal, acompañado de su secretario general, Javier Ortega Smith y de la diputada Macarena Olona, ha asegurado que su partido hará "todo lo que sea necesario" para frenar la reforma. "Vamos a estudiar la legalidad constitucional y vamos a ir hasta el final", ha prometido.

Para Abascal la futura ley tiene como objetivo preparar el terreno al PSOE cuando pierda las elecciones y así tener vía libre "para incendiar las calles a través de sus esbirros con total impunidad". "Esta es una ley para desarmar a la policía, para dejar a las fuerzas y cuerpos de seguridad en la inseguridad jurídica absoluta", ha alertado Abascal, antes de advertir de que la nueva norma solo protegerá "a quienes se salten las leyes, ataquen la convivencia y apelen a la violencia".

Junto a PP y VOX, Ciudadanos también se ha sumado a la concentración con la presencia de la vicealcadesa de Madrid, Begoña Villacís, y varios diputados, entre ellos su portavoz en el Congreso, Edmundo Bal, quien ha acusado al Ejecutivo de impulsar una reforma "sin consenso ni diálogo" con los agentes y de trasladar continuamente el mensaje a la ciudadanía de que "la policía no les va a proteger".

El PSOE recuerda la 'Kitchen'

Ante la presencia de Casado en la manifestación, el PSOE ha acusado al líder del PP de utilizar a los policías y guardias civiles para "atacar" al Gobierno y de pretender lograr réditos electorales con su apoyo a las protestas. Además, le han afeado que fue el Gobierno de Rajoy el que utilizó a la Policía montando "un entramado" para "tapar la corrupción" del PP, en referencia a la operación 'Kitchen'.

El portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Héctor Gómez, ha subrayado el compromiso de su partido con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y ha dejado claro que no van a "permitir que determinadas formaciones políticas abanderen su defensa con un interés partidista".

De su lado, el portavoz de la Ejecutiva del PSOE, Felipe Sicilia ha avisado a Casado de que "llega tarde" cuando pide más efectivos porque el Gobierno ya los ha aprobado y le ha recriminado que el Ejecutivo de Rajoy firmara la equiparación salarial pero no un presupuesto para ella o el estado en que dejaron muchas comisarías y casas cuartel por falta de inversión.

Gran manifestación contra la Ley Mordaza

El sábado 27, Jusapol ha llamado a marchar desde la Puerta del Sol de Madrid en una protesta "sin siglas", y que contará con un servicio de autobuses para facilitar el desplazamiento hasta la capital. Esta marcha, impulsada en su inicio por Jusapol --la plataforma de la que surgió JUCIL y JUPOL, mayoritarios en la Guardia Civil y la Policía Nacional--, está abierta a todas las organizaciones policiales. Los convocantes han cruzado mensajes respaldando todas las protestas contra una reforma que les "desprotege".

Miles de policías locales de toda España acudirán a la manifestación del sábado en defensa de la "autoridad y la dignidad" de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, según la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF). En un comunicado, este sindicato denuncia que la reforma de esta ley, que se está tramitando en el Congreso de los Diputados, "menoscaba" la seguridad tanto de policías como del conjunto de la ciudadanía.

Once organizaciones de la Guardia Civil, entre ellas JUCIL, la mayoritaria en el Consejo del Instituto Armado, han firmado un comunicado conjunto en el que avisan de que la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana conocida por sus detractores como 'ley mordaza' abre un "oscuro escenario de incertidumbres" en el que sólo ganan quienes quieren "derrocar el orden social establecido" mediante acciones violentas.

"De aprobarse esta reforma nos adentramos en un oscuro escenario de incertidumbres, con claro y peligrosos efectos secundarios para la convivencia y el Estado de Derecho. Con este cambio sólo ganan quienes no están de acuerdo con el orden social establecido y pretenden derrocarlo en las calles mediante accionistas violentas, ahora lo tendrán más fácil", apuntan.

El comunicado lo firman las asociaciones que obtuvieron la mayoría de vocales por la escala de oficiales y suboficiales, UO y ASES-GC, así como la propia JUCIL. Con la ausencia entre los firmantes de AUGC, el texto también es respaldado por AEGC, APC, IGC o UniónGC, entre otras organizaciones.

Las once asociaciones de la Guardia Civil llaman a "todos" los agentes a secundar el calendario de protestas contra la modificación de la ley que aprobó en 2015 con mayoría absoluta el PP, una reforma en la que ven "componendas políticas".

"Hasta ahora hemos conseguido garantizar la seguridad y el Estado de Derecho con los pocos medios y la obsoleta legislación que nos facilita el Gobierno", añaden las organizaciones del Instituto Armado, que consideran que quienes quieren derrocar el orden social "lo tendrán más fácil" si se aprueba la norma con las enmiendas de PSOE y Unidas Podemos que se han registrado hasta la fecha.

El proceso de enmiendas para la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana ha levantado quejas entre los policías por la nueva regulación en la difusión de imágenes grabadas a los agentes durante en el ejercicio de su actividad profesional y lo que entienden que es supone la "eliminación de la presunción de veracidad", con el "consiguiente daño al ya perjudicado principio de autoridad".

La posibilidad de celebrar manifestaciones no comunicadas también ha sido criticado, ya que entienden que merma su capacidad de preparar dispositivos de seguridad adecuados en prevención de posibles actos violentos, así como la "inoperatividad" que supondrá la reducción del tiempo máximo de identificación a un plazo de dos horas o la exigencia de devolverlo al punto donde fue requerido, lo que entienden que les convertiría en "taxistas".