La Infanta Elena transmite a Felipe VI el deseo del Rey emérito de volver a España el 20 de diciembre

La Infanta Elena habría transmitido a su hermano, Felipe VI, el deseo del Rey emérito, de regresar a España el 20 de diciembre, según ha informado este miércoles 'Vozpópuli'.

Rey eméritoLa primogénita de Juan Carlos I, que tiene una buena relación con su padre y con el que habla a diario, habría sido la encargada de transmitir este mensaje al Rey.

Según 'Vozpópuli', la intención de Juan Carlos I sería volver de Abu Dhabi, donde reside desde agosto de 2020, el 20 de diciembre para pasar las fiestas navideñas y su cumpleaños, que es el 5 de enero.

En Zarzuela consideran que este regreso podría empañar el tradicional discurso de Felipe VI de Nochebuena. Además, según 'Vozpópuli', también temen que Juan Carlos I pida quedarse en España tras la Pascua Militar, que se celebra el 6 de enero.  Según este medio, este incómodo regreso plantea el riesgo de que una vuelta solo por Navidad de lugar a una petición de quedarse definitivamente.

Además aún no se han cerrado las diligencias que investigan las finanzas del Rey emérito, por parte del equipo de fiscales liderado por el teniente fiscal del Tribunal Supremo (TS) Juan Ignacio Campos, y por el fiscal jefe de la Fiscalía Anticorrupción, Alejandro Luzón,

Otro problema es dónde se alojaría esos días. Ya que quedarse en un lugar que no sea Zarzuela "dará más problemas que soluciones". Aunque por otro lado, si el Rey emérito se hospeda en la residencia real habrá críticas de la opinión pública.

La marcha a Abu Dhabi

Fue en agosto de 2020 cuando el emérito puso rumbo a Abu Dhabi, en Emiratos Árabes Unidos. "Te comunico mi meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España", señaló para trasladar a su hijo su decisión de partir bajo el argumento de que quería facilitarle su labor como monarca.

El anuncio de que el que fuera Rey de España durante casi cuatro décadas se iba de España fue la culminación de una serie de acontecimientos, que se aceleraron a raíz de su abdicación en junio de 2014, ligados a su vida privada y sus actividades financieras que le han terminado situando en el punto de mira de la justicia.

Así lo reconocía él mismo en la misiva que envió a Don Felipe el 3 de agosto, explicando que daba el paso "ante la repercusión que están generando ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada" con el fin de "contribuir a facilitar el ejercicio de tus funciones, desde la tranquilidad y el sosiego que requiere tu alta responsabilidad".