Enel, principal accionista de Endesa, invertirá 45.000 millones hasta 2024 y adelanta a 2040 su objetivo de 'cero emisiones'

El nuevo plan estratégico prevé que el resultado neto ordinario aumente más de un 20% en los próximos tres años, hasta los 6.900 millones en 2024

| Europa Press

Enel, principal accionista de la española Endesa y con importante presencia en América Latina, ha presentado hoy su plan estratégico para 2022-2024, en el que espera unas inversiones de unos 45.000 millones de euros, un 12 % más que para el periodo 2021-2023, y de unos 170.000 millones hasta 2030, un 6 % superiores a las calculadas para 2021-2030.

El nuevo plan estratégico que el grupo energético italiano ha comunicado al mercado prevé que el resultado neto ordinario aumente más de un 20 % en los próximos tres años, hasta alcanzar entre 6.700 millones y 6.900 millones en 2024.

Enel calcula que su resultado bruto operativo (ebitda) ordinario se situará entre 21.000 millones y 21.600 millones de euros en 2024, un 12 % más con respecto a los entre 18.700 millones y 19.300 millones con los que prevé cerrar 2021, y el dividendo por acción para 2024 será de 0,43 céntimos, un 13 % más que los 0,38 céntimos de este año.

Entre 2022 y 2024, Enel espera invertir alrededor de 43.000 millones de euros a través del modelo de negocio tradicional, que Enel denomina 'Ownership', y otros 2.000 millones de euros en el marco del modelo de negocio 'Stewardship' mediante inyecciones de capital y adquisiciones de participaciones minoritarias, al tiempo que prevé movilizar otros 8.000 millones de euros de inversiones de terceros.

En la década de 2020-2030, Enel calcula que su beneficio neto ordinario crezca entre un 6 % y un 7 % en términos de tasa de crecimiento anual compuesta, y su ebitda ordinario entre un 5 % y un 6 %.

Entre 2021 y 2030 quiere movilizar inversiones por un total de 210.000 millones de euros, de los que 170.000 millones de euros serán invertidos directamente por Enel, un 6 % más que en el plan de 2021-2030, y otros 40.000 millones de euros catalizados por terceros.

De estos 170.000 millones, 160.000 millones serán invertidos a través del modelo 'Ownership', y casi la mitad (unos 70.000 millones de euros) se dedicará a renovables, para lo que se prevé un incremento de unos 84 gigavatios (GW) de capacidad, de los cuales 9 GW de almacenamiento, elevando a 129 GW la capacidad instalada renovable a nivel consolidado para 2030.

Otros 70.000 millones de euros irán para el negocio de infraestructuras y redes, lo que supone un aumento de 10.000 millones de euros en comparación con el plan anterior, y estarán concentrados sobre todo en Europa, con el objetivo de reforzar la posición del grupo como operador global.

Los otros 10.000 millones serán parte del modelo de negocio 'Stewardship', al tiempo que el grupo prevé movilizar nuevas inversiones de alrededor de 40.000 millones de euros por parte de terceros, principalmente en países donde la generación no está integrada con los clientes, en nuevas geografías o en áreas donde el grupo puede mejorar su experiencia en la oferta de servicios a los socios.

Con esta asignación de capital pretende acelerar la consecución de sus objetivos de electrificación y descarbonización.

Anticipa sus compromisos de cero emisiones en 10 años, de 2050 a 2040, tanto para emisiones directas como indirectas, y confía en que el valor creado para los clientes conlleve una reducción de hasta un 40 % en su gasto energético, paralelamente a una reducción de hasta un 80 % de su huella de carbono en 2030.

Para 2030, Enel espera alcanzar una capacidad renovable global de alrededor de 154 gigavatios (GW), triplicando su cartera para 2020, y ampliar la cartera de clientes de la red en 12 millones, así como promover la electrificación del consumo de energía, aumentando casi un 30 % los volúmenes de electricidad vendidos y enfocándose en el desarrollo de servicios "más allá de los productos básicos"