Ursula von der Leyen pide una dosis de refuerzo para todos los adultos de la Unión Europea

Los contagios avanzan rápidamente, los hospitales empiezan a estar bajo presión y los datos del Centro Europeo de Prevención y el Control de Enfermedades alertan del riesgo de los no vacunados

Bruselas pide la tercera dosis para todos los adultos de la UE

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha pedido este miércoles que los países de la Unión Europea vacunen con una dosis de refuerzo a todos los adultos, con prioridad para los mayores de 40 años. En la misma dirección se ha pronunciado hoy el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), que advirtió de un "muy alto riesgo" por covid en las próximas semanas y aconsejó administrar a todos los adultos la vacuna de refuerzo y, de manera prioritaria, a los de más de 40 años.

"Los países deberían considerar una dosis de refuerzo para todos los adultos de más de 18 años, con prioridad para las personas mayores de 40 años," indicó el ECDC en una nota difundida a los medios.

La entidad con sede en Estocolmo destacó que en estos momentos menos del 70 % de la población general de la Unión Europea (EU) ha recibido la pauta completa, lo que deja "un gran espacio" para que el virus se expanda.

El ECDC indicó que la rápida implementación de las campañas de vacunación "ha evitado muertes" y "reducido las hospitalizaciones", pero aún así todavía existen grupos de población en los que la protección es "menor de lo deseado".

De cara al invierno, la entidad alertó de que se producirá un mayor número de ingresos hospitalarios de personas sin vacunar, en particular de grupos de riesgo, por lo que la tasa actual de vacunación "será insuficiente" para evitar la sobrecarga de los sistemas sanitarios.

"Europa debe cerrar los vacíos de inmunidad en la población adulta y asegurar una cobertura efectiva y equitativa en todos los países y regiones," pidió el ECDC, que añadió que la vacunación de los más vulnerables debería seguir siendo "la prioridad" de las autoridades sanitarias.

Una dosis de refuerzo, la mejor protección

Con respecto a la dosis de refuerzo, que se suministra seis meses después del segundo pinchazo, la entidad explicó que su fin es "mejorar la protección" y así "reducir la transmisión entre la población y prevenir hospitalizaciones y muertes adicionales".

Sin embargo, dado que el efecto de las vacunas tarda varias semanas en hacerse notar, el ECDC señaló que también es importante mantener o reintroducir medidas no farmacológicas, como el uso de mascarilla y las distancias de seguridad.

"Motivar a la gente para cumplir estas medidas es todavía más importante ahora que nos movemos hacia el invierno y la temporada festiva, cuando más personas viajan y se reúnen en espacios interiores," concluyó la entidad.

El Consejo la Unión Europea allanó hoy el camino para que los países, que son quienes tienen las competencias sanitarias en la UE, apliquen nuevas restricciones para frenar el avance de los contagios de covid y generalicen la administración de dosis de refuerzo de la vacuna. "Nos enfrentamos a una situación epidemiológica que se deteriora. Todos coincidimos en que se necesitan medidas adicionales para restringir que se siga propagando", dijo al término de un consejo de Asuntos Generales de ministros europeos el titular esloveno y presidente rotatorio de la cita, Gasper Dovzan.

Los ministros de los Veintisiete, agregó el esloveno, coincidieron en subrayar "la importancia de las dosis de refuerzo" pues "la experiencia en algunos países muestra que son extremadamente importantes". "Ha sido un debate general, no hemos discutido en detalle sobre una tercera dosis obligatoria, pero hay un amplio reconocimiento de que el refuerzo es necesario", añadió Dozvan. Por su parte, el comisario europeo de Justicia e Interior, Didier Reynders, apuntó que la Comisión Europea propondrá "pronto" medidas a los Estados miembros relativas a la movilidad interna y externa en la Unión Europea.

Vacunación baja, contagios disparados

Los contagios avanzan rápidamente, algunos hospitales empiezan a estar bajo presión y los datos del Centro Europeo de Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) muestran que los no vacunados tienen mucho mayor riesgo de acabar ingresados o muertos en caso de contagio.

Pero aún así, los datos de vacunación apenas se han movido en las últimas fechas y en las instituciones comunitarias crece la preocupación ante la baja tasa de vacunación en la UE, donde hace tiempo que hay fármacos suficientes para inmunizar a toda su población pero la tasa con pauta completa está casi estancada en un 65,5 %.

"No debemos olvidar que en la Unión Europea están muriendo 1.600 personas cada día por covid. Por tanto, las vacunas y las medidas de higiene son un acto de solidaridad y salvan vidas", dijo hoy ante la Eurocámara la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

También la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha avisado de la gravedad de la situación en Europa, donde considera que la alta transmisión obedece al dominio de la variante Delta, al levantamiento de restricciones, a la bajada de temperaturas y el consiguiente aumento de reuniones en interiores, y al gran número de personas aún no vacunadas.

"Para vivir con este virus y seguir con nuestra vida diaria necesitamos un enfoque que exceda a la vacuna. Eso significa recibir las dosis estándar y una de refuerzo si es ofrecida, pero también incorporar medidas preventivas en nuestras rutinas", ha declarado en un comunicado el director de OMS-Europa, Hans Kluge.

Europa ha registrado ya más de un millón y medio de muertos desde el inicio de la pandemia y la OMS teme que pueda contar otros 700.000 fallecidos por covid de aquí a la próxima primavera si se mantiene el ritmo de contagios.

Varios países de la UE han empezado ya a endurecer las restricciones para intentar frenar los contagios, como Austria, que ha confinando a su población; Bélgica, que ha vuelto a hacer obligatorio el teletrabajo y ha restringido los aforos de ocio o Grecia, que impide a los no vacunados entrar a lugares de entretenimiento.

División este-oeste

La tasa media del 65,5 % sobre el total de la población de los 27 Estados miembros de la UE y socios como Noruega o Islandia, arroja importantes diferencias entre países y, especialmente, una clara división entre el este y el oeste de la región, según los datos del ECDC.

En el este de Europa las tasas notablemente bajas, con un 53 % en Polonia, un 45 % en Eslovaquia, un 35 % en Rumanía o un 24 % en Bulgaria.

La Europa occidental tiene mejores tasas de vacunación, aunque los datos en su seno no son homogéneos. Mientras que Irlanda, Portugal, Dinamarca o España tienen vacunada a unas tres cuartas partes de sus ciudadanos, Países Bajos se queda en el 68 %, Alemania en el 67, Grecia en el 61 % % y Austria en el 58 %.

"Hay un interés cada vez mayor en las razones del éxito español. Entre los países grandes, España es el que ha conseguido mayores tasas de vacunación", decía a la entrada al consejo de ministros comunitarios en Bruselas el secretario de Estado español de Asuntos Europeos, Juan González-Barba.

Mientras tanto, la incidencia acumulada avanza rápido y supera los 1.000 casos en países como Bélgica, Países Bajos, Irlanda, Austria, República Checa, República Checa, Eslovenia o Croacia, según los datos del lunes del observatorio británico Our World in Data, mientras que el mínimo de la UE lo marcaba España con 120 puntos.

RELACIONADO