Biden y el Papa mantienen un encuentro en privado durante 90 minutos en una histórica visita

El Papa y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se han reunido este viernes en el Vaticano durante 90 minutos en un encuentro previo a la reunión de jefes de Estado y de Gobierno G-20 que tendrá lugar en Roma este fin de semana, según ha informado la Oficina de Prensa del Vaticano.

Papa Biden

La reunión entre ambos se ha extendido durante mucho más tiempo del que el Papa suele dedicar a estas citas privadas que normalmente duran una media de 30 minutos. Con Barack Obama estuvo 52 minutos y con Donald Trump, 30. Durante las conversaciones, ha intervenido un traductor ya que Biden y el Papa no comparten ninguna lengua en común.

En esta ocasión, y al contrario que en las anteriores visitas de los presidentes estadounidenses, el Vaticano decidió no transmitir en directo la audiencia, lo que ha provocado las protestas de los medios de comunicación.

En la delegación estadounidense estaban el secretario de Estado, Antony Blinken; el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, y la primera dama, Jill Biden, que vistió un traje azul oscuro con mantilla.

Biden llegó al Vaticano desde Villa Taverna, la residencia del embajador de Estados Unidos en Roma, donde se aloja la delegación estadounidense. Posteriormente, se trasladó al patio de San Dámaso del Vaticano en el palacio pontificio en medio de fuertes medidas de seguridad y con un cortejo presidencial formado por más de 30 coches que atravesó la Vía della Conciliazione para llegar al Vaticano.

Durante el tradicional intercambio de regalos, el Papa Francisco entregó a Biden una cerámica que representa a un peregrino, sus escritos y su mensaje para la Jornada de la Paz. Por su parte, el mandatario estadounidense regaló al Papa una casulla bordada a mano de 1930, de la Compañía de Jesús, y que pertenece a la colección de la Iglesia de la Santa Trinidad de Washington.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, había adelantado en un comunicado que hablarían de cómo "trabajar conjuntamente" para "poner fin a la pandemia de COVID-19, encarar el cambio climático y el cuidado de los pobres".

El Papa bendice a Biden: "Eres un buen católico"+

Según un comunicado de la Casa Blanca, el presidente Biden agradeció a Francisco "su defensa de los pobres del mundo y los que sufren hambre, conflictos y persecución" , así como "alabó el liderazgo del Papa en la lucha contra la crisis climática, así como su defensa para garantizar que la pandemia termine para todos a través del intercambio de vacunas y una recuperación económica global equitativa".

Mientras que agradeció a Parolin, "el liderazgo activo del Vaticano en la lucha contra la crisis climática, tanto a través de la promoción como alentando la neutralidad climática de cientos de organizaciones cristianas en todo el mundo".

Asimismo abordaron los esfuerzos para reunir apoyo global para vacunar contra el covid en países en desarrollo y "agradeció al Vaticano por hablar en nombre de los detenidos injustamente, incluso en Venezuela y Cuba, así como se comprometieron a seguir usando sus voces para defender las libertades personales y religiosas en todo el mundo".

Durante la audiencia, Biden le dijo al Papa: "Eres el mayor luchador por la paz que he conocido", como se escucha en el vídeo de la reunión. Biden también aseguró que el Papa le dijo que es "un buen católico" que debe "seguir recibiendo la comunión", en la larga reunión que mantuvieron.

Biden, segundo presidente en verse con un Papa

Biden es el segundo presidente estadounidense católico después de John Kennedy, quien visitó a Pablo VI en julio de 1963, pocas semanas después de su elección como pontífice.

El presidente demócrata visitó el Vaticano en medio de las críticas de que ha sido objeto por parte de los sectores más conservadores de la iglesia católica estadounidense por su posición a favor del derecho al aborto.

Esta audiencia se produce además dos semanas antes de la asamblea de otoño de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos en Baltimore. En ese encuentro se discutirá un controvertido documento sobre la Eucaristía que algunos miembros de la curia quieren aprobar para poder excomulgar a los políticos que están a favor del aborto legal, entre los que estarían Biden y la presidenta de la Cámara de Representantes, la también demócrata Nancy Pelosi.

De la delegación estadounidense formaban parte el secretario de Estado, Antony Blinken; el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, y la primera dama, Jill Biden, que vistió un traje azul oscuro con mantilla.