Sánchez escenifica el fin de la crisis en el gobierno junto a Calviño y Díaz: "La legislatura acabará en 2023"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró este jueves que el propósito "de todo el Gobierno" es que la legislatura dure "hasta 2023" rechazando cualquier paralelismo con Portugal. Tras días de tensión en la coalición entre el PSOE y Unidas Podemos por la derogación de la reforma laboral, Sánchez insistió en que se hará con "coordinación" y "diálogo". El presidente ha hecho estas declaraciones en la rueda de prensa que ha ofrecido junto al primer ministro portugués, António Costa, al término de la cumbre bilateral celebrada en Trujillo. Una cumbre en la que han coincido por primera vez desde que estalló la crisis por la reforma laboral con las dos protagonistas de la polémica: Yolanda Díaz y Nadia Calviño.

Díaz y Calviño Sánchez

En la rueda de prensa conjunta que Sánchez y Costa han ofrecido se le ha preguntado al presidente español por la posibilidad de que pueda haber una situación semejante a la de Portugal, a las puertas de elecciones anticipadas al rechazarse el proyecto de presupuestos, en España si el Gobierno no logra que el Parlamento apruebe su proyecto de cuentas del Estado.

Ha recordado que el sistema político es distinto en ambos países, ya que mientras en Portugal las elecciones las convoca el presidente de la República, en España es el presidente del Gobierno el que tiene esa potestad. "Son realidades completamente distintas", ha recalcado el jefe del Ejecutivo.

Además, ha insistido en que su propósito es que la legislatura dure en España hasta 2023, y que será en las próximas elecciones cuando los españoles decidan quién será el próximo presidente. "Vamos a trabajar las fuerzas progresistas para lograr una aún mayor representación parlamentaria para tener una mayoría reforzada y hacer muchos de los avances sociales que estamos haciendo", ha agregado.

Ante la tramitación de los Presupuestos y la posibilidad de que formaciones que han apoyado al Gobierno como ERC o el PNV no le den esta vez su respaldo, Sánchez ha hecho una llamada a la responsabilidad de todas las fuerzas políticas. A su juicio, la ciudadanía está reclamando a los políticos estabilidad y avances sociales

Tras recordar que ha definido los próximos Presupuestos como los de la recuperación justa, ha pedido a todos los grupos parlamentarios en las Cortes que antepongan los intereses del país porque la sociedad necesita de la respuesta pública. Sánchez ha destacado los últimos datos hechos públicos por la Encuesta de Población Activa y que ha considerado muy positivos en el ámbito del empleo sobre todo tras haber sufrido la pandemia del coronavirus. Lo ocurrido ha dicho que exige de la política una dosis aún mayor de responsabilidad con el país y con la sociedad.

"Una reforma laboral con coordinación y consenso"

Por otro lado, Sánchez ha defendido este jueves ante Díaz, "coordinación" para abordar la reforma laboral", así como "el máximo diálogo y el mayor de los consensos". Ha subrayado que lo que desea es "coordinación para abordar esta reforma, el máximo diálogo y el mayor de los consensos para lograr una reforma muy importante". 

Ante la pregunta de si da por resuelta la crisis con Unidas Podemos por la reforma laboral o cree que va a continuar la polémica, Sánchez ha recalcado el mensaje de que su Gobierno cumple los compromisos. Ha puesto como ejemplo de ello la subida del salario mínimo, las leyes de educación y de eutanasia y la puesta en marcha de los ERTE para proteger a los trabajadores.

A renglón seguido ha recalcado que él asumió el compromiso de reformar la legislación laboral en el acuerdo de investidura, en el de coalición suscrito con Unidas Podemos e incluso con la Comisión Europea en el marco de los fondos para la recuperación. "Pero además es que es necesario porque debemos recuperar consensos que se fracturaron en 2012 con la contrarreforma del PP, como el consenso entre los agentes sociales", ha añadido.

Sánchez ha destacado haber llegado a doce acuerdos con patronal y sindicatos y ha insistido en que la voluntad del Gobierno por seguir lográndolos es "rotunda e inequívoca". "Por tanto es un Gobierno que cumple y que va a cumplir con sus compromisos y es que es fundamental que lo hagamos, porque (...) hemos de modernizar nuestras normas laborales", ha añadido.

Al preguntarle por su posición sobre la denominada ultraactividad y la primacía de los convenios sectoriales o de empresa dentro de la reforma laboral, ha señalado que "forman parte de la hoja de ruta que comparte este Gobierno y que se va a poner en marcha cuando se aborde esa reforma".

Reencuentro entre Díaz y Calviño

El presidente del Gobierno saludó de forma afectuosa este jueves a sus vicepresidentas primera y segunda, Nadia Calviño, y Yolanda Díaz, durante la XXXII Cumbre Hispano-Portuguesa que se celebró en Trujillo; un saludo que la líder de Unidas Podemos en el Ejecutivo le ha devuelvo con un gesto cariñoso: una breve caricia en su mejilla. Estas imágenes son las primeras de las dos vicepresidentas juntas, y con Sánchez, tras estallar la semana pasada la crisis interna en el Gobierno por la gestión de la reforma laboral, que los socios de la coalición lograron encauzar este miércoles con un acuerdo para mejorar la coordinación.

El reencuentro se produjo a puerta cerrada y fue Moncloa quien ha distribuido las imágenes ya que, a diferencia de otras ocasiones, las respectivas delegaciones de ministros no participaron en el recibimiento oficial con honores militares en el Castillo de Trujillo al primer ministro portugués, Antonio Costa.

Para esa ocasión Moncloa ha diseñado un protocolo diferente, según el cual esa tradicional línea de saludo de los dos mandatarios a los integrantes de las dos delegaciones se ha producido ya después del recibimiento de Sánchez a Costa, en otro emplazamiento: en el interior del Palacio de los Duques de San Carlos donde se ha desarrollado la cumbre, a puerta cerrada, y sin los medios de comunicación como testigos.

Según las imágenes distribuidas por Moncloa, Sánchez ha saludado a Calviño en primer lugar, ya que por rango era la primera en la primera en la línea de saludo, y en segundo lugar, a Díaz. En ambos casos se ha llevado la mano al pecho en señal de saludo y, después, les ha tocado el brazo, de forma afectuosa. Ha sido en ese momento cuando la vicepresidenta segunda le ha devuelto el gesto al presidente con una breve caricia en la mejilla.

En total, Sánchez ha viajado a Trujillo arropado por nueve ministros. Además de las vicepresidentas Calviño y Díaz, la delegación española la completan la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera; el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares; el del Interior, Fernando Grande-Marlaska; la de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez; la de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto; el de Agricultura, Luis Planas; y el de Cultura y Deporte, Miquel Iceta.

Esta cumbre estuvo marcada también por la situación de inestabilidad del Gobierno portugués, y el previsible adelanto electoral, aunque en ningún momento la celebración de esta cita se ha visto amenazada, tal y como confirmaron fuentes gubernamentales.

Costa, en el cargo desde 2015, acudió a la cumbre con un futuro incierto sobre su continuidad, después de no haber conseguido los respaldos necesarios para sacar adelante los presupuestos para 2022 en el Parlamento.

El primer ministro ha dejado claro que no prevé dimitir independientemente de lo que ocurra, lo que le obligaría a gobernar con un presupuesto limitado, si bien también cabe la posibilidad de que el presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, opte por disolver el Parlamento, si considera que no se dan las circunstancias para gobernar, y llevar al país a elecciones anticipadas. Portugal no tiene previstos comicios hasta 2023.

En todo caso, según señalan fuentes de Moncloa, nada de todo esto afectó a la celebración de la cumbre, durante la que se producirá la firma de hasta nueve documentos, con el Tratado de Amistad y Cooperación como el más relevante.

Nuevo tratado de amistad

Dicho documento no deroga el actualmente existente, firmado el 22 de noviembre de 1977 entre el entonces presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, y el primer ministro luso, Mario Soares, sino que lo que busca, según explica el Gobierno, es adaptarlo a la nueva realidad de la relación, cuatro décadas después.

La decisión de actualizarlo la tomaron Sánchez y Costa en la anterior cumbre, celebrada en la ciudad lusa de Guarda en octubre de 2020, y con ello se busca incluir aspectos de la relación bilateral que no estaban en el anterior tratado, como la colaboración en el seno de la UE, de la que los dos países son ahora miembro, o temas como pueden ser la igualdad de género o el terrorismo internacional.

Además de la tradicional declaración conjunta que suele adoptarse al término de las cumbres bilaterales, también se adoptó un plan de acción que recoge los proyectos conjuntos que los dos gobiernos pretenden llevar a cabo en el marco de sus respectivos planes de recuperación con fondos europeos.

Otro de los documentos destacados que salió de esta cita fue el estatuto del trabajador transfronterizo que suscribirán Yolanda Díaz y su homóloga portuguesa y en cuya redacción también ha participado el Ministerio de Inclusión. Este estatuto se enmarca en la Estrategia de Desarrollo Transfronterizo acordada en la cumbre de Guarda y pone de la manifiesto la voluntad de ambos países de seguir trabajando en este ámbito.

Por su parte, Calviño firmó con su contraparte portuguesa un memorándum de entendimiento para una agenda en el ámbito digital, mientras que el ministro de Cultura firmó otro en materia de archivos, en el que también interviene el Ministerio de Presidencia porque afecta a memoria democrática.

Asimismo, hubo dos acuerdos relativos al tramo internacional del río Miño, uno de ellos sobre pesca y el otro sobre caza, a los que se sumó el memorándum que firmará la ministra de Transportes sobre el puente internacional del Miño entre Salvaterra do Miño y Monsao que prevé su restauración y conservación, así como añadir un carril bici y uno peatonal. Por último, la ministra Sánchez suscribirá otro acuerdo de cooperación en materia de infraestructuras viarias.