La Audiencia Nacional condena a Luis Bárcenas y al PP por pagar las obras de Génova con la 'caja b'

El extesorero es condenado a 2 años de cárcel por pagar en negro más de un millón de euros de las obras de reforma la sede 'popular'

La Audiencia Nacional ha determinado que el extesorero del PP Luis Bárcenas manejó la contabilidad paralela del partido, o 'caja b', en una sentencia en la que le condena a él y al PP como responsable civil por pagar de ese modo una cantidad de 1.072.000 euros por las obras realizadas en la sede central del PP. Respecto a la veracidad de los conocidos como 'papeles de Bárcenas', concluye que, si bien como documento contable carece de valor en su integridad, recoge algunos acontecimientos que son reales o verosímiles en tanto han sido corroborados con otras pruebas.

La Audiencia ha condenado a dos años de cárcel al extesorero del PP Luis Bárcenas por abonar a la empresa Unifica una cantidad de 1.072.000 euros por las obras realizadas en la sede central del PP, en la calle de Génova de Madrid, "al margen de la facturación y la contabilidad oficial y no declarados a la Hacienda pública".

El tribunal considera que no consta que el PP, a través de sus órganos directivos, ejerciera un control adecuado sobre la gestión del gerente Luis Bárcenas en la fecha de los hechos, siendo las medidas adoptadas por la formación política, tanto respecto de aquél como de auditoría interna y promoción de iniciativas legislativas relativas a la financiación de partidos políticos, posteriores a la fecha de comisión de los hechos enjuiciados.

En consecuencia, por la cuota defraudada en el Impuesto de Sociedades de 2007 por importe de 870.521,32 euros, deben indemnizar de forma conjunta a la Hacienda pública el arquitecto de Unifica Gonzalo Urquijo y su socia Belén García y de modo subsidiario Unifica y Bárcenas, pero limitada a la parte de cuota procedente de los pagos en b que fueron ingresos no declarados (380.520 euros de las obras de las plantas 2ª y 5ª), calculada en 123.669 euros. "Y, de modo subsidiario, el Partido Popular, al haberlos cometido como gerente de dicha formación política", añade la sentencia.

El PP, absuelto de delito fiscal en 2008

Por contra, absuelve al PP de la acusación de delito fiscal en 2008, al aceptar la falta de legitimación de las acusaciones populares para sostener en solitario la acusación contra el PP como responsable civil subsidiario del que no acusaban ni la Fiscalía ni la Abogacía del Estado.

En cualquier caso, deja claro el tribunal que, de la valoración de la prueba practicada en el juicio oral, fundamentalmente la documental, así como las declaraciones periciales de los funcionarios de la Agencia Tributaria y un perito de la defensa, “no puede considerarse acreditada la comisión de dicho delito fiscal”.

La sala explica que el destino de las donaciones ha sido, conforme a lo acreditado, el traspaso a la cuenta de donativos oficial, desde donde se atendían gastos de funcionamiento del partido, y al pago de parte de las obras de la sede central, es decir, al objeto y finalidad del partido. Por tanto, han de ser consideradas exentas de declaración en el Impuesto de Sociedades de 2008, lo que lleva a concluir en la inexistencia de delito fiscal por la falta de presentación de dicha declaración.

“No hay pues delito fiscal porque estamos ante rentas exentas y, subsidiariamente, aun en la hipótesis de considerarlas parcialmente exentas, aplicando un criterio que no se corresponde con la prueba como es considerarlas actividad económica, la cuota defraudada resultante sería muy inferior al límite penal”, indica. Queda absuelto tanto de los hechos relativos a 2007 como de los de 2008 el entonces gerente del partido, Cristóbal Páez.

Credibilidad a algunos de los 'papeles de Bárcenas'

La Audiencia Nacional ha sentenciado que, aunque como documento contable carece de valor en su integridad, algunos apuntes recogidos en los 'papeles de Bárcenas', acerca de una contabilidad B del PP anotada por su extesorero Luis Bárcenas, sí que recogieron "acontecimientos que son reales o verosímiles".

La autenticidad de los conocidos como papeles de Bárcenas estuvo siempre en el objeto de debate en el juicio y fue duramente cuestionada por algunas de las defensas, principalmente la del Partido Popular. En su sentencia conocida este jueves, de 454 páginas, el tribunal analiza este asunto con el fin de determinar si estos controvertidos apuntes recogen o no hechos reales.

Tras valorar toda la prueba en su conjunto, además de las declaraciones que Bárcenas ha prestado a lo largo de la instrucción, algunas de ellas contradictorias, la Sala concluye que, aunque en su integridad carecerían de valor contable, "sí ha de entenderse que recoge algunos acontecimientos que son reales o verosímiles en tanto han sido corroborados con otras pruebas".

Como apuntó una de las defensas, señala la Sala, "los papeles de Bárcenas no tienen por qué ser todo verdad o todo mentira; cabe otra opción, y es que sea verdad alguna anotación".

"Esto es lo que ha ocurrido aquí, que determinados apuntes o anotaciones de salida han quedado corroborados con otras pruebas, lo que nos lleva a concluir que los papeles recogen acontecimientos que en una parte sí son reales", asegura el tribunal.

Ahora bien, la Sala también es consciente de que todavía existe una línea de investigación abierta en la Audiencia Nacional respecto a esta contabilidad y reconoce que ha tenido "dificultad" para "no traspasar" los límites entre los hechos que han sido objeto de juicio y los que aún están en instrucción.

En concreto, donde más difícil lo ha tenido ha sido en "la parte relativa a la llevanza y gestión de la contabilidad paralela o 'caja b', así como las entradas y salidas de la misma", dado que lo que todavía se investiga en el juzgado central de instrucción 5 de la Audiencia es la procedencia y finalidad de las donaciones que llegaron al PP por parte de empresarios "y determinadas aplicaciones o pagos quedaron excluidos (como los sobresueldos a determinados cargos políticos y los gastos electorales)".

Por tanto, explica, los hechos han quedado limitados a la "llevanza y gestión de una contabilidad b para el control interno de las donaciones" que recibía el PP, "la falta de declaración" a Hacienda de las mismas en el impuesto de Sociedades de 2008 y "determinadas salidas o pagos en b", como los de parte de las obras de la reforma de la sede y la adquisición de acciones de Libertad Digital.

De esta forma, los hechos se limitan por tanto a 2007 y 2008, y lo demás "queda extramuros" del juicio.

Reacciones a la sentencia

Las reacciones no se han hecho esperar, y mientras el Partido Popular prefiere guardar silencio sobre su posición ante la sentencia, varios políticos han expresado sus reacciones, la mayoría de ellos en Twitter.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha destacado la ejemplaridad de su Ejecutivo frente al PP al subrayar que esa época ligada a la formación "afortunadamente pasó" tras la moción de censura a Mariano Rajoy. Ha subrayado que ahora el actual Gobierno progresista "comprometido" con la ciudadanía y que maneja los recursos públicos de manera "transparente" y "ejemplar".

Por su parte, el líder de Más País, Iñigo Errejón, quien se pregunta si  "¿todavía creen que basta con cambiar de sede? ¿Cambiarán de nombre?".

El PSOE asegura, también a través de su cuenta de Twitter, que "queda demostrado que la corrupción en el PP no es pasado", que es "sistémica y es presente" y exige al líder de los populares, Pablo Casado, que "dé una explicación y asuma responsabilidades".

La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 y secretaria general de Podemos, Ione Belarra, ha subrayado que el PP ha sido condenado por segunda vez por "corrupción"  y ha proclamado que "lo mejor para la democracia" es que la ciudadanía mantenga a esta formación "lo más lejos posible del Gobierno".

Mientras, el presidente del grupo Unidas Podemos en el Congreso y dirigente de En Comú Podem, Jaume Asens, ha manifestado con ironía que los 89 diputados del PP no deben preocuparse dado que "van a mantener el acta".

"Para algunos parece que robar y defraudar está mejor visto que el derecho a protesta", ha apuntado en clara referencia a la sentencia del Tribunal Supremo que estableció para el exparlamentario Alberto Rodríguez a la inhabilitación del sufragio pasivo tras ser condenado a 45 días por un delito de atentado a la autoridad, lo que provocó que la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, le retirara su escaño en ejecución a ese fallo.

Por su parte, Podemos ha trasladado también desde su cuenta oficial de Twitter que esta resolución es la segunda condena al PP "por corrupción" y augura que "vendrán más". "Si esto pasara con otro partido, ya habría sido ilegalizado y sus altos cargos encarcelados. ¿Sabemos ya quién es 'M. Rajoy'?", ha ahondado.