Una jueza retira la custodia de un menor a una mujer porque vive "en la Galicia profunda", entre otros argumentos

La magistrada otorga la custodia al padre, que vive en Marbella, una ciudad que describe como "cosmopolita"; el auto también explica que la madre se llevó ilícitamente al hijo con la oposición del padre

GaliciaEl titular del Juzgado de Primera Instancia número 7 de Marbella ha otorgado la guardia y custodia de un menor de 13 meses a su padre tras reprochar a la madre una actitud "deplorable" al llevarse al menor a Galicia "sin haber obtenido previa autorización judicial".

Así consta en el auto, al que ha tenido acceso Efe, que ha provocado polémica porque, entre los argumentos que esgrime la jueza, cita que la madre se ha llevado al pequeño a una aldea "de la Galicia profunda" en vez de vivir en una ciudad "cosmopolita" como Marbella.

Al margen de esa consideración, la magistrada destaca en ese escrito que la mujer se llevó al menor sin consensuarlo con el padre, de forma "unilateral" y con una actitud "caprichosa, egoísta, inmadura, agresiva e irrespetuosa".

La mujer se trasladó "a una pequeñísima población de Galicia, llamada Torea (A Coruña), de tan solo 319 habitantes" de forma unilateral y no consentida por el padre", por la vía de hecho y sin autorización previa judicial.

Insiste la jueza en la resolución judicial que la madre no ha acreditado causa alguna que justifique el traslado del menor a Galicia, "más allá de su mera conveniencia personal, atribuyéndose el poder de decisión de la vida del menor como si éste fuera de su propiedad, prescindiendo absolutamente del padre del niño".

"Pero no queda todo aquí", lamenta la magistrada, la actitud de la mujer hacia el padre del menor "es de una hostilidad y una falta de respeto inadmisible, con insultos y risas fuera de lugar" e intentado eliminar la figura paterna. En el auto se citan mensajes de la madre al padre como "púdrete en el puto infierno", "muérete", "desaparece" o audios en los que dice "voy a hacer lo posible (con mi hijo) para alejarlo lo máximo posible de ti".

Destaca la magistrada "la desesperación del padre" que no sabe cómo hacer para que la madre entienda que el hijo es de ambos y que no lo puede privar a su padre, "pero la actitud intransigente, posesiva y fuera de la realidad de la demandada es machacona y constante, pues no entra en razón y ni siquiera se plantea la custodia compartida.

Además la madre tan solo ha permitido al padre unos minutos de videollamada, como si estuviera haciendo un favor y cuando ha regresado a finales de septiembre a Marbella para hacer la mudanza, no ha querido traer al niño para que el padre pudiera verlo.

La magistrada recuerda la importancia de los primeros años de la vida de un niño, "en los que el contacto físico y la presencia de ambos progenitores es esencial para el correcto desarrollo emocional".

Por todo ello, la jueza considera que el cuidador principal debe ser su padre "quien tiene una mayor estabilidad a todos los niveles para atender mejor los intereses del niño, que ha demostrado desde el nacimiento".

En este punto, la magistrada recuerda que el menor ha nacido en Marbella y destaca que "es una ciudad cosmopolita, que tiene todo tipo de infraestructuras, con todo tipo de colegios para poder educar a un niño, con un buen hospital, en el que además, trabaja su padre como médico".

"Lo que no sucede con la pequeñísima población en la Galicia profunda, a la que se ha traslado la madre, lejos de todo, a la que ni siquiera la madre tiene opciones laborales, si bien ella misma ha demostrado la nula intención de buscar trabajo, pues pretende estar dos años criando a su hijo porque cuenta con la prestación económica de 1.200 euros que le ha solicitado al padre".

En este sentido, la magistrada recuerda que la mujer tiene 30 años, es diseñadora de interiores "y debería intentar buscar una estabilidad profesional para poder atender las necesidades de futuro del menor".

El padre ha demostrado "una preocupación constante por el bienestar el menor, hasta el punto de que, a pesar de la deplorable actitud de la madre, ha ofrecido una custodia compartida por el bien del niño, así como pagarle una cantidad generosa para que pueda instalarse en otra vivienda y buscar trabajo, lo que ésta ha rechazado".

La abogada del padre, Lola Casares, ha asegurado a Efe que "el motivo de la retirada de custodia es porque se produce una sustracción de un menor de 13 meses" y que la controversia sobre esa presunta ventaja de Marbella sobre la "Galicia profunda" no tiene ninguna influencia en el caso.

Casares ha destacado que "el auto da voz a una realidad cada vez más frecuente de traslados ilícitos dentro del territorio nacional". 

El BNG pide a la Xunta actuar ante el fallo

La portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, ha instado a la Xunta a “actuar” ante una sentencia de un juzgado de Marbella que otorgó la guardia y custodia de un menor de 13 meses a su padre tras reprochar a la madre una actitud "deplorable" al llevarse al menor a Galicia.

Pontón ha pedido respaldo a la Xunta para posicionarse contra esta sentencia, que recoge la consideración "Galicia profunda" al aludir al lugar donde están la mujer y el menor, y ha anunciado que su grupo promoverá una declaración institucional en el Parlamento gallego.

Lo hará el Bloque, tal y como ha contado, para “trasladar todo el apoyo" a una madre a la que, en una sentencia “llena de prejuicios”, le han dicho que su localidad "no es un lugar apropiado" para criar a su hijo.

Así las cosas, la líder del Bloque ha remarcado que son “miles los gallegos” que se criaron en un entorno rural “de pequeñas villas y parroquias del interior o de la costa, sin que eso haya supuesto ningún inconveniente, sino que formó parte de nuestra formación, de nuestra manera de ser y de estar en el mundo”.

“Quien diga que vivir y crecer en una pequeña localidad de Muros (Torea) es un lastre para desarrollarse feliz, simplemente no tiene ni idea de cómo es Galicia y está llena de prejuicios”, ha reprochado la líder nacionalista en una comparecencia.

En este sentido, Pontón ha pedido al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que se pronuncie sobre este fallo judicial y ha pedido además al Gobierno gallego que se ponga en contacto con la madre de inmediato, “para ofrecerle todo el asesoramiento jurídico que necesite y corregir semejante atropello”.

Igualmente, ha considerado Pontón que el Parlamento también “debe implicarse” en este caso y, por ello, el principal grupo de la oposición, el suyo, impulsará “una declaración institucional para reivindicar el valor de vivir en el rural o en cualquier lugar de Galicia, con la misma dignidad y la misma capacidad de desarrollarse como personas y de ser feliz, igual que en cualquier otra parte del mundo”.

“Si me dan a elegir entre crecer en Marbella o en Chorente (Lugo) -lugar en el que creció Pontón- tengo clara mi elección, y puedo asegurar que me crié en un entorno muy feliz”, ha zanjado.