El Real Madrid hurga en la herida del Barça y se lleva el clásico del Camp Nou (1-2)

El Real Madrid aprovechó su pegada para llevarse los tres puntos del Camp Nou en el clásico liguero (1-2) y hurgar en la herida de un equipo azulgrana que dominó la posesión del balón pero fue más inofensivo que los blancos con el esférico en los pies. Con Vinicius y Alaba como destacados, el equipo madridista supo conservar durante toda la segunda parte la renta de un gol que adquirió antes del descanso, sentenció ya en el descuento y encajó el gol azulgrana en los últimos segundos del choque.

En el Barça se confirmó la presencia de Dest en el extremo derecho del equipo azulgrana. En el Real Madrid, Ancelotti apostó por Lucas Vázquez en el lateral derecho en detrimento de Nacho o del 'recuperado' Carvajal y premió las recientes buenas actuaciones de Rodrygo con su titularidad en el ataque.

Por momento de forma el conjunto madridista llegaba en mejor momento. Pero el cuadro catalán había recobrado la moral tras la recuperación de varios lesionados como Ansu Fati y después de salvar el match ball del Dinamo de Kiev. El 'clásico' se presentaba tan igualado que si las apuestas en los días previos daban como favorito al equipo blanco, era el Barça, por muy poco, el que era favorito en las casas de apuestas en las horas previas al choque.

Los dos equipos arrancaron con las líneas defensivas muy adelantadas y al menos en los primeros minutos, en los que el Barça consiguió monopolizar la posesión del balón, lograron su propósito de que nada ocurriera en sus respectivas áreas. Tuvieron que pasar 13 minutos para ver el primer acercamiento de peligro, protagonizado por Vinicius, quien siete minutos después reclamó penalti sin éxito en su segunda incursión, una gran jugada en la que desbordó a tres defensas azulgranas. Pese a ello, se llegaba al ecuador del primer período y Ter Stegen y Courtois habían sido meros espectadores.

A los 24 minutos, por fin, llegó la primera oportunidad, tras una veloz incursión de Memphis desde el extremo izquierdo. Ansu Fati no pudo controlar su centro, y Dest, a la altura del punto de penalti y libre de marca, envió por encima de la portería visitante el esférico cuando el primer gol parecía un hecho.

A los dos conjuntos les costaba mucho generar juego en estático, y su principal peligro llegaba aprovechando los espacios en las defensas rivales aprovechando los robos de balón, en los contragolpes. Y así se adelantó el Real Madrid, cuando tras un pase largo de Vinicius a Rodrygo y después de que Benzema 'arrastrara' a dos defensas azulgranas dejando un espacio a la izquierda del brasileño, Rodrygo asistió a Alaba, quien con un potente disparo cruzado batió a Ter Stegen. Se superaba la media hora y pese al gran gol del exjugador del Bayern, también destacado este domingo, los flashes apuntaban a Vinicius, quien aparecía en todas y cada una de las incursiones de los de Ancelotti. Con jugadas individuales, con peligrosos centros o como era el caso, ayudando en tareas defensivas e iniciando jugadas de ataque.

Un cabezazo de Piqué, que salió fuera rozando el poste derecho de la portería de Courtois, estuvo muy cerca de suponer el empate. El Barça crecía, pero el Real Madrid, cargando todo el juego en la banda izquierda con un pletórico Vinicius, daba sensación de peligro cada vez que pisaba el campo rival. Ansu Fati fue el siguiente en tener en sus botas el empate después de una buena incorporación de Jordi Alba, pero su remate rebotó en Alaba en la nube de defensores en torno a Courtois.

Llegaba el descanso, con contadas ocasiones y la sensación de que un empate hubiera sido quizás lo más justo, pero con un claro protagonista, Vinicius, a quien Koeman no lograba frenar y que suponía un quebradero de cabeza para el equipo azulgrana, especialmente en la parte derecha de su defensa. Por ese motivo, el neerlandés retiró a Mingueza en el intermedio, retrasó a Dest al lateral y ordenó la entrada de Coutinho.

El Barça amaga pero no pega y el Real Madrid aguanta

En la segunda parte el equipo local comenzó con una marcha más. Con la aportación de Coutinho que se sumaba a un voluntarioso Memphis y un Busquets que ganó protagonismo, el Barcelona se adueñó del balón en los primeros compases. Y lo hizo con cierta anuencia de un Real Madrid, que retrasó de buen grado sus líneas con el propósito de salvaguardar su renta y tener más espacio para sus contragolpes.

Con un ritmo más trepidante que en el arranque del primer tiempo, el conjunto madridista también llegaba a la portería rival, y de hecho un lanzamiento de Benzema detenido por Ter Stegen fue lo más reseñable del primer cuarto de hora, pero la sensación de dominio barcelonista iba afianzándose y por ello, Valverde y Camavinga se ejercitaban ya en la banda como posibles refuerzos del centro del campo visitante. El uruguayo fue el elegido para entrar en lugar de Rodrygo a veinte minutos del final.

El Barça, que no traducía con ocasiones su dominio y que sólo creó peligro un tiro alto de Dest, fue Agüero quien sustituyó a Ansu Fati a diecisiete minutos de la conclusión y poco después Sergi Roberto ocupó el puesto de un desaparecido Frenkie de Jong. Con Alaba y Militao solventando a la perfección todos los problemas en área madridista, Koeman quemaría sus naves con la entrada de Luuk de Jong en sustitución de Gavi buscando aprovechar los centros a la desesperada de los últimos minutos. Asensio sustituyó en el Real Madrid a un Vinicius que había perdido protagonismo en la segunda parte.

Entra la sucesión de cambios y varias intervenciones de los servicios médicos, el tiempo avanzaba rápidamente sin que sucediera algo. Carvajal regresó a los terrenos de juego cuando Valverde tuvo que retirarse lesionado tras un choque con Piqué y hasta Courtois fue atendido en su rodilla derecha tras lastimarse en un despeje.

Parecía que ya nada sucedería, pero en un minuto se sucedieron las noticias. Piqué, sumado al ataque, cayó en área rival reclamando penalti ante Carvajal y en la respuesta madridista, una jugada individual de Asensio terminó con un rechace de Ter Stegen que fue aprovechado por Lucas Vázquez. Con muchos aficionados levantándose para marcharse a casa, Agüero marcó el gol azulgrana. Demasiado tarde. Restaban quince segundos para que se cumplieran los siete minutos de añadido. El Real Madrid confirmaba su buen momento y agravaba los problemas del Barça.

FC BARCELONA, 1 - 2 REAL MADRID (0-1, al descanso)

FC BARCELONA: Ter Stegen; Mingueza (Coutinho, descanso), Piqué, Eric Garcia, Jordi Alba; Busquets, Gavi (L. De Jong, min.85), F. De Jong (Sergi Roberto, min.77); Dest, Ansu Fati (Agüero, min.74) y Memphis.

REAL MADRID: Courtois; Lucas Vázquez, Militao, Alaba, Mendy; Casemiro, Modric, Kroos; Rodrygo (Valverde, min.72) [Carvajal, min.91], Benzema y Vini Jr.

GOLES: 0-1. Min.32, Alaba. 0-2. Min.90+4, Lucas Vázquez. 1-2. Min.90+7, Kun Agüero.

ÁRBITRO: Sánchez Martínez (C. Murciano). Amonestó a Piqué (min.58) en el FC Barcelona y a Mendy (min.80) en el Real Madrid.

ESTADIO: Camp Nou, 86.422 espectadores.

RELACIONADO