Espaldarazo de Sánchez a Calviño frente a Unidas Podemos: "Coordinará la reforma laboral del Gobierno"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha respondido este viernes a Unidas Podemos que no existe una "intromisión" de la vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, en las competencias de su homóloga y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de cara a los trabajos para la derogación de la reforma laboral, pues es un "asunto que compete a todo el Ejecutivo" como ocurre con las grandes medidas, como los Presupuestos Generales del Estado o la Ley de Vivienda. Sánchez ha incidido al final de la cumbre europea en que no negocia un ministerio, sino que "negocia el Gobierno", y que en todo caso "no hay intromisión, hay colaboración, coordinación". De esta manera el presidente ha respondido a las acusaciones de su socio de Gobierno contra la vicepresidenta primera, que le ha llevado a reclamar este viernes una reunión urgente de la mesa de seguimiento del acuerdo de coalición con el PSOE.

Pedro Sánchez

"Negocia el Gobierno, negocia el Gobierno", ha recalcado Sánchez desde Bruselas, al ser preguntado tras participar en la cumbre europea sobre quién llevará a cabo la interlocución de la reforma laboral, Calviño o la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de Unidas Podemos. Sánchez ha justificado que ésta es una "reforma estructural" que afecta a "muchísimos ministerios" y que por tanto "no hay intromisión", sino "colaboración, coordinación y aporte".

Para el jefe del Ejecutivo la reforma laboral es una de las leyes más importantes de un Gobierno. Afecta a los ministerios de Trabajo, Hacienda, Seguridad Social, Educación y Asuntos Económicos y "todos" tienen que aportar, coordinarse, acordar y dar "su visión". A su juicio no se puede hablar ni de "inmiscuirse", ni de "intervenir". Ha agregado Sánchez que este método de trabajo puede ser más laborioso pero es más efectivo. Y ha puesto ejemplos: el papel del Ministerio de Derechos Sociales al negociar la ley de vivienda o el rol jugado por el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, en la elaboración del proyecto de presupuestos.

"El Gobierno de España tiene un acuerdo de investidura, de coalición y ahí tiene el compromiso del Gobierno de España de actualizar las normas laborales. Queremos hacerlo además de la mano de los empresarios y de los sindicatos. Hemos acordado que antes de finalizar el año esa reforma se haya llevado a efecto", ha recalcado. Y sobre el contenido de la ley, ha dicho que el Gobierno está "de acuerdo" en una "reforma integral para eliminar muchos males del mercado laboral que la reforma del PP agravó" y ha aludido a la precariedad, la creación de empleo o a la competitividad de las empresas.

El presidente del Gobierno ha avalado así el papel de Calviño después de que su socio de coalición haya solicitado una reunión de seguimiento del pacto y haya hecho público su malestar por el papel jugado por la vicepresidenta en el proceso para derogar la reforma laboral, que Unidas Podemos ha considerado un incumplimiento "grave" de este pacto.

UP, a Sánchez: "La injerencia de Calviño es clara"

La respuesta de UP no se ha hecho esperar. Su portavoz en el Congreso, Pablo Echenique, ha subrayado que la "injerencia" de Calviño, en los trabajos que lleva a cabo Yolanda Díaz sobre la reforma laboral es un "mensaje claro" que lanza el PSOE, a quien acusa de "intentar impedir su derogación" en contra de lo que el propio Sánchez prometió. "La injerencia de Nadia Calviño en los trabajos que está llevando a cabo Yolanda Díaz en el diálogo social para derogar la reforma laboral del PP es un mensaje claro que nos está mandando el PSOE: quieren intentar impedir la derogación. En contra de lo que prometió el Presidente", ha proclamado en Twitter.

En una línea similar se ha pronunciado el presidente del grupo parlamentario, Jaume Asens, quien ha dicho que "sustituir a Yolanda por Calviño en la negociación de la reforma laboral es toda una declaración de intenciones". "¿El PSOE no quiere derogarla? ¿Teme más a Yolanda Díaz que a la precariedad de los trabajadores?", ha proclamado también en las redes sociales.

Su compañero de bancada y representante de Galicia en Común, Antón Gómez-Reino, ha advertido de que en democracia "no mandan los poderes económicos" sino "las mayorías y el acuerdo de gobierno". "Mal haría un presidente en escuchar a quien representa a los poderes económicos ante la defensa de los trabajadores de Yolanda Díaz y la derogación de la reforma laboral".

UP solicita una reunión urgente con el PSOE

A primera hora de la mañana, Unidas Podemos solicitaba una reunión urgente de la mesa de seguimiento del acuerdo de coalición con el PSOE ante los "intentos de injerencia" de Calviño en las competencias de Yolanda Díaz, de cara a los trabajos para la derogación de la reforma laboral. La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, había avanzado a primera hora de la mañana en las redes sociales que su espacio reclamaba esa reunión sin especificar el motivo concreto de discrepancia. "Necesitamos abordar la gestión y ejecución de los compromisos de coalición", ha manifestado. El PSOE ha aceptado convocar este foro, según informan fuentes de Ferraz.

Posteriormente, fuentes del espacio confederal han destacado que el motivo de esta petición radica en el "intento de injerencia" de Calviño en las competencias de la vicepresidenta segunda, concretamente en la negociación con agentes sociales y trabajos para derogar la reforma laboral. Por tanto, ven necesario una reunión para "dejar claro" cuáles son los compromisos alcanzados, es decir, la consecución del acuerdo de derogación de la normativa del PP, pero también las competencias que tiene cada uno.

En este sentido, desde Unidas Podemos han subrayado que una cosa es la negociación entre los socios, algo normal en una coalición, y otra invadir las funciones asignadas a un departamento, en este caso Trabajo. Por ejemplo, aluden a que fue el Ministerio de Trabajo el que coordinó los trabajos durante seis meses para definir el componente 23 del Plan de Recuperación, que condensaba todas las aportaciones para definir la estrategia de las nueva políticas públicas en el plano laboral.

Y van más allá al indicar que Calviño está intentando maniobrar para coordinar todo el proceso que debería culminar con la derogación de la reforma laboral del PP, tal como contempla el acuerdo de gobierno de coalición y que supone un incumplimiento "grave" de este pacto. Las mismas fuentes han explicado que Calviño ha estado llevando a cabo una serie de contactos preliminares cuando esto ya está muy avanzado con los agentes sociales.

Por su parte, la número dos del PSOE, Adriana Lastra, está en contacto con Belarra y en Ferraz se han mostrado dispuestos a convocar la reunión "sin problema". De hecho, desde el PSOE se considera que el grado de cumplimiento del acuerdo con Unidas Podemos es "alto" y creen que ambos partidos están satisfechos con cómo se están desarrollando los acontecimientos. "Tenemos una reunión fluida y cercana con nuestros socios", señalan las fuentes consultadas, quienes apuntan que están dispuestos a celebrar la reunión que pide Belarra, aunque aún no se ha cerrado la fecha para la misma, y recalcan que el pacto de Gobierno "goza de buena salud". 

Otras demandas de Podemos

Recientemente Unidas Podemos, tras el acuerdo sobre el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2022, ha solicitado la derogación de dos cuestiones heredadas de los gobiernos del PP: la reforma laboral y la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como 'Ley Mordaza'.

El portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, demandó también a su socio de coalición que desbloquear también de forma inmediata, junto a la Ley 'Mordaza', la normativa para aplicar un régimen sancionador a la morosidad.

Y es que emplazaba al PSOE a avanzar en estas dos iniciativas, que llevan más de un año en la cámara con sucesivas ampliaciones del periodo de enmienda.

Por otro lado, este jueves el espacio confederal solicitó a la vicepresidenta para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ampliar el recorte de beneficios extraordinarios que obtienen las empresas eléctricas a partir del encarecimiento del gas y ampliar la cobertura del bono social. Específicamente, piden aumentar la reducción de beneficios ya vigente, del 90% al 99% para contener en la factura de la subida del precio de la electricidad.

Además, el pasado miércoles reclamó a la parte socialista del Gobierno que la prórroga del 'escudo social', que se tratará en el próximo Consejo de Ministros dado que la vigencia actual expira el 31 de octubre, sea "completa y hasta que sea necesario".

Precisamente el próximo martes está previsto que el Consejo de Ministros aborde el proyecto de Ley de Vivienda, uno de los hitos de la legislatura para Unidas Podemos tras casi un año de negociación con su socio y que incluye medidas de regulación del alquiler.