EDITORIAL

La rectificación de Otegi, tarde e incompleta 

OtegiCon motivo del décimo aniversario de la rendición y disolución de ETA el líder de Bildu Arnaldo Otegi ha hecho pública una declaración en la que reconoce el dolor de las víctimas de ETA y ha añadido que esa situación ‘nunca debió de haberse producido’, y que ‘sienten enormemente el dolor de las víctimas’, y harán ‘todo lo posible por mitigarlo’.

Es una declaración importante y está bien que se haya producido porque nunca hasta ahora se había hecho público semejante reconocimiento en el actual entorno político de ETA (en la declaración participó el líder del partido Sortu, Arkaitz Rodríguez, muy próximo a los etarras), y porque en ella se ha incluido la frase de que hace mención inequívoca al ‘pesar y el dolor por el sufrimiento padecido’ por las víctimas de ETA.

Pero faltan dos palabras importantes: ‘condena’ de ETA y pedir ‘perdón’ a las víctimas, lo que resulta muy duro para un Otegi que fue condenado y estuvo en prisión con reconstruir un partido pro etarra a las órdenes de la organización criminal.

Y está claro que esta declaración llega muy tarde, como tarde llegó hace 10 años el fin de ETA que debió de haberse producido mucho antes, como lo reconoció Otegi. Aunque es el nacimiento de ETA lo que nunca debió producirse y lo que habría impedido los crímenes de ETA y las muertes de sus 853 víctimas inocentes.

Pero la declaración de Otegi también es incompleta porque hace pocos días que aún se han celebrado en el País Vasco homenajes a los etarras criminales que salieron de la cárcel tras cumplir sus condenas, lo que constituye otra humillación de las víctimas. Por lo que cabe esperar que, a partir de ahora, estos macabros eventos de la apología de los criminales acaben para siempre tras las palabras de Otegi.

Y a no olvidar que siguen en investigación muchos crímenes de ETA que no se han resuelto y cuyos autores continúan en libertad y bien merecen que la Justicia caiga sobre ellos y acaben en la cárcel. Y si, como dice Otegi, se quiere ‘mitigar’ el dolor de las víctimas en la investigación pendiente de los crímenes no resueltos deberían colaborar.

La declaración de Otegi es un primer paso pero faltan muchos más.