Montero entrega en el Congreso los Presupuestos de 2022, que asegura que van a "ensanchar la clase media"

Las pensiones, las prestaciones por desempleo, los gastos de personal y el pago de los intereses de la deuda suponen el 52,96% del gasto

montero y batet presupuestos

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha presentado este miércoles el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2022 en el Congreso de los Diputados, el primer paso, y más fácil, de una tramitación parlamentaria en la que pretende recabar el máximo apoyo posible gracias a unas cuentas expansivas. Tras entregar a las 12.40 horas el llamado "libro amarillo" a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, Montero ha expuesto el detalle de las cuentas de 2022, cuyas líneas maestras ya se dieron a conocer tras su aprobación en Consejo de Ministros la pasada semana. "Estos Presupuestos son la base de un nuevo modelo productivo", ha asegurado la ministra, que ha recordado que 6 de cada 10 euros se dedicarán a mejorar el estado de bienestar. "La inversión social centra buena parte de los PGE", ha subrayado.

Montero ha iniciado su presentación asegurando que este presupuesto va a "invertir en las próximas generaciones y avanzar en una sociedad" más justa, que dé respuesta "no solo a las necesidades, también a las expectativas de la clase media, que es la diana de estas cuentas públicas".

El objetivo, ha añadido, es ensanchar esa clase media, "ganar músculo y devolver el esfuerzo" realizado para que puedan "superar la crisis con éxito.

Montero también ha destacado la apuesta por el estado del bienestar, con un gasto social récord, con unos servicios públicos de calidad e innovador, que dé "tranquilidad" a los pensionistas, "esperanza" a los jóvenes e impulse a la clase media y trabajadora.

Las pensiones, las prestaciones por desempleo, los gastos de personal y el pago de los intereses de la deuda suponen el 52,96% del gasto total contemplado en los Presupuestos, según consta en el proyecto remitido al Congreso.

Estas cuatro partidas suman un total de 243.074 millones de euros, lo que equivale al 52,96% de los 458.970 millones de euros de gastos presupuestados.

Las pensiones se llevan más de un tercio del gasto

El mayor gasto del presupuesto será el de las pensiones, que concentrarán 171.165 millones de euros, un 4,8% más respecto al avance de liquidación del presente ejercicio, así como un 37,29% del gasto total. El gasto en esta partida se ha visto incrementado en un 74,64% desde 2008, cuando ascendía a 98.011 millones de euros.

Los PGE para 2022 incorporan incrementos para las pensiones contributivas y para las pensiones mínimas y no contributivas, que beneficiarán a un total de 10 millones de pensionistas. Para las primeras, se espera una subida por encima del 2%, tras la revalorización con el IPC, mientras que las mínimas y no contributivas se alzarán un 3%, de acuerdo con el proyecto de Presupuestos.

Por su parte, la partida de desempleo cuenta con una asignación de 22.457 millones de euros, un 10,2% menos, ante "la mejora del empleo y la reducción del paro", según explicó la ministra. Esto supone el 4,89% del gasto total.

En cuanto a la deuda pública, la partida vinculada a su coste asciende a 30.223 millones, un 4,7% menos, debido a la esperada reducción de la deuda (hasta el 115% del PIB) y del déficit (5% del PIB) para 2022. El coste de la deuda tiene un peso del 6,58% sobre el gasto total.

Pese a la contención, la cifra es casi el doble de la que suponían los intereses de la deuda en 2008 (15.265 millones), cuando la deuda pública no representaba más del 34,3% del PIB y ahora supera el 120% de la riqueza nacional.

De su lado, los gastos de personal suman 19.229 millones de euros, el 4,2% del gasto, en el que se incluye la subida del 2% del salario de los funcionarios planteado por el Gobierno para 2022.

Por distribución de grandes áreas de gasto, el 54,1% de los Presupuestos corresponde a gasto social, el 29,1% a actuaciones de carácter general, el 11,4% a actuaciones de carácter económico y el 5,3% a servicios públicos básicos.

De entre las partidas destinadas al área de gasto social, se destaca el refuerzo de la protección de los más vulnerables para lo que se dotará con 4.436 millones de euros la partida destinada al pago del Ingreso Mínimo Vital y a las prestaciones familiares. Además, se incrementan en 48 millones las dotaciones para el Bono Social Térmico, hasta alcanzar los 157 millones de euros. Se trata de un aumento del 43,77% interanual y tendrá 1,27 millones de hogares beneficiarios.

Ingresos del Estado

Por otro lado, el Estado ingresará 279.316 millones de euros en 2022, lo que supone un incremento del 10,8% y que tiene en cuenta la continuación de la recuperación económica tras la fase más dura de la crisis sanitaria y la llegada de los fondos europeos.

Según los Presupuestos, la previsión de crecimiento para la base imponible agregada de los principales impuestos en 2022 es del 6%.

Los ingresos impositivos alcanzarán los 232.352 millones de euros, el 8,1% más, mientras que los no tributarios subirán el 26,9%, hasta los 46.964 millones.

Además, el Gobierno prevé recibir 20.225 millones de euros procedentes de los fondos europeos en 2022.

Los ingresos por el IRPF aumentarán un 6,7% y superarán ligeramente por primera vez los 100.000 millones de euros (100.132 millones) por el aumento de la renta bruta de los hogares en 2022 y los mejores resultados en la declaración de 2021 a presentar en junio del año que viene, que se prevé que crezcan un 3,5%.

En 2022 los ingresos en el impuesto sobre sociedades se situarán en los 24.477 millones de euros, lo que supondrá un aumento del 11,8% respecto a la previsión de cierre de 2021.

La recaudación del impuesto sobre el valor añadido (IVA) en 2022 sumará 75.651 millones, un 9,5% sobre los resultados esperados para 2021.

Por su parte, los ingresos por impuestos especiales ascenderán 21.843 millones, lo que supondrá un aumento del 8,2%.

Concretamente, el impuesto sobre hidrocarburos -el de mayor peso en el conjunto y uno de los más afectados durante toda la crisis sanitaria por las restricciones a la movilidad- aumentará un 7%, hasta los 12.418 millones de euros, lo que implica la recuperación del nivel de 2019.