La lava del volcán de La Palma alcanza el mar y origina un delta de 50 metros de altura y medio kilómetro de ancho

El río de magma ha caído por un acantilado, desde unos 100 metros; el Cabildo pide a los vecinos de Tazacorte no salir de casa

La colada de lava que emerge de la erupción volcánica de La Palma llegó finalmente al mar a medianoche en una zona de acantilados en la costa de Tazacorte, diez días después de que el Cumbre Vieja entrase en erupción. El magma del volcán ha ido cayendo de forma lenta hacia el océano desde una altura de 100 metros y ha formado una una densa nube de vapor de agua y algunos gases que no representan un peligro para la salud. El Instituto Español de Oceanografía Ramón Margalef ha detallado que "se está generando un impresionante depósito o delta de más de 50 metros de altura" y medio kilómetro de ancho, que además sigue creciendo. Según ha manifestado el oceanógrafo Eugenio Fraile a la Televisión Canaria, se ha formado una especie de pirámide perfecta dorada rodeada de nubes blancas que contienen gases pero que se diluyen rápidamente.

El delta de lava, que va "ganando terreno al mar", se forma con la solidificación de la lava al contacto con el agua. Se enfría y rompe de manera que los fragmentos se van depositando sobre el lecho marino y forman una superficie no uniforme.

En declaraciones a Efe, el vulcanólogo del CSIC Joan Martín ha señalado que la cantidad de gases que desprende la lava al entrar en contacto con el agua del mar es pequeña y se dispersará de forma "muy rápida", por lo que la afección será "muy local" y no habrá problemas si se siguen las recomendaciones de las autoridades.

El proceso continuará mientras el flujo de lava se mantenga, por lo que irá creciendo, rellenando zonas anexas e incluso colapsando algunas ya formadas en otras.

De momento, los aeropuertos de Canarias se mantienen operativos aunque se recomienda consultar el estado de los vuelos, principalmente los que tienen origen y destino la isla de La Palma.

En concreto, durante este martes se operaron en el espacio aéreo de Canarias un total de 673 vuelos en el espacio aéreo del archipiélago, si bien expone que al sureste se sitúa una nube de cenizas volcánicas, de ahí que aconseja a los viajeros consultar el estado del vuelo, según informa Enaire y Aena a través de sus cuentas oficiales de Twitter.

Piden a los vecinos que no salgan de casa

Pese a que la situación está controlada, los expertos han aconsejado a los vecinos de la localidades próximas que extremen las medidas de precaución y se mantengan confinados en sus hogares.

En ese sentido, el Cabildo de La Palma ha pedido a los vecinos de Tazacorte que permanezcan en el interior de sus domicilios, en este caso por la nube de gases tóxicos que emanan del contacto de la lava con el mar, aunque asegura que la erupción, en general, "no ha afectado a la calidad del aire, que es perfectamente respirable".

En la jornada del martes pasado se sumó un problema añadido en cuanto a la calidad del aire se refiere: la generación de una nube tóxica al paso de la lava por una zona de plataneras e invernaderos, que se acabó disipando sin provocar daños personales.

En sus redes sociales la corporación insular palmera también ha indicado que se paraliza el operativo de riego para los agricultores con fincas en Puerto Naos, El Remo y Las Hoyas.

El contacto de la lava con el mar puede generar explosiones y gases nocivos para la salud, según ha informado el comité científico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), que ha incidido en el cierre de puertas y ventanas para evitar la entrada de gases desde el exterior.

No obstante, la afección se ha producido dentro de la zona de exclusión de dos kilómetros y los cuatro núcleos poblacionales más cercanos, dentro del municipio Tazacorte, están confinados -San Borondón, Marina Alta, Marina Baja y La Condesa-.

Tras el parón de este lunes en la erupción volcánica, el magma, según han explicado los especialistas, ha emergido de zonas más profundas por lo que la lava está más caliente y se ha desplazado con mayor rapidez, especialmente en los últimos metros.

Según el último recuento del sistema de satélites europeo Copernicus, la lava del volcán ha afectado hasta el momento a 744 edificaciones, de las que 656 están destruidas, y ha cubierto una superficie de 267,5 hectáreas, mientras los kilómetros de carreteras afectados alcanzan los 23,1, de los cuales 21,5 están destruidos.

En una entrevista radiofónica, el presidente canario, Ángel Víctor Torres, ha dicho que espera que la colada de lava deje de ensancharse, dado el efecto devastador que ha tenido en viviendas y explotaciones agrícolas, tras la apertura del canal que la dirige al mar, donde sigue desembocando "con normalidad".

Por su parte, el presidente del Gobierno Pedro Sánchez ha anunciado que volverá a visitar la isla, aunque no ha concretado fecha, horas después de que el Consejo de Ministros declarase a La Palma zona catastrófica y aprobara una ayuda de 10,5 millones de euros.

Sánchez ha asegurado que las tres administraciones van a empezar a trabajar para aprobar cuanto antes un real decreto ley "con muchas más ayudas" para los palmeros.

Reservorio más profundo

El nuevo volcán de La Palma podría estarse realimentando de un reservorio de lava más profundo, como sucedió con el volcán submarino de El Hierro, apunta a Efe Carmen López, responsable de alerta volcánica del Instituto Geográfico Nacional (IGN).

López explica que la sismicidad profunda localizada en las últimas horas en la zona de Fuencaliente, con terremotos de magnitudes de entre 3.3 y 3.4, son indicativas de un reajuste del reservorio en la corteza a medida que el magma va saliendo en forma de lava, cenizas y piroclastos.

Puntualiza que estos temblores a profundidades de entre 11 y 14 kilómetros no son indicativos de esa realimentación, sino de un reajuste del sistema de reservorios y de "todo el estrés acumulado" asociado al proceso preeruptivo.

Antes de la erupción, esa fuerte sismicidad dibujó la gemoetría de la intrusión del magma desde la corteza a la superficie y "guio" a los expertos a predecir dónde podría producirse la erupción.

Ahora, en esta nueva fase de alta sismicidad durante la erupción, el IGN baraja la posibilidad de que el reservorio más superficial se esté realimentando y que debajo de éste pueda haber otro más profundo.

López indica que este es un mecanismo para ajustar la salida del magma a la superficie, igual que las deformaciones del suelo, y añade que la erupción del nuevo volcán de La Palma concluirá cuando se iguale con la presión exterior y se acabe cerrando el cráter.

Esta experta considera que es "demasiado pronto" para prever un periodo de estabilización, pues "se necesitan más días de sismicidad" para completar el proceso de reajuste. También advierte de que incluso cuando el volcán deje de escupir lava, se podrían seguir registrando fuertes seísmos en La Palma.

El comité científico que monitoriza in situ el volcán está analizando la sismicidad, así como las deformaciones de la superficie o las emisiones de dióxido de azufre, y de momento "no hay datos concluyentes para estimar cuánto va a durar" la erupción.

El único dato del que disponen los expertos, que "no es científico" pero que puede "servir de guía", es la serie histórica de erupciones en La Palma en los últimos 500 años, seis en total. La más corta duró 24 días, por lo que "aún es pronto" para prever el final, y la más larga, 84.

Tampoco saben los científicos cuánto podría durar la actual fase hawaiana, en la que el volcán emite lava más fluida y a mayor velocidad, en torno a los 300 metros por hora en la zona más próxima a la boca abierta en un flanco del cono principal, que mantiene un mecanismo estromboliano.

Carmen López entiende que esta fase efusiva se puede prolongar, como también volver el volcán a una fase de reposo, y recuerda que las anteriores erupciones en La Palma hubo también una fluctuación de intensidad.

RELACIONADO