La lava del volcán de La Palma entra en una zona de plataneras y quema plásticos y fertilizantes de invernaderos

La lava del volcán de La Palma, que avanza hacia el mar, ha entrado en zona de plataneras y ha quemado plásticos de invernaderos y fertilizantes, con lo que se ha creado a primera hora de la tarde una nube tóxica, ya diluida, que no ha supuesto ni daño ni peligro para las personas, pues se ha mantenido dentro de la zona de exclusión. También preocupa la dirección del viento y la que tome la nube de cenizas en las próximas horas, ya que podría acabar afectando al tráfico aéreo en La Palma, La Gomera y el oeste de Tenerife, ha advertido la directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias, María José Blanco.

lava

Este organismo, tras el incremento de la actividad eruptiva explosiva en la mañana de este martes, ha emitido un nuevo aviso VONA para la aviación civil (Volcano Observatory Notice for Aviation), por el aumento en la emisión de cenizas, así como el incremento de la altura de la nube de cenizas, que ha alcanzado los 7.000 metros. La lava de las últimas horas que ha arrojado el volcán desde que se reactivó en la tarde del lunes, ha seguido las coladas anteriores, aunque tuvo un ensanchamiento significativo, y aún se desconoce si va a llegar al mar o en caso de que así sea cuándo ocurrirá.

La colada ha atravesado el centro de Todoque y se ha situado en El Pampillo, a una distancia aproximada de 2 kilómetros de la costa, no en línea recta, sino siguiendo el trazado de los modelos de predicción que apuntan la zona donde pudiera acabar cayendo al mar.

El director técnico del Plan de Emergencia de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, ha informado de que esta nube tóxica, en la que había amoniaco y tricloruro de boro, entre otros componentes que han sido analizados por la Unidad Militar de Emergencias (UME), obligó a evacuar a las personas que estaban en las inmediaciones, que habían sido autorizadas a retirar enseres y productos perecederos.

Morcuende ha señalado que el episodio registrado con "la pequeña" nube tóxica se puede volver a repetir, debido al material que puede quemar la lava, pero ha insistido en que no tendrá afección más allá de la zona de exclusión.  No obstante, todas las personas que se encontraban en las inmediaciones fueron evacuadas para que no sufrieran ningún tipo de daño.

El volcán entra en una fase de mayor efusividad

María José Blanco ha explicado que, tras una fase de práctica inactividad que se prolongó más de diez horas, el volcán comenzó a emitir en la tarde de este lunes abundante lava desde un "salidero" en el flanco norte del centro emisor que avanzó con rapidez por encima de anteriores coladas, también gracias a su mayor fluidez. Es por este "salidero" por el que está manando la lava, aunque sigue habiendo actividad estromboliana en el cráter principal.

 

Así pues, en estos momentos predomina la fase hawaiana o efusiva, en la que el volcán solo emite lava, en un contexto en el que, ha recalcado Blanco, es normal que se alternen periodos de incremento y descenso de la actividad eruptiva. También ha advertido de que se pueden volver a producir explosiones bruscas.

La directora del IGN en Canarias ha indicado que el volumen estimado, mediante medidas termográficas, del cono generado hasta ahora es de 10 millones de metros cúbicos y que la morfología del mismo sigue cambiando constantemente, con sucesivos procesos de crecimiento y reconfiguración.

En cuanto a la sismicidad registrada en las últimas horas, se ha localizado a una profundidad de unos 10 kilómetros en el entorno de Fuencaliente, además de algunos superficiales en las proximidades del cono. Las deformaciones del suelo se siguen estabilizando en los componentes horizontales y ha habido una disminución en el vertical. Por su parte, la tasa de emisión de dióxido de azufre registró en la jornada del lunes "un decrecimiento marcado", en torno a las 567 toneladas diarias.

Edificaciones afectadas

El director técnico del Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, ha indicado que el número de construcciones afectadas por la lava asciende a 585, más otras 97 en peligro.

Ha avanzado que esta tarde se realizará un recuento y es probable que esa cifra haya experimentado "un avance significativo", habida cuenta de que la colada ha tenido "un ensanchamiento" en las últimas horas.

Más magma que el Teneguía

En la última reunión del Pevolca, el director técnico del Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, y la portavoz del comité científico, María José Blanco -directora del IGN en Canarias-, han resaltado que el volcán de La Palma prosigue su evolución con la normalidad propia del mismo siendo de tipo fisural y estromboliano que se comporta "como tal", con continuidad y discontinuidad, por lo que ambos han señalado que no debe preocupar que se produzcan cambios durante el proceso.

Blanco ha apuntado que el Cumbre Vieja ya ha emitido 46,3 millones de metros cúbicos de material magmático --más que la erupción del Teneguía en 1971- y ha resaltado que el mecanismo estromboliano se concentra en el cono principal y ha habido pulsos magmáticos -columna blanquecina que desaparece y alcanza gran altura-.

Así, ha apuntado que el proceso "va a seguir mostrándolo" en próximas fechas y aunque las explosiones han cesado en el cono, que ha ido modificando su estructura, "se pueden volver a producir y bruscamente".

El programa Copérnicus, coordinado a través del Centro Nacional de Seguimiento y Coordinación de Emergencias (CENEM), cuenta con dispositivos para la monitorización y seguimiento de las redes nacionales de alerta, situaciones potenciales de riesgo, incidentes y emergencias del ámbito de la protección civil.

El semáforo volcánico de La Palma se mantiene en rojo, en situación de emergencia, y el proceso eruptivo continúa.